Santiago Togni: «Valoro mucho la relación que tengo con los chicos»

Santiago Togni: «Valoro mucho la  relación que tengo con los chicos»

Desde 1973 los técnicos argentinos de básquet festejan su día oficial cada 22 de abril en conmemoración por el fallecimiento de León Najnudel, quien fue el creador de la Liga Nacional y además se desempeñó en el cargo como director técnico de la Selección Argentina, Ferrocarril Oeste, Sport Club, Boca Juniors, Racing Club y CAI Zaragoza, siendo de la cuna de la gloriosa Generación Dorada. Por eso los que se dedican a enseñar y a ejercer esta profesión festejaron su día en plena pandemia e inactividad por el Coronavirus.

El básquet es una de los deportes más practicados tanto a nivel nacional como local y transmite a través de sus entrenadores una serie de valores que se ven reflejados al momento de salir a la cancha, ya que al igual que en otros deportes se prioriza lo grupal sobre lo individual. Estar con el buzo de entrenador no es una tarea fácil ya que muchos desempeñan varias tareas al mismo tiempo, como es el caso de Santiago Togni, que lo hace con mucho amor y pasión ya que considera al básquet como algo muy importante en su vida y que tantas alegrías le ha dado.

Togni es entrenador del Club Sportivo Trabajo, pero tuvo sus inicios en la Primera de Ferroviarios ya hace un poco más de siete años, «comencé dirigiendo en el Club Ferroviarios pero yo lo tomé como un favor para los jugadores, ya que el entrenador de ese momento no pudo seguir con esta función y uno de los chicos, Martín Elizalde, me pidió si los podía entrenar ya que sabía que yo tenía el carnet que me habilita para ejercer este cargo. Al año siguiente seguí con ellos y a su vez comencé a dar clases en el Club Sportivo Trabajo a través de mi compañero, colega y amigo Mario Madrid, que fue quien me abrió las puertas de la institución y que hasta hoy seguimos entrenando para que los chicos sean buenos jugadores, pero sobre todo buenas personas y entiendan lo hermoso de este deporte».

Como en toda profesión hay cosas buenas y otras no tanto pero todas son necesarias, ya que para ser un buen profesional se necesita de todos los momentos para aprender y seguir evolucionando. «Lo que más me gusta es el día a día con los chicos y ver como ellos van aprendiendo y evolucionando con lo que uno les enseña, porque eso quiere decir que el esfuerzo que hace uno les llega y te los trasmiten demostrándotelo de esa forma. Además valoro mucho la relación que tengo con los chicos, que es sin duda lo mejor porque uno como entrenador quiere lo mejor para ellos, por eso nos alegramos cuando alguno suma minutos en torneos importantes como son la Liga Nacional o en el Federal».

DESAFÍO COMO ENTRENADOR

«El desafío que tengo es el de permanecer como entrenador porque yo lo hago por hobby, así fue como arranqué y ahora por suerte la escuela de básquet se está agrandando mucho, ya que es bastante el tiempo que le dedicamos. Por eso el desafío es permanecer dando y enseñando esta hermosa disciplina y creo que sería algo muy lindo poder presentar en un futuro todas las categorías en algún torneo, porque si bien vamos presentando algunas de ellas estaría bueno que sea durante todo el año y de una forma estable. En la ciudad está primero el fútbol y después el básquet, ya que para jugar un torneo tenemos que salir a competir afuera y sería lindo poder jugar en Balcarce.

Por eso armamos ya hace algo más de dos años la Liga de Primera con la idea de que se sumen equipos como fue el caso de Racing, Ferroviarios, Peña Roja y Unión, entre otros, ya que el objetivo era que se sumaran los clubes y empezaran a crear sus escuelitas de básquet para poder crecer y que en el futuro se pueda jugar en Balcarce, que sin dudas es mi mayor desafío en forma particular», argumentó el entrenador de la escuelita de Sportivo Trabajo.

¿PARATE = ENTRENAMOS EN CASA?

El básquet es una disciplina que se juega sí o sí de manera grupal, ya que se necesita de todos los integrantes tanto de defensa como de ataque para poder practicarlo tanto en el entrenamiento como en la competencia. Por eso es muy complicado realizar ciertos ejercicios o corregir cosas de manera individual, ya que hablamos de una práctica en conjunto y en estos tiempos de aislamiento obligatorio se dificulta la tarea del entrenador. «Este parate frena mucho la actividad y no solo de este deporte, porque hace que se extrañe el día a día con los chicos, el dar clases y la verdad que me cuesta mucho y no me acostumbro a estar así porque ya tenía mi rutina armada. Pero sacando eso, es lo mejor por la salud de todos ya que nadie quiere que haya infectados.

En consecuencia nosotros, desde la escuelita, no estamos dando clases de forma virtual porque es complicado pero lo que si le decimos a los chicos que desde la casa si tienen una pelota intenten hacer los ejercicios que realizamos en los entrenamientos, porque somos conscientes que no todos tienen las mismas posibilidades. Por eso decidimos que ellos repliquen los entrenamientos que hacíamos anteriormente y que por ejemplo, al que no tiene un aro le dimos la idea de que pinte una raya en la pared y que con una pelota tiren como si fuera un aro, porque no todos tienen patio o los elementos para practicar.

Además el básquet es un deporte grupal que si bien están las técnicas individuales, es una disciplina donde se trata de que todos vayan por el mismo camino, que aprendan todos juntos por eso nosotros tratamos de enseñarles a los chicos que más allá del juego siempre sean compañeros y no rivales, porque creemos que a través del básquet se puede enseñar mucho», indicó Togni.

MOMENTOS CON EL BUZO DE ENTRENADOR

«Uno de los mejores momentos fue cuando salí campeón por primera vez con los chicos en Necochea, fue un momento hermoso porque ves que todo el esfuerzo que hiciste tuvo resultado ya que muchas veces ese esfuerzo está pero cuando se logra el campeonato es mucho más valioso. Otro de los momentos que no me voy a olvidar nunca fue cuando salimos campeones el año pasado en Mar del Plata o cuando fue el día de mi cumpleaños y los nenes me llevaron una torta y me cantaron el feliz cumpleaños, eso fue sin dudas algo que no me esperaba y que me llenó el corazón de alegría. Para mi esas cosas son increíbles e irrepetibles".

"Un mal momento que pasé fue durante el primer año que estaba ejerciendo este rol con la Primera y veníamos jugando muy bien y ganando todos los partidos, llegando a las instancias de semifinal, en ese partido en Necochea tuve una discusión con el árbitro del encuentro y lamentablemente elevó un informe mal realizado que derivó en una larga suspensión, sin dudas ese fue uno de los malos momentos pero que a su vez me enseñó mucho para no cometer de nuevo ciertos errores".

"A pesar de eso el básquet para mi es sinónimo de familia, porque siempre tuve el apoyo de la mía y a su vez porque he conocido gente que se ha vuelto muy importante para mí, como es el caso de Mario Madrid. Este deporte se ha vuelto parte de mi vida y es una gran pasión que tengo y que por suerte lo pude disfrutar como jugador y ahora como entrenador, ya que es un cable a tierra muy importante», concluyó Togni.