Banca pública para el Centro de Día "Arco Iris": "Es muy feo sentirse olvidado y marginado por el poder político", afirmó Gerardo Fernández

Banca pública para el Centro de Día "Arco Iris": "Es muy feo sentirse olvidado y marginado por  el poder político", afirmó Gerardo Fernández

Por segunda vez, cumpliendo el rol de presidente de la comisión del Centro de Día "Arco Iris", Gerardo Fernández hizo uso de la denominada banca pública o banca "19". Describió la crítica realidad económica que vive la entidad que alberga a unos 25 concurrentes con discapa-cidades severas producto del atraso -algo que lamentablemente no es novedad- en los pagos del principal y único proveedor: IOMA.

La decena de empleados que allí desarrolla su labor percibe de bolsillo mensualmente en total de 270 mil pesos, a lo que hay que agregarle las cargas sociales. Reveló Fernández que la última vez que la obra social envió un pago por las prestaciones fue en febrero último, subrayando que debe desde el inicio del 2020.

"¿Cómo subsiste una institución ante esta situación? El panorama es complejo. Y también es muy feo sentirse olvidado y marginado por el poder político y el Legislativo", lanzó a manera de crítica.

La entidad, recordó, hizo una importante inversión en obras para poder atender otras obras sociales. La primera inspección se pasó con éxito. Pero falta aún para llegar al objetivo trazado.

La palabra "cierre" apareció en el vocabulario de Fernández como probabilidad aunque aseguró que se harán todos los esfuerzos para que ello no ocurra. Pero, "si cerramos, ¿adónde van los concurrentes? Con esta realidad, en la que el personal no cobra desde marzo, ¿quién va a querer agarrar el manejo de la entidad? Hace falta mayor compromiso del poder político. Hoy nos adeudan caso un millón y medio de pesos. Nos da vergüenza seguir pidiéndole al vecino", aseguró.

El directivo mencionó además a los ediles Agustín Cassini (JxC), Juan Pablo Vismara (UC) y Florencia García (FdT) como los únicos que mantuvieron comunicación con él para interiorizarse de la problemática en este último tiempo del centro.

Sol Di Gerónimo: "No somos tribuneros"

Compartió la preocupación manifestada por Fernández pero no dejó pasar por alto el hecho de que haya expresado que no se preocupaba el Legislativo del tema. Sin rodeos, Sol Di Gerónimo (FdT) fue tajante: "No somos tribuneros. Nos ocupamos de todas las entidades, más aún en esta época de pandemia donde se ha profundizado la crisis económica. Lo que más nos interesa es que la gestión sirva".

Por último, ante una pregunta del concejal José Luis Pérez al directivo sobre si la entidad que preside había solicitado ayuda al Estado Nacional para que la asista económicamente para el pago de salarios de la decena de empleados, respondió afirmativamente. Esa ayuda, indicó, llegó el mes pasado.