2266660811

Miércoles 8 de Julio de 2020

29 06 2020 | Actualidad |

La arquitectura se adapta a los tiempos de la pandemia

En la Delegación Balcarce, perteneciente al Distrito IX del Colegio bonaerense, se están ofreciendo distintos servicios al profesional, explicaron los delegados provisorios Damasia Bustamante y Fabián Bruno.

Delegados provisorios Fabián Bruno y Damasia Bustamante

La declaración de pandemia derivada de la enfermedad por Coronavirus iniciada por el Covid-19 impulsó la necesidad de aplicar una serie de cambios a la planificación original dentro del Colegio de Arquitectos de la provincia de Buenos Aires, Distrito IX, al cual por razones de jurisdicción pertenece Balcarce. Se habían programado elecciones para elegir a su conducción y también delegados pero las restricciones aplicadas así lo impiden por ahora.

No obstante, en este distrito la mesa directiva del Colegio designó como delegados en forma provisoria a los arquitectos Fabián Bruno y Damasia Bustamante.

Ambos ya están cumpliendo funciones y su centro de acción es la confortable sede de calle 33 Nº 834. En diálogo con El Diario, los profesionales informaron sobre los servicios que están brindando a los colegiados. «Pretendemos que esta sea la casa de todos los colegas, que aquí encuentren un espacio tanto de trabajo, cuando lógicamente se normalice la situación, como de aprendizaje. Pero también debemos destacar que se siguen cumpliendo aquí las funciones de visado y ploteo de los planos», expresó Bruno, remarcando que este último servicio no todas las delegaciones lo brindan.

A su turno, la arquitecta Bustamante remarcó que los trabajos que se concretan en la sede «se desarrollan con todos los recaudos necesarios. Los profesionales que concurren se están comunicando por teléfono con el visador o con quien hace los ploteos previamente. Esperamos que esta situación de pandemia por el Coronavirus se resuelva y podamos realizar la asamblea para hacer las elecciones como corresponde. Asimismo quiero indicar que este espacio está abierto a todos los colegas, a quienes esperamos que todos se sumen para trabajar en esta transición, que es compleja por todo el protocolo que tenemos que cumplir».

PRESENCIA PROFESIONAL

La presencia de un profesional del rubro es significativa en distintas etapas de una obra, aspecto que no todos conocen y que en muchas ocasiones, los hace cometer a éstos equivocaciones o pagar cosas innecesarias.

En ese sentido, Bruno y Bustamante consideraron que es importante el acompañamiento dentro de la obra, como para poder apuntalar la actividad y que luego no haya problemas al inicio de los trabajos, esto es en todo lo concerniente a la presentación de planos y el cumplimiento de los códigos y de la normativa, como en materia de construcción propiamente dicha.

«Es importante contratar a un profesional al inicio de una obra como también, en el paso previo, cuando uno compra un terreno para saber qué está adquiriendo, si realmente va a poder construir allí y cuántos metros. Lo mismo cuando uno adquiere una vivienda. Es fundamental asesorarse para realizar la operación inmobiliaria y comprar con los planos aprobados y los derechos de construcción pagos, porque después se encuentran con deudas del propietario anterior. Esto generalmente la gente lo desconoce», destacó Bustamante.

Ampliando este último concepto, su compañero delegado hizo saber que existen  deudas de derechos de construcción que no aparecen y que luego pasan hacia el nuevo propietario. «Está el mito que los arquitectos resultamos caros pero realmente tenemos la capacidad para optimizar los recursos de los clientes, entender qué es lo que quieren, conocer el código urbanístico de cada distrito para no cometer errores. Y sobre todo, tanto el arquitecto como cualquier otro profesional dentro del rubro tenemos las mismas tablas de valor profesionales, es decir que si alguien consulta a un arquitecto, un ingeniero o un maestro mayor de obras, todos dependemos de la Caja de Jubilación de la provincia de Buenos Aires y tenemos los mismos honorarios», detalló.

OBRAS SIN DOCUMENTACIÓN

Comenzar a edificar tiene un significado muy especial para quien lo hace, particularmente porque en muchos casos significa empezar a cristalizar el sueño del techo propio o de iniciar una inversión, ampliar instalaciones y muchos otros casos que engloba este accionar, aunque para ello existen reglamentaciones que no siempre se cumplen, fundamentalmente en esta ciudad.

«Balcarce es una de la delegaciones que tiene la mayor cantidad de obras clandestinas. Esto significa que la mayor cantidad de planos que ingresan son de medición y no de proyecto y dirección. En realidad, a veces la gente piensa que hacer el plano de proyecto y dirección es más caro que el de medición. Pero cuando uno lo ingresa al Municipio, es cuando se cobra el artículo 29 y una multa por no presentar los planos en tiempo y forma. Siempre es más económico presentar los planos ya sea con un arquitecto, un técnico o un ingeniero, antes de iniciar la obra y no a posteriori. Incluso si se tiene el plano antes del inicio de obra, el arquitecto sabe qué normativa tiene que cumplir, qué retiro de fondo tiene que dejar, cuántos metros puede construir. Por eso es importante asesorarse», afirmó Bustamante.

Por todo ello, el Colegio de Arquitectos se encuentra abierto no sólo para el matriculado, que es quien tiene la prioridad, sino también para todo aquel vecino que desee consultar acerca de determinado tema o problema. «Estamos abiertos a la comunidad, a las entidades, también acompañando a los integrantes del Centro Cultural Salamone. Hacemos una política de interacción para todo aquel que necesite la voz y asesoramiento del arquitecto», añadió.

Mientras tanto, Bruno puso de manifiesto que cuando se contrata un arquitecto no sólo se optimizan los recursos disponibles sino que también se añade el plus por el diseño. «Es que el diseño, a la hora de vender una casa, cotiza. Es algo a lo que ahora se le está dando mayor importancia. Los objetos que tienen diseño cuentan con otra categoría, otra calidad», deslizó.