Violento asalto sufrió conocido matrimonio

Violento asalto  sufrió conocido matrimonio

Hubieran deseado que se tratara de una pesadilla pero lamentablemente no lo fue. Así y todo, la rapidez con que actuó una persona que transitaba por el lugar, a quien le llamó poderosamente la atención los sospechosos movimientos de al menos tres individuos, fue determinante. Avisó a la Policía que llegó rápidamente y así evitó que las consecuencias fueran otras.

Todo sucedió ayer, minutos antes de las 8, cuando el conocido preparador de motores Omar Baudo, de 82 años, se aprestaba a retirar su automóvil del garage de su vivienda ubicado sobre calle 22 entre 15 y 13.

Apenas abrió el portón, el conocido vecino fue abordado por tres delincuentes, uno de los cuales al menos portaba un arma de fuego con seis municiones.

Bajo amenazas, la víctima fue reducida de inmediato y obligada a dirigirse hasta el interior de la casa, luego de atravesar el patio exterior, donde se encontraba su esposa, María Angélica Zabala. Ambos fueron inmovilizados con ataduras en pies y manos para lo cual los desconocidos utilizaron precintos, cintas y hasta un cinto al tiempo que le exigían una y otra vez que les dijeran donde tenían guardada una supuesta suma importante de dinero.

Mientras esto sucedía irrumpió en el lugar el hijo del matrimonio, Gastón, como lo hace a diario a hora temprana, para desarrollar su actividad de abogado ya que en un sector de la casa tiene su estudio profesional. También él corrió la misma suerte que sus padres.

En medio de esa situación tensa, uno de los asaltantes ejerció violencia física hacia Omar, que recibió, según se informó, una herida cortante en el rostro producto de un golpe recibido en medio de un forcejeo. Además, indicaron fuentes policiales, Gastón fue amenazado con un cuchillo tipo Tramontina de que le iban a cortar los dedos de la mano si no les entregaba el dinero que exigían a gritos.

LLEGA LA POLICIA

Mientras dentro de la casa se vivían momentos de verdadera tensión, los malvivientes, que pensaban que tenían la situación controlada se vieron sorprendidos por una presencia inesperada: la de la Policía.

Un llamado anónimo alertó a los efectivos de la Estación de Policía Comunal, que llegaron de inmediato, sobre la extraña presencia de tres individuos en la zona de calles 22 y 15.

Cuando se acercaron al acceso principal de la vivienda escucharon los pedidos de auxilio de las víctimas por lo que decidieron ingresar. Bajo esas circunstancias, los delincuentes emprendieron la huida. Dos de ellos alcanzaron a escalar por un paredón y huir a través de los techos de propiedades linderas mientras que el restante fue atrapado en el patio.

Este sujeto fue identificado por la Policía como Ferreyra, de 28 años, con domicilio en la ciudad de Dolores. Tras ser requisado se le secuestró un arma de fuego calibre 32 con 6 municiones en el tambor y 17.300 pesos que había conseguido sustraerle a la familia.

El inmediato aporte sobre las características físicas de los otros dos cómplices movilizó a los efectivos policiales que contaron con la colaboración de los integrantes de Patrulla Rural y la Sub DDI.

Según se desprende de la reconstrucción del hecho, los dos malvivientes se desplazaron por los techos de una serie de construcciones que los llevó hasta la calle 20, para luego darse a la fuga en distintas direcciones.

MAS DETENCIONES

El operativo cerrojo instrumentado permitió que alrededor de las 9 fuera detenido por efectivos de Patrulla Rural en calles 13 y 8 otro integrante de la banda que pretendía ingresar a un local.

Mientras era conducido a la sede de la Sub DDI, en el lugar quedó una discreta guardia de civil de dicha fuerza ante la presunción de que el restante miembro de la banda pudiera regresar. Pero la sorpresa finalmente fue que apareció en escena una mujer en cuyo poder se le encontró el teléfono celular de quien segundos antes había sido arrestado. Ella, también oriunda de la ciudad bonaerense, fue detenida.

Según confirmó el jefe de la Sub DDI, subcomisario Maximiliano Blanco Río, el individuo que hasta el cierre de la edición permanecía prófugo ya estaría identificado por una serie de imágenes que captaron distintas cámaras de seguridad y que fueron puestas a disposición de los investigadores.

Por estas horas, la Sub DDI está avanzando en el análisis de las comunicaciones realizadas desde el aparato secuestrado como también sobre otras pistas firmes que permitan no solo encontrar al restante miembro de la banda sino también establecer quién sería el «informante».

NO FUE «AL VOLEO»

Se tiene la certeza de que el hecho que tuvo como víctima a la familia Baudo no fue como comúnmente se dice en la jerga policial «al voleo». Un dato que refuerza esa hipótesis lo constituye parte de la información que manejaban los delincuentes relacionadas con nombres de familiares de las víctimas, por ejemplo.

El titular de Protección Ciudadana, Julio Alejandro López, se acercó al lugar del hecho y acompañó a la familia Baudo además de informar al intendente Esteban Reino sobre lo ocurrido.

La causa está caratulada «Robo calificado agravado en poblado en banda, tenencia y portación de arma de guerra y lesiones» y «Privación ilegal de la libertad».

La Fiscalía de Delitos en Flagrancia que interviene en el hecho estableció que los dos hombres detenidos fueran remitidos a la Unidad Penal 44 de Batán mientras que la mujer quedó momentáneamente en la sede de la Sub DDI hasta tanto se autorice su traslado a una sede policial marplatense.