Marcelo Delmar, el hijo de la balcarceña que logró el acuerdo para evitar el default

Marcelo Delmar, el hijo de la balcarceña que logró el acuerdo para evitar el default

Luego de meses de negociaciones en medio de la pandemia del Coronavirus, el Gobierno nacional anunció un acuerdo con los principales acreedores de la Argentina para cerrar el canje de la deuda y de esa manera reestructurar más de US$68.000 millones en bonos. Este acuerdo generará un avance que traerá un alivio de miles de millones de dólares para el país y abrirá el camino para dejar atrás el noveno default de la historia.

El acuerdo fue forjado durante el fin de semana anterior y posteriormente fue comunicado por el Ministerio de Economía con detalles del arreglo entre el Gobierno y los tres principales grupos de acreedores con los que negociaron: el Grupo Ad Hoc -integrado por BlackRock, Fidelity y Ashmore, entre otro fondos-; el Grupo Exchange -Monarch y el Comité de Acreedores de la Argentina.

Con el apoyo de esos grupos, el Gobierno tendría asegurado el respaldo necesario para avanzar con la reestructuración de los bonos que operan bajo la jurisdicción de Nueva York sin correr el riesgo a enfrentar litigios.

Fue clave en esta negociación para llegar al necesario acuerdo la figura del economista Marcelo Delmar, hijo de de la recordada balcarceña Nélida Amado, «Porota» como la apodaban sus amistades, quien falleció en el año 2003 en La Plata, donde estaba radicada.

Nélida nació en esta ciudad, donde se crió junto a sus seis hermanos. Siendo joven viajó a la capital provincial para participar de un concurso de belleza. Conoció a quien luego se convirtió en su esposo, Héctor Delmar (92 años), reconocido empresario y dirigente del fútbol -fue cinco veces presidente del Club Gimnasia y Esgrima de La Plata-. Tuvieron tres hijos: Graciela, Ana María y Marcelo.

Precisamente Marcelo, economista, y amigo del ministro de Economía, Martín Guzmán, también confeso hincha de Gimnasia, fue quien desde Nueva York asesoró a los bonistas.

LA NEGOCIACIÓN

Según contó el periodista Esteban Pérez Fernández, del diario El Día, cuando la negociación naufragaba el sábado pasado a la noche fue Delmar quien le acercó una propuesta al Gobierno que significó el principio del acuerdo. Desde su oficina en Nueva York, Delmar cumplió un rol central en un nuevo capítulo sobre la deuda argentina. «La propuesta que salió con algunos cambios la elaboramos con la gente de UBS (banco de inversiones). Hubo muchos idas y vueltas durante el fin de semana anterior. Siempre este tipo de negociaciones son complejas, largas y muy técnicas, pero se hicieron de ambas partes con mucho profesionalismo y dedicación. Pero siempre hubo diálogo porque yo mantenía un acuerdo de confidencialidad con Economía y podía mantener conversaciones que los bonistas no tenían permitido», contó Delmar.

Contó Marcelo, cuya única tía, Nilda Amado de Fioriti, y primos viven en esta ciudad, que «lo importante también es que los plazos son los mismos y lo que se modificó fueron los flujos de amortizaciones hacia adelante. Pero ahora es otro acuerdo y es el Gobierno el que tiene que lanzar un nuevo canje, una enmienda a los ya anunciado, y esperamos adhesiones altas, que algunos vaticinan en el 90 por ciento».

También reveló Delmar cómo se empezó a destrabar la negociación el sábado 1 por la noche. «Logramos elaborar un documento consensuado entre los acreedores y se lo enviamos a los negociadores del gobierno argentino. Luego de eso, fue Economía quien anunció detalles muy importantes, como el adelantar las fechas de algunos pagos y bajar un año el vencimiento de un bono sin alterar la cantidad de dinero que podía pagar la Argentina, pero con esos cambios se logró mejorar el valor presente neto de la oferta y Guzmán aceptó».

Consultado respecto a cómo juega un acuerdo con los bonistas para que Argentina encare otras renegociaciones pendientes, como la del canje en deuda local, la del FMI y Club de París, el financista explicó que «este acuerdo es una condición necesaria para que el Gobierno pueda encarar otros frentes. Y lo que esperamos es que Argentina no tenga que volver a reestructurar deuda y llegue a un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario».

Con respecto al «clásico» que se jugó dentro de la propia negociación, el hombre de negocios comentó que «existe un grado de familiaridad que también ayuda a llevar adelante negociaciones que son muy serias y complejas».

Delmar tiene experiencia en bonos soberanos, supranacionales, corporaciones e instituciones financieras en toda América latina, y ha ganado 41 premios de la industria financiera. Lideró y colaboró con colegas en plataformas de transacciones de bonos y préstamos y gestión de riesgos.