«Ya que la Justicia no es justa, yo voy a escrachar a este sujeto»

«Ya que la Justicia no es justa,  yo voy a escrachar a este sujeto»

Jorgelina Retamozo no encuentra explicación alguna que pueda apaciguar el dolor que siente como madre luego de que radicara una denuncia durante el fin de semana en la Comisaría de la Mujer por la violación de su hija de trece años, que padece un retraso madurativo.

Como informó El Diario, en la tarde del lunes personal de la Sub DDI a cargo del subcomisario Maximiliano Blanco Río, practicó un allanamiento en una vivienda del barrio Hipólito Yrigoyen a partir de la orden extendida por el Juzgado de Garantías marplatense por pedido de la Fiscalía Descentralizada Local que conduce el fiscal Rodolfo Moure, en donde detuvo a un sujeto de 24 años sindicado como el autor del aberrante hecho.

Más allá de los testimonios reunidos, los investigadores accedieron a una serie de imágenes captadas por cámaras de seguridad ubicadas en el sector de calle 49 y 20 bis que permiten apreciar los desplazamientos del acusado y de la víctima.

CAMBIO DE CARATULA Y LIBERTAD

Anteayer, la Justicia modificó la carátula de la causa que inicialmente era «Abuso sexual con acceso carnal» por «Estupro» (es un delito sexual que se produce cuando una persona, generalmente mayor de edad, mantiene relaciones sexuales con una persona adolescente que consiente la relación) tras analizar las pruebas. Esta determinación le posibilitó al imputado recuperar su libertad aunque sigue involucrado en la misma como también en otra causa iniciada por tenencia de marihuana.

La novedad causó profunda indignación en la familia de la adolescente. Jorgeliza Retamozo, en diálogo con El Diario, afirmó que «estamos viviendo como familia un verdadero calvario. Me entero por mi cuñada que habían liberado a esta basura a raíz del cambio de carátula a partir de entender la Justicia, por las imágenes de video, que mi hija habría aceptado tener relaciones sexuales y ello no significaba abuso sexual».

La mujer relató luego cómo sucedieron los hechos. Contó que su hija fue hasta una despensa alrededor de las 21.30 a comprar un helado. Al regreso fue interceptada por un individuo que la amenazó. Primero se dirigieron, dijo, hacia el sector donde funciona la guardería y luego a un monte, «donde la violó».

La víctima, agregó su mamá, fue sometida a una serie de estudios que confirmaron el abuso. «Mi hija nunca había estado con él si bien vive a pocos metros de nuestra casa. Este sujeto está libre y la que está pagando las consecuencias, encerrada, es mi hija», se lamentó.

Por otra parte expresó que está buscando asesoramiento legal y a la vez agradeció al concejal Juan Pablo Vismara que se acercó para interiorizarse acerca de lo ocurrido y brindar ayuda.

«Ya que la Justicia no es justa, yo voy a escrachar a este sujeto», concluyó.