"Me siento súper bien y, más que nada, alegre"

"Me siento súper bien y, más que nada, alegre"

Francisco Alessio llegó el 19 de mayo al Instituto Fleni, derivado desde el Hospital Municipal Subzonal, para iniciar su rehabilitación como parte del proceso de evolución de su salud luego de estar aquí un mes internado.

El joven había sufrido un grave accidente el 19 de abril cuando, acompañando a su padre, caminaba por el techo de la sede de la Escuela Primaria N° 9, pisó una chapa de fibrocemento que cedió y cayó desde unos tres metros, golpeando fuertemente con la cabeza contra el piso.

Esa misma noche fue intervenido en el nosocomio por el neurocirujanoi Marcelo Abbona, quien se había incorporado recientemente al staff de profesionales de la salud. "Tiempo es cerebro". Esta es la frase de cabecera de los médicos neurocirujanos cuando se enfrentan a una urgencia.

Saben que cuando más rápido es el inicio del tratamiento, hablando de las primeras horas, hay mayores probabilidades de recuperar esa parte del cerebro que se ha visto afectada.

Y hoy los hechos una vez más así lo demuestran. Después de permanecer sesenta días en el Instituto Fleni, el pasado viernes, como informó El Diario, Francisco recibió el alta y en compañía de sus padres José y Andrea Arana retornó a su hogar.

La felicidad del joven de 17 años por ese hecho se transformó en llanto cuando alrededor de las 18 se vio sorprendido en "El Cruce" por la presencia de familiares y amigos que le dieron una calurosa bienvenida, a la que le siguió una caravana por calles de la ciudad y una parada frente al Colegio "Santa Rosa de Lima", donde lo recibió una bandera con la inscripción "Bienvenido Fran" colgada en el acceso principal.

FRANCISCO: "ME SIENTO BIEN"

A pura fuerza de voluntad, rodeado de sus seres queridos, recibiendo el afecto de amigos y de todos aquellos que se conmovieron con su caso, y aferrado a la fe, Francisco recuperó la sonrisa.

"Poder caminar, saltar, correr y hacer lo que yo quiera, realmente me pone muy contento", le contó a El Diario vía telefónica desde su casa.

Su voz transmite esa satisfacción. "Me siento súper bien y, más que nada, alegre". Y no lo disimula cuando de inmediato lanza una carcajada.

Aseguró que cuando llegó a "El Cruce" no pudo evitar el llanto como consecuencia de la emoción que le provocó el reencontrarse con sus seres queridos. Esa angustia contenida dio paso a la felicidad. "Me emocioné y mucho. Cuando llegué al Fleni empecé a leer los cientos de mensajes que me habían llegado a mi teléfono celular, la gran mayoría después de ocurrido el accidente, en los cuales me transmitían mucha fuerza y también me decían que los leyera porque sabían que me iba a recuperar", expresó.

Por último, y luego de agradecer las innumerables muestras de cariño recibidas, "Fran" aprovechará estas vacaciones de invierno para, prometió, actualizar contenidos educativos porque "volveré a la escuela porque quiero y porque puedo".

REHABILITACIÓN AMBULATORIA

Un equipo multidisplinario de profesionales de la salud asistió durante dos meses a "Fran" en el Fleni. "Lo evaluaban día a día, además de participar de distintas terapias. Su evolución favorable derivó en el alta. Ahora debe continuar con terapias ambulatorias", indicó su mamá, Adriana.

Para que esa evolución diera este resultado, confesó que fue fundamental la inmediata atención que recibió en el Hospital local apenas ocurrido el episodio. "Era necesaria la intervención quirúrgica y ella fue posible porque Dios quiso que estuviera el neurocirujano allí y el resto del personal que se puso a disposición en forma inmediata. Siempre nos sentimos muy contenidos por ellos. Ese fue el primer empujón que nos permitió salir adelante", dijo.

También resaltó el hecho de que el ingreso de su hijo al Fleni fue beneficioso en su evolución. "Se ha recuperado en la parte motriz y cognitiva. Queda una cirugía craneana de reparación (actualmente el joven usa un casco para protegerse de posibles golpes), la cual se concretará pronto. Mientras tanto, no debe tomar medicación por el momento aunque sí deberá recuperar fuerza muscular", agregó.

Por último, Adriana aseguró que "en todo momento nos sentimos acompañados, lo cual nos dio mucha fuerza. Toda la comunidad nos respaldó en este difícil momento y eso nos llenó el alma. Todavía estamos emocionados. ¡Gracias a todos!".