El apoyo fue total pero solo algunos vieron un «intento desestabilizador»

El apoyo fue total pero solo algunos  vieron un «intento desestabilizador»

La tensión que generó el conflicto de la Policía Bonarense por el reclamo salarial llevado a cabo desde el lunes, que ayer se descomprimió con el anuncio del gobernador Axel Kicillof de introducir mejoras (ver página 6), fue el tema de inicio de la duodécima sesión ordinaria del Concejo Deliberante. Fue a partir de una moción de orden planteada por el concejal Juan Pablo Vismara (Unidad Ciudadana) a quien ayer ejerció la presidencia del cuerpo, Sol Di Gerónimo, quien reemplazó a Leandro Spinelli por encontrarse aislado al haber tenido contacto estrecho con un caso sospechoso de Covid-19.

Vismara dijo que había que hacer una defensa "clara, categórica y pública" sobre la protesta policial. Cuestionó de entrada que los uniformados usaran los patrulleros y portaran las armas reglamentarias para reclamar aumento salarial y mejoras en las condiciones laborales.

El concejal del Frente de Todos consideró que el reclamo "es legítimo" y para argumentar su postura se refirió a lo sucedido durante la gestión de la exgobernadora María Eugenia Vidal. Según los números a los que hizo referencia, los efectivos policiales tuvieron una caída en su salario básico del 33 por ciento. "Merece la Policía tener un mejor salario", dijo y es por eso que aludió a la figura del primer mandatario Axel Kicillof, que "invitó a un diálogo inmediato" a los representantes para acordar una solución. Pero Vismara lamentó que a pesar de ello se incrementaron las formas de "amedrentamiento e intimación" en la quinta presidencial de Olivos y en la sede de la Gobernación.

"Fue lamentable y bochornosa la imagen de la Policía actuando de esa manera, portando las armas que la Constitución Nacional les otorga para defender a la Nación. Esa imagen no la podemos tolerar. Los argentinos y las argentinas hemos sufrido durante las dictaduras militares y las violaciones sistemáticas a los derechos humanos", expresó indignado.

PEDIDO DE REPUDIO

Es por eso que Vismara subrayó que ese tipo de intimidaciones "deben ser repudiadas en forma inmediata. Lo sucedido no hará caer ni al Presidente ni al Gobernador porque les sobra legitimación y fuerza, y si el pueblo pudiera salir a expresarse a la calle en tiempos de pandemia, los acompañaría".

No obstante, el edil sostuvo con firmeza que lo ocurrido "fue el primer paso para generar desestabilización. Si no repudiamos estos hechos, situaciones similares podrán ocurrir nuevamente. Hay que cortar esto por lo sano".

Por último, y esta vez sí dejando cualquier diferencia ideológica de lado, destacó el rechazo a la forma de protestar de la fuerza policial de referentes de la oposición, mencionado, entre otros, a Federico Pinedo, Horacio Rodríguez Larreta, Fernando Iglesias, Mario Negri, Martín Loustau, Diego Santilli, Hernán Lombardi y varios gobernadores. "Estos hechos no pueden ocurrir nunca más", indicó.

A FAVOR DEL RECLAMO PERO NO DE LAS FORMAS

Al hacer uso de la palabra, Sebastián Pinilla (Juntos por el Cambio) dejó en claro que estaba de acuerdo con el espíritu del reclamo pero que no compartía las formas. Pero de inmediato marcó una diferencia sustancial con el mensaje que había dejado Vismara minutos antes ya que para el edil oficialista, "el reclamo no tiene ninguna intención golpista ni desestabilizadora".

Pero esa no fue la única. Tampoco compartió el análisis que hizo Vismara de la caída salarial de los uniformados en la gestión Vidal diciendo que "no es momento para entrar a debatir política partidaria" aunque no eludió la responsabilidad, como integrante de Juntos por el Cambio, de las dificultades atravesadas en ese sentido.

"El problema que atraviesa la Policía, como también ocurre con la salud y la educación, es que uno tiene la sensación que viene empeorando desde hace 40 años, por lo menos. Estamos peor hoy que hace 40, 30, 20, 10 o 5 años. No se reduce solo a la pérdida de salario sino de reconocimiento y conciencia situacional de toda la sociedad para con quienes nos deben cuidar. Si fuera pagarle mejor, sería fácil para el Gobierno seguir imprimiendo billetes. Pero el tema pasa por un reconocimiento más profundo y sincero de su tarea. Cuando no los matan los delincuentes liberados por los jueces garantistas los mata el Covid-19. Hay necesidades que no están satisfechas", comentó.

Insistió Pinilla que el reclamo salarial, "que es histórico, es justo. Esto nada tiene que ver con un intento de golpe de Estado. La realidad es que las autoridades policiales de hoy son hijos de la democracia. No les pasa por la cabeza hacer un golpe de Estado…Es ridículo querer vincular este reclamo a un posible golpe de Estado. Es querer distraer el foco de atención".

Asimismo, reconoció que se debe hacer un trabajo de fondo para que la fuerza policial pueda ofrecer un mejor servicio.

También hizo su aporte desde el bloque oficialista el concejal Gustavo Biachini dando lectura a un par de párrafos de un documento elaborado y difundido por el Foro de Intendentes Radicales, que rechazó "enérgicamente toda forma de práctica intimidatoria o extorsiva como forma de resolución de conflictos en una democracia".

Agregó luego que "la legitimidad del reclamo de las fuerzas de seguridad de nuestra provincia debe ser atendido y resuelto mediante el diálogo y el entendimiento para lograr los acuerdos posibles en el contexto que atravesamos como comunidad".

Acotó Bianchini que la falta de diálogo no hace más que ampliar "la grieta".

También se refirieron al tema los concejales Eugenio Gardella y Di Gerónimo, respaldando las palabras de Vismara.

Por su parte, José Luis Pérez (Cumplir), en otro pasaje de la sesión, habló del tema. Si bien no cree que el reclamo de la Policía tenga una connotación desestabilizadora, admitió que existen otros sectores con intenciones golpistas aunque no los mencionó.

Pedido de informe y ofrecimiento para colaborar con los aislados

Un pedido de informe al Departamento Ejecutivo para conocer la manera en que se trabaja y se hace el seguimiento a las personas en Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), fue disparador de una serie de ideas.

La pandemia por el Coronavirus, dijo María Angélica Pajín (Unidad Ciudadana), necesita de la colaboración y ayuda de los vecinos para estar cerca de quienes necesitan alimentos y medicamentos por encontrarse aisladas. Pero también planteó que la contención psicológica es importante.

"Debemos colaborar todos: organizaciones sociales y fuerzas organizadas. Estaría bueno incorporar a Gendarmería Nacional y además utilizar la cocina centralizada que actualmente no está funcionando desde marzo, donde se podrían elaborar y armar viandas para quienes las necesiten", indicó Pajín.

Sebastián Pinilla (JxC) respaldó la idea y fue más allá diciendo que los concejales deberían actuar como voluntarios para efectuar, por ejemplo tareas de seguimiento a quienes están aislados. "Queremos ser parte de la solución", agregó.

Intervino María Florencia García (FdT) para recordar que integrantes de ese bloque "estamos en la primera línea ayudando a los que menos recursos tienen a través de distintas iniciativas, entre ellas el 'carro solidario'".