Los intendentes de Juntos, entre ellos Reino, salen a pedir un mandato más

Los intendentes de Juntos, entre ellos Reino, salen a pedir un mandato más

Los intendentes de Juntos, tanto los de PRO como los del radicalismo, salieron a pedir que el límite de las reelecciones vigente opere a partir de 2019 y no de 2015, lo que les daría a ellos –y al resto de los alcaldes, legisladores y concejales- con mandato vigente la oportunidad de aspirar a un nuevo mandato en 2023, sin importar cuándo hayan sido elegidos.

Los alcaldes, entre ellos Esteban Reino, fijaron una posición conjunta a través de un comunicado titulado “La re re y la desigualdad ante la ley”, que expresa las conclusiones a las que llegaron en una reunión virtual que mantuvieron en las últimas horas, en un marco de tensión política luego de la irrupción de María Eugenia Vidal y un grupo de legisladores que rechazaron cualquier modificación al límite vigente, que fue sancionado en 2016, durante el mandato de la exgobernadora.

El pasado sábado 18, en un reportaje concedido a El Diario, Reino deslizó la posibilidad de ir por un nuevo mandato si la ley se lo permite. “Hoy tengo energía y ganas de encarar un nuevo mandato, pero hay circunstancias ajenas a uno”, comentó.

ADHESIÓN

La respuesta de los intendentes adhiere a la mirada del senador Juan Pablo Allan, quien asegura que la redacción de la ley combinada con el decreto que la reglamentó permite un subterfugio para esquivar el límite (pedir licencia antes de la mitad del segundo mandato y volver en 2023 a ser candidato) lo que genera una desigualdad entre los alcaldes que cumplen con la norma y los que vienen haciendo uso de ese recurso, la mayoría del Frente de Todos.

Por primera vez, los intendentes “blanquean” la solución que proponen. Está contenida en un párrafo del comunicado que indica que “solicitamos a los legisladores consideren simultáneamente los aspectos vinculados a la retroactividad de la ley respecto a su entrada en vigencia, toda vez que las leyes carecen de carácter retroactivo, pretendiendo limitar un mandato popular legítimamente validado por el voto de los bonaerenses”.

LA CLAVE

La clave está en la retroactividad: como la ley se sancionó en 2016 pero computó los dos períodos máximos que permite desde 2015, consideran que legisló “hacia atrás”, lo cual no está permitido. Por eso, piden que se salve esa circunstancia. La idea es un nuevo artículo que reemplace en la ley vigente al que estipula el conteo, para que este comience en 2019. De ese modo, el segundo mandato de cualquiera de los cargos regulados (intendentes, legisladores provinciales y concejales) comenzaría a computarse desde 2019, lo que posibilitaría aspirar a una reelección en 2023 y tener mandato hasta 2027.

Además, los intendentes adhirieron a un proyecto presentado por Allan para que los mandatos se computen desde el primer día de ejercidos, lo que imposibilitaría el subterfugio utilizado ahora en el futuro.