Viera: "Desde el momento en que tomamos conocimiento del caso se hizo todo lo posible para brindar asistencia"

Viera: "Desde el momento en que tomamos conocimiento del caso se hizo todo lo posible para brindar asistencia"

El emplazamiento, la semana pasada, de una casilla de madera en un terreno de calle 11 entre 114 y 116 bis, realizado por una joven mujer (Nara) para tener un lugar donde vivir con su pequeña hija de apenas un año y el procedimiento policial realizado (sin ser consumado) para su desalojo, dieron lugar a fuertes reacciones de la comunidad.

Como se ha venido informando fueron muchas las voces que se alzaron en defensa de la madre y su beba y cuestionando a la Municipalidad por la falta de ayuda.

Finalmente, el desalojo no solo no se concretó sino que la casilla se terminó de instalar y se la acondicionó debidamente como para que reúna las condiciones mínimas de habitabilidad.

Tras las expresiones surgidas desde distintos sectores, ayer , Nara dijo que recurrió a esto como necesidad extrema al encontrarse en situación de calle. "No me quedó otra que instalarme en este lugar que estaba en un estado de total abandono. Lo único que quiero es un techo para mí y mi hija". A la vez resaltó que los vecinos fueron quienes la ayudaron a armar la casilla y que tras el intento de desalojo de las fuerzas de seguridad "nadie vino a querer sacarme"

" No quiero que me regalen nada, quiero que me den la posibilidad de pagar este lugar con una cuota accesible", afirmó.

Desde el Municipio en tanto, no se tocó el tema, motivo por el cual El Diario entrevistó ayer a la titular de Desarrollo Social para conocer su versión del caso.

Natalia Viera aclaró que ellos no habían atendido en ningún momento a la joven y que el miércoles de la semana pasada tomaron conocimiento desde Fiscalía de la usurpación del predio y de la situación de Nara y su hija, resaltando que de inmediato desde Desarrollo Social , Niñez y el equipo técnico del Servicio Local se procuró brindar asistencia en la emergencia, especialmente para la pequeña, ofreciéndole a su madre un lugar para guarecerse.

"Lo que expresa (Nara) es una necesidad concreta, nadie discute eso, pero nos preocupaba fundamentalmente la integridad física de la menor", explicó Viera añadiendo que se le ofreció un lugar donde cobijarse transitoriamente, un alquiler, como para dar comodidad a la pequeña "hasta ver que pasaba , no intentando desentenderse sino buscando la forma de superar la urgencia. "pero ella dijo que concretamente quería un terreno y no estaba dispuesta a moverse de allí".

"Todo surgió en medio de esa situación, ese escenario. No hubo tiempo de evaluar o buscar otras estrategias. Está bien que la situación de base es conseguirles un vivienda o un terreno, pero es algo que al menos desde el área a mi cargo no lo podemos solucionar. El alquiler que le ofrecimos es un paliativo, pero el tema es superar el momento y cuidar la integridad física de las dos", amplió la secretaria de Desarrollo Social, aclarando por otra parte, que desconoce las medidas que pueda disponer la Justicia con respecto a la ocupación del predio.

"No tenemos injerencia en la parte legal. Desconozco las cuestiones legales" subrayó agregando que tampoco tiene conocimiento sobre si, de tratarse de un "espacio verde" pude llegar a ser desafectado como tal

Por otra parte, Viera dijo que desde el mismo momento en que tomaron conocimiento del caso se realizaron todas las acciones para brindar asistencia y se los sigue visitando para ver en qué condiciones se encuentran y si están recibiendo ayuda, la que les llega desde distintos sectores.

En otro orden, Natalia Viera comentó que en medio de la situación generada a partir de que el caso tomara difusión hubo también "movidas" políticas que sacaron del centro de la escena el objetivo principal que es la integridad de la madre y la pequeña".