"La sentencia hizo hincapié en la violencia psicológica"

"La sentencia hizo hincapié en la violencia psicológica"

"No es no". Esta fue una de las frases que más utilizó el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 4 del Departamento Judicial de Mar del Plata al momento de dictar sentencia en la causa por abuso sexual y "grooming" en la que fue condenado a doce años de prisión el exprofesor y maestro mayor de obra Carlos Alberto Barboni, hechos denunciados por dos jóvenes.

Precisamente el fiscal Rodolfo Moure, cuyo pedido de pena coincidió con lo establecido por el Tribunal, remarcó como hecho saliente de los jueces Alfredo Deleonardis, Gustavo Fissore y Jorge Peralta que "la sentencia hizo hincapié en la violencia psicológica".

En su despacho en la Fiscalía local, Moure recibió a El Diario en la mañana de ayer. Consideró que esta causa no fue sencilla y que la sentencia "resultó importante" porque, admitió, uno de los casos sucedió durante 2009 y la víctima, que por entonces era menor de edad, se animó a denunciarlo ocho años después. El restante hecho, que sucedió en 2017, tuvo a un jovencito de 14 años como damnificado.

"Fueron casos complejos por el encuadre legal teniendo en cuenta que se habían cometido distintos delitos", comentó Moure quien valoró la valentía de las víctimas, principalmente, y de los testigos al momento de declarar "ya que no tuvieron reparos en contar la verdad. Así fue como se llegó a esta condena de 12 años de prisión".

- ¿Por qué apenas finalizado el juicio usted señaló que la sentencia del Tribunal "fue ejemplar"?

- Por distintas cuestiones. Una de ellas, que la sentencia hace hincapié en la violencia psicológica. Uno piensa que una violación se da cuando hay violencia física, cuando alguien fuerza a otro a golpes para que haga algo contra su voluntad. En estos dos casos no había violencia física sino moral o psicológica que se daba con todo ese juego de seducción o engaño que fue creando el imputado con las víctimas a través de Facebook ocultando su identidad con los seudónimos "Joaquín Barbarroja" o "Juan Salvador Gaviota", además de dejarles regalos en distintos puntos de la ciudad. Si bien la defensa (de Barboni) planteó que el acusado no había obligado a los denunciantes a mantener relaciones, en nuestro caso entendimos, y el Tribunal lo receptó, que por su edad y los mecanismos utilizados las víctimas no eran libres de consentir un acto sexual. Había violencia psicológica por lo que el Tribunal entendió que se estaba en presencia de dos casos de abuso sexual.

- ¿Sienta jurisprudencia este fallo en el ámbito del Departamento Judicial de Mar del Plata?

- Entendemos que si porque estamos frente al delito de "grooming" (práctica de acoso y abuso sexual en contra de niños y jóvenes que, en la mayoría de los casos, sucede a través de las redes sociales). Hay pocas sentencias en este sentido y ésta tiene una de las condenas más altas. Reconozco que me hubiera gustado que fuera a la cárcel aunque ahora está bajo prisión domiciliaria con pulsera electrónica. Ojalá que vaya a la cárcel cuando la sentencia quede firme.

EL ROL DE LA PRENSA

Sostuvo el fiscal Moure que el rol de la prensa fue primordial en esta causa porque a partir de que tomó estado público la investigación, hubo quienes se animaron a contar el calvario por el cual estaban atravesando producto de la aberrante conducta de Barboni. "No descartamos que se puedan registrar más denuncias en esta causa o en otras similares. Quiero recordar que una de las víctimas se animó a hacer la denuncia varios años después. Sintió que no estaba sola y por eso contó su verdad y encontró respuesta en la Justicia. En hechos de esta naturaleza muchas veces la prueba son los dichos de la propia víctima. Por eso digo que es importante que hagan la denuncia no por morbosidad sino para alentar a otros a que lo hagan si han atravesado por situaciones de abuso. La víctima no debe callarse y tiene que sacarse esa mochila de encima. Una de ellas así lo relató durante el juicio. Si no hubiese denunciado (a Barboni), hoy le seria difícil vivir con esa carga el resto de su vida. Y la Justicia, que muchas veces es mal mirada, dio respuestas", dijo.

Finalmente Moure indicó que el año próximo el condenado afrontará otro juicio oral y público por abuso sexual a un adolescente. "Si es encontrado culpable se acumularán las penas. Ojalá cumpla la condena en una cárcel y no en su casa".