«Perder a un ser amado en medio de la pandemia»

«Perder a un ser amado en medio de la pandemia»

Una dolorosa y desgarradora situación, que tuvo lamentablemente un final trágico, vivió una familia de nuestra ciudad en tiempos de pandemia, que decidió hacerla pública.

Amelia Rosato de Maureira, DNI 11.963.444, contó el calvario que, junto a sus dos hijos, atravesó ante las dificultades de salud que presentó su esposo, Juan Carlos Maureira, quien falleció el domingo 14 de este mes. Lo hizo, como bien lo expresó, «con el único propósito que nadie más tenga que atravesar por lo mismo».

Detalló la mujer que «esta historia comienza con un malestar digestivo y decaimiento general de mi esposo, por lo que solicitó un turno vía telefónica al consultorio de su médico de cabecera, sin poder conseguirlo. Luego de insistir sobre la necesidad de obtener un turno y dejando los datos,  el profesional se comunicó y ante el pedido de realizar estudios por no sentirse bien, solo consiguió como respuesta que debido a la pandemia a causa del coronavirus por el Covid-19, no se realizaban los mismos, diagnosticándolo y medicándolo en forma telefónica».

Agregó Amelia que «sin mejora alguna, todo lo contrario, se dirigió con su esposo a la guardia del Hospital Municipal Subzonal «Doctor Felipe A. Fossati», esperando en condiciones inhumanas una hora y media sin ser atendido. Regresamos a nuestro hogar desesperados y sintiéndonos desprotegidos por el sistema de salud. Tuvimos que consultar con un médico en forma particular, quien SÍ ordenó análisis y estudios, indicando la internación en forma urgente.  Así comenzó la pesadilla de la que no podemos despertar. Durante once días, con la atención y cuidados de varios profesionales, luchó por su vida con las pocas fuerzas que le quedaban, sin poder lograrlo. En este siglo no puede morir un ser humano por una simple patología de vesícula, con todos los avances existentes en medicina. Sin embargo ocurrió producto de un error humano. Es mucha la impotencia que, como familia, nos invade. No fue desidia nuestra».

Por último expresó: «Claramente el escenario que estamos viviendo como sociedad no da lugar a reclamos pero es necesario entender que en esta pandemia no solo mata el Covid-19. Hay otras patologías que deben ser abordadas por los profesionales de la salud dado que, de no ser así, conllevan a la muerte, pudiendo evitarla. Se destruyó a una familia que tenía muchos sueños y tiempo por compartir».