UPD: difunden una guía de recomendaciones para prevenir los excesos durante el festejo

A pocas horas del inicio del ciclo lectivo de las escuelas secundarias, la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires lanzó una guía de concientización sobre el Último Primer Día (UPD).

La iniciativa, se informó, está enmarcada en la campaña comenzada el año anterior por el Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos, que dirige el Defensor del Pueblo Adjunto de la provincia de Buenos Aires, Walter Martello. La idea es que en las escuelas se trabaje el UPD como un hecho pedagógico y se desarrollen estrategias para que los padres y la comunidad educativa dialoguen sobre lo que implica el consumo excesivo de alcohol.

Según Martello, la guía pretende "ser un aporte para que exista una campaña nacional y provincial de prevención, que no solo abarque el Último Primer Día, sino también a todo lo que implican las causas y consecuencias del consumo excesivo de alcohol por parte de jóvenes". El funcionario estimó que el UPD "debe trabajarse durante todo el año con propuestas y metodologías que estén en la planificación anual de las instituciones escolares" y que debería "formar parte de los acuerdos institucionales de convivencia, de modo que se reafirme la responsabilidad colectiva en torno a las prácticas de cuidado para este día".

El Defensor remarcó que las medidas a adoptar desde la escuela no deberían ser solamente de sanción o prohibición. "Los chicos y las chicas deben ser parte de la mesa de diÁlogo. Deben ser escuchados y aconsejados. Entre todos y todas debemos construir nuevos sentidos", estimó. El funcionario manifestó además que hoy hay un rol más activo desde la Sedronar, que "ha elaborado un documento destinado a padres y educadores".

LOS PUNTOS DE LA PROPUESTA

- Es importante acompañar a los y las jóvenes en la organización del festejo.

- No se trata de inhibir el festejo, sino de transmitir pautas de cuidado y respeto para evitar que el riesgo y la violencia sean parte de esta celebración.

- Reflexionar con los y las adolescentes sobre la asociación entre el consumo de alcohol y la diversión.

- Procurar que haya comida y agua suficiente durante el evento.

- Recomendar evitar la mezcla de bebidas alcohólicas entre sí y con otras sustancias, así como también conducir vehículos.

- Es conveniente comunicarse con las autoridades de la escuela y el resto de la comunidad educativa.

- Acordar con los y las jóvenes qué cosas se pueden hacer y cuáles no en la escuela para evitar sanciones.