Alertan por nueva modalidad de estafa telefónica

Alertan por nueva modalidad de estafa telefónica

Los argumentos utilizados por los delincuentes que se ocupan de realizar estafas telefónicas van variando de manera constante.

Cuando se da el alerta sobre un tipo de engaño, casi de manera automática ponen en marcha una nueva modalidad y así cada vez que tienden sus “redes” logran pescar algún incauto.

No obstante la tarea les resulta cada vez más compleja dado que la gran mayoría de la gente está atenta y no solo aborta la estafa sino que además de inmediato lo denuncia y con la difusión del modus operandi permite que otros no sean embaucados.

En las últimas horas se conoció que el nuevo (al menos para nuestra ciudad) método pasa por el uso de una técnica denominada "phishing", que es el robo de identidad digital.

Básicamente, por medio de acciones ilícitas se apoderan de los datos de una persona haciéndose pasar por esta. Ese es el primer delito. Porque a partir de allí utilizan esta identidad para otros fines, también delictivos.

Algo de este tipo le sucedió a vecinos de nuestro medio que en los últimos días recibieron un mensaje de whatsapp de uno de sus contactos – con la foto de dicha persona- , pero desde un número desconocido, avisándole que había cambiado su número y pidiéndole que agendara el nuevo argumentando que el cambio se debió a que le "hackearon la cuenta".

Se inicia entonces una charla por whatsapp banal entre personas “conocidas” para llegar luego al verdadero objetivo del llamado que es cuando dicha persona le comenta que por determinados motivos (un familiar enfermo, un viaje repentino, etc.) debe deshacerse de unos dólares y si le interesan se los ofrece a un valor menor del de plaza, añadiendo que si desea hacer la transacción le ofrece el número de su CBU para hacer allí el depósito.

En el caso de quien brindó la información, por el uso de determinados términos se percató de que la persona con quien creía estar chateando no era tal y cortó la comunicación.

Acto seguido llamó al número con el que hablaba y no obtuvo respuesta por lo que llamó a su “verdadero” contacto comprobando entonces que había estado a punto de ser estafada.

Es de destacar que en otros casos, el/la embacuador/a responde enviando un mensaje manifestando "no puedo atender, escribime por acá", o una respuesta similar, para poder mantener el engaño.

Lo concreto es que en este caso el ilícito no fue consumado y de inmediato se realizó la correspondiente denuncia ante la SubDDI desde donde se judicialízó, quedando el caso a cargo de la Fiscalía Nº 10 de Mar del Plata.

Ante lo sucedido y a fin de evitar caer en este tipo de trampas, antes que nada se recomienda principalmente corroborar que la persona que escribe es quien dice ser, y esto mediante un llamado telefónico. Por otro lado, jamás se deben brindar datos de ningún tipo a alguien de quien se dude la identidad, ya sea financiero o cualquier otra información que los delincuentes puedan usar para consumar una estafa.

Por otro lado, ante cualquier acción de este tipo de la cual alguien sea víctima, aunque no se logre el cometido ilícito, se recomienda no borrar del teléfono ninguna de las charlas y realizar de manera inmediata la denuncia ante las autoridades policiales para intentar dar con los responsables.