«Yo no cometí ningún delito; nunca robé ni estuve preso»

«Yo no cometí ningún  delito; nunca robé  ni estuve preso»

No encuentra una explicación lógica a lo que le sucedió. Vive angustiado, asustado y pide a los cuatro vientos que su situación sea aclarada en forma inmediata por la Justicia.

Pedro Vera quiso decir su verdad luego de que se viera involucrado en un hecho policial en la noche del último jueves, cuando minutos después de las 21 regresaba de un establecimiento agropecuario ubicado en la zona de San Agustín.

Oficialmente la fuerza policial informó que una persona que conducía un automóvil y no respetó la voz de alto en un control preventivo, fue perseguida, interceptada y finalmente aprehendida al encontrársele ocho bidones con combustible y herramientas varias cuya procedencia no pudo justificar.

LA VERDAD DEL IMPUTADO

Pero ayer, Vera se acercó a El Diario para negar lo informado por la repartición policial, explicar lo ocurrido y a su vez a pedir ayuda para que se sepa la verdad.

Angustiado, por momentos con lágrimas en los ojos y la voz entrecortada, quien está imputado de «Averiguación de ilícito» relató que en la noche del pasado jueves se detuvo en el control policial de la ruta provincial 55, frente a la sede de la Escuela Primaria Nº 16, donde se le requirió el permiso para circular, el cual exhibió. Así fue como continuó su marcha y minutos más tarde, una oficial de Policía, en avenida Kelly y 21, también le requirió dicha documentación.

Señaló Vera que siguió avanzando en su vehículo por avenida Gonzales Chaves y luego continuó por San Martín para dirigirse a su vivienda.

Pocos metros antes de llegar a destino, un patrullero policial lo interceptó a la altura del cruce con la calle 111. «Me detengo sobre un sector de la calle colectora, se bajan dos oficiales, pregunto qué pasaba y me piden que les muestre el permiso para circular nuevamente. De inmediato llega otro móvil y es entonces cuando me revisan y luego me colocan las esposas para conducirme en calidad de detenido a la dependencia policial» donde permaneció hasta la mañana del día siguiente cuando recuperó su libertad, explicó

Aún Vera no comprende por qué lo detuvieron. Aseguró que el combustible lo había comprado, si bien no tenía en su poder la factura, y que las herramientas le pertenecen. Y negó en forma categórica que haya eludido alguno de los controles policiales y que haya existido una persecución por calles de la ciudad.

Para reforzar su versión es que pidió que revisen en el Centro de Monitoreo Municipal las cámaras para comprobar que estaba diciendo la verdad. «¿Por qué entonces en avenida Kelly y 21 me dejaron seguir transitando? Si hubiera hecho algo que no correspondía, no estaría dando la cara. Quiero que esto se aclare, por favor. Le pido al intendente Esteban Reino y al fiscal Rodolfo Moure que intervengan», fue su insistente reclamo.

Por otra parte, y durante las horas en que permaneció en la sede policial, Vera admitió que se sintió maltratado verbalmente («me forr…», aseguró). «Nunca me dieron explicaciones -subrayó- de porqué me detuvieron. Incluso un oficial se la pasó diciendo que yo era un chorro y debía estar preso. Me da mucha bronca todo esto. Por eso, insisto, y nunca les pedí nada, que Reino y Moure investiguen», acotó.

El rostro de Vera no disimulaba la angustia que lo invade por estas horas por una situación que, sostiene a rajatabla, es injusta. «No puedo dormir, estoy asustado. Pido ayuda y espero que lo que a mí me sucedió no le pase a otra persona. Yo no cometí ningún delito. Nunca robé ni estuve preso; sigo sin encontrar una explicación a todo esto», aseguró.

Por último, Vera señaló que tanto su automóvil como las herramientas y los bidones con combustible no le fueron devueltos como le habían manifestado tras quedar en libertad.