La conmovedora historia de un hijo que busca a su madre biológica y podría estar en Balcarce

La conmovedora historia de un hijo que busca a su madre biológica y podría estar en Balcarce

Se viralizó en las últimas horas en las redes sociales la historia de un marplatense, de 35 años, quien es hijo adoptivo y está buscando a su madre biológica. Y esa búsqueda la ha centrado en Balcarce a partir de una serie de datos obtenidos.

Se trata de Guillermo Reboredo, quien constituye un ejemplo más de quienes decidieron dar el paso para mostrar abiertamente su problemática. Es gente que busca a sus padres, su rastro familiar y su historia de vida para provocar el renacimiento del vínculo más cercano.

En esta búsqueda, Guillermo cuenta con la ayuda de un balcarceño, Darío de Santis, quien integra la ONG «Estoy buscándote». Se trata de un grupo de búsqueda de identidad biológica al que en su momento se acercó Darío (nació en el Hospital Municipal de Solanet, en Ayacucho, y luego su madre decidió no criarlo y lo abandonó, siendo tres años más tarde adoptado por Héctor de Santis y Ana María Linares), quien después de casi cuarenta años pudo conocer en 2018 a su hermana.

A raíz de una charla que Reboredo mantuvo con un amigo de su padre adoptivo es que se contactó con de Santis e inició aquí la búsqueda.

El propio Reboredo relató que «mi madre biológica era de Balcarce y vino a dar a luz a Mar del Plata. Era una chica muy joven que no la dejaban tener familia», expresó.

Es por eso que ahora centró la búsqueda de datos en esta ciudad procurando conocer a su madre biológica. «Si sos de Balcarce y viniste a dar a luz a la Clínica Modelo en el mes de octubre del año 1984, hay grandes posibilidades que ese hijo sea yo», expresó en las redes sociales.

Agrega que «te pueden haber dicho que nací muerto, que fui mujer. En fin, había muchas mentiras en ese tipo de procedimientos que eran irregulares e ilegales. Yo no busco perjudicar a nadie, no reclamo nada. Quiero cerrar ese capítulo en mi vida, conocerte o conocer algún familiar».

LA HISTORIA DE GUILLERMO

Si bien Guillermo sabe desde los 4 años que es adoptado, hace pocos años comenzó a sospechar y luego descubrió que su adopción se realizó de manera irregular. A pesar de la sinceridad de sus padres al respecto desde que era pequeño, la manera en que se produjo su adopción se mantiene como un misterio para el marplatense hasta el día de hoy.

El primer indicio que lo llevó a sospechar sobre su identidad fue cuando notó, siendo adulto, que la fecha de nacimiento señalada en su DNI no era la misma que la de su partida de nacimiento. Sin embargo, no sería hasta este año que decidiera finalmente investigar al respecto.

Tomó la decisión de iniciar con su búsqueda en el 2017, cuando la estabilidad de este momento de su vida y haber conformado una familia lo llevaron a cuestionarse cuáles eran sus orígenes y querer esclarecer su identidad. Pero el principio del proceso no sería nada fácil: Guillermo expresa que comunicarle a su madre la búsqueda que pretendía realizar «fue lo primero que me costó, más que nada por culpa porque me tocó una familia hermosa. Era un poco ofensivo para mí buscar hasta que entendí luego que era algo que tenía pendiente y que lo tenía que hacer», agrega.

De esta manera, su madre fue la primera persona a la que le contó sobre lo que haría, acudiendo a ella también para obtener la información a partir de la cual empezó a reconstruir la historia, aunque por tratarse de una adopción irregular «no le dieron ningún tipo de información de mi madre biológica y de mi familia biológica».

«Me adoptaron en la ciudad de Mar del Plata. Fue una adopción irregular. Yo tengo documentación pero fue todo ilegal», relata. Según lo que le contó su madre, al momento de la adopción sus padres venían de perder a su hijo de 19 años de cáncer, por lo que decidieron adoptar a otro niño. Pero, tras esperar años sin poder realizar su deseo por las dificultades del sistema legal de adopción, vieron como su única solución realizarlo de forma ilegal: «Mi vieja ya era grande y no podía quedar embarazada por un problema de hipertensión. Estuvieron esperando varios años en lista de espera para la adopción y nunca llegaba, entonces terminaron en esta clínica ilegal por referencia de un amigo de la familia, y terminaron comprándome a mí en ese lugar».

Inicialmente Guillermo decidió ir a averiguar detalles a la clínica donde se produjo la adopción, que todavía sigue funcionando, y le negaron cualquier información. Sin embargo, aclara que vincularse con la clínica «es un partido que hoy no quiero jugar. Estoy jugando otro partido que es tratar de buscar a alguien de mi familia biológica para saber mi origen».

Desde entonces, continuó este proceso acudiendo a distintas ONG que pudieran ayudarle con su propósito. Entre ellas, se comunicó con la página de Facebook «Estoy buscándote» y la organización Abuelas de Plaza de Mayo y luego registró su perfil genético en Nuestra Primera Página, un Family Tree que conecta posibles coincidencias a partir de los datos de un banco de ADN mundial. En este período pudo averiguar que su registro se produjo el  15 de noviembre por un trámite facilitado por el doctor Marcelo Gruce y, mediante el árbol genético, encontrar sólo parentescos lejanos.

La conmovedora historia de un hijo que busca a su madre biológica y podría estar en Balcarce