Las multas no frenan las fiestas clandestinas

Las multas no frenan las fiestas clandestinas

En plena segunda ola de contagios de Coronavirus, las fiestas y/o reuniones clandestinas se siguen organizando a pesar de las prohibiciones existentes en tiempos de pandemia.

La propia Municipalidad informó ayer que en las últimas dos semanas en Balcarce se desactivaron quince fiestas clandestinas en las cuales no se respetaba ningún tipo de protocolo sanitario vigente.

Durante el pasado fin de semana, los inspectores abocados a la tarea de control, junto a la Policía, desarticularon una fiesta en la que había unas 200 personas en una vivienda de calles Chacabuco y 37, y otra en una propiedad ubicada a la altura del kilómetro 60 de la ruta provincial 55, en la que se congregó un centenar de jóvenes.

Estas fiestas clandestinas, se indicó, incumplen normativas nacionales y provinciales dispuestas por la pandemia como también el artículo 205 del Código Penal.

"La premisa es frenar o disminuir la circulación del virus y para ello es necesario desistir en la realización de actividades no permitidas. Solo así se evitará una saturación de la terapia intensiva del Hospital Municipal", se expresó desde el Ejecutivo.

Asimismo, es ahora el Juzgado de Faltas local quien fijará las multas a aplicar a los asistentes, organizadores y dueños de los inmuebles donde se desarrollaron las reuniones clandestinas.