Nahuel Luengo: «El parate afecta más a la persona que al atleta»

Nahuel Luengo: «El parate afecta más a la persona que al atleta»

El atletismo es un deporte que se desarrolla exclusivamente en lugares amplios y la mayoría de las veces al aire libre, con la aparición del virus Covid-19 esta práctica se vio completamente suspendida. Surgieron nuevas alternativas para seguir entrenando al cuerpo desde la casa para no perder el ritmo y poder mantenerlo.

El Diario dialogó con el atleta local Nahuel Luengo, quien manifestó como fue adaptarse a una nueva rutina de entrenamientos que fue pensada en conjunto con su equipo de trabajo. Además indicó lo que significó el 2019 para él en materia deportiva y  los objetivos que tenía para este año.

«Al parate me lo tomé con mucha ilusión y preocupado por la situación actual que atravesaba nuestro país y el mundo en sí. Estuve muy feliz por poder parar y entender que a veces parando o disminuyendo el componente de las cargas de entrenamiento uno también puede avanzar en el deporte, no siempre es entrenar, también hay que descansar. Muchísimas veces uno se dedica a una actividad muy específica que colisiona mucho con la salud y con la actividad física en general, así que durante este tiempo pudimos encaminarnos a diferentes tipos de entrenamientos que no veníamos haciendo y que son sumamente importantes para la vida como la flexibilidad, yoga, la meditación y algunos otros», expresó Luengo quien además agregó que la inactividad «afecta más como persona que como atleta, porque es un parate obligado donde uno tenía un montón de ilusiones, de preocu-paciones y ocupaciones. De todos modo lo más importante es la salud, que haya humanidad entre las personas y me parece que eso excede a cualquier actividad deportiva sea en el rendimiento que uno esté: local, internacional, mundial u olímpico, me parece que hasta los propios deportistas olímpicos de nuestro país han dicho que lo importante es parar y entender el momento que estamos viviendo».

ENTRENAMIENTOS

A raíz del aislamiento social, preventivo y obligatorio muchos deportistas tuvieron que cambiar su forma de entrenar ya que no podían concurrir a sus lugares habituales de entrenamiento. En el caso de los atletas si no estás al aire libre es muy difícil que puedas desempeñar exclusivamente el deporte, pero dadas las condiciones de público conocimiento, Nahuel Luengo aprovechó para desarrollar otro tipo de rutina que le permitiera seguir manteniendo su ritmo y estado. 

«Durante este periodo no entrené con la misma intensidad de siempre, ya que con mi equipo hicimos una planificación de cuatro jornadas semanales bastante sencillas y solidarias. En el primer momento que comenzó todo esto estaba viviendo en Buenos Aires, después nos mudamos nuevamente para acá porque mi actividad laboral de la docencia me permitía empezar a trabajar de forma virtual.

Así que desde acá comencé a realizar ejercicios de fuerza general, ejercicios de pliome-tría, de bajo y mediano impacto, ejercicios de meditación, yoga y lo que se podía hacer en algunas escaleras que tengo adentro de casa. La vuelta a los entrenamientos fue con mucha intención y con mucha motivación, por suerte en Balcarce se empezó a ejercitar con un día por medio y terminación de DNI y eso creo que fue importante para ir volviendo progresivamente. El día que no tocaba salir a la calle, hacia algo interesante dentro de mi casa y los días que tocaba salir realizaba más que nada entrenamientos motivacionales, se sintió mucho a nivel corporal como disminuyen nuestras capacidades, sobre todo la de la resistencia que en realidad es una de las capacidades que menos pérdida tiene, pero en el fondo estar tanto tiempo inactivo en una actividad como la que hago de carreras continuas se vio objetivamente diferenciado.

Con mi equipo siempre hablamos de que no estamos entrenando porque la concepción de entrenamiento es una cosmovisión que incorpora la actividad competitiva fundamentalmente. Uno entrena para competir o para ganar. Nosotros ahora estamos entrenando o si se quiere haciendo actividad física para mejorar nuestro sistema y para mejorar la relación con nuestro propio subsistema del cuerpo y eso nos da una garantía sustancial que cuando aparezca la primera competencia a nivel nacional podamos empezar a perfilar realmente cómo vamos a modificar las cargas para llegar de la forma óptima. Eso nos va a ayudar muchísimo y se va a notar la diferencia con aquellos o aquellas que están entrenando para competir cuando no es un momento que lo requiera».

Con respecto a si le fue difícil estar tanto tiempo inactivo, el atleta manifestó que personalmente no le fue muy difícil. «Tengo compañeros que no estaban motivados y les afectó este parate, pero para mí el deporte es una filosofía de vida porque lo practico desde los 10 años y ya es parte de mi vida. Estos últimos años fueron los mejores de mi carrera deportiva ya que pude participar en campeonatos del mundo, lo que implica que yo sí estaba motivado y la motivación es un ente motivacional muy importante y eso sumado a un equipo deportivo con entrenadores, médicos, psicólogos, amigos, familias y demás te da la garantía que en cualquier momento del día podés salir a realizar la actividad planeada y después comprobar la veracidad del efecto de la carga».

COMPETENCIAS

Pese a la pandemia que se encuentra vigente y que en varios países del mundo aún no están dadas las condiciones para volver a los entrenamientos o competencias nacionales, el Campeonato Mundial de Carrera de Montaña se va a disputar en el mes de noviembre y seguramente no contará con presencia nacional. En este sentido, Nahuel Luengo hizo hincapié en que aún no tuvieron comunicación de la CADA y que le parecería inadecuado participar del mismo.

«Nosotros este año a nivel selección nacional teníamos el campeonato del mundo que se va a celebrar pese a la pandemia, de hecho muchos de los equipos de Europa, Asia y África ya dieron el ‘ok’ para participar, mientras que en Latinoamérica son muy pocos los que dieron el ‘ok’ porque todos estamos en un momento bastante tenso. La competencia es en noviembre y nosotros me imagino, si bien no tuvimos ningún comunicado de la Confederación Argentina de Atletismo (CADA), no vamos a participar, de hecho me parecería que sería un poco grotesco, ya que hay personas como por ejemplo en Capital Federal que llevan 137 días sin salir de sus casas para entrenar y en ese sentido me parece muy poco democrático que los que vayamos hayamos sido los que tuvimos un poco más de posibilidades.

A nivel internacional las competencias se están realizando pese a la situación que se está atravesando en todo el mundo y nosotros en Argentina estamos muy lejos de eso. Yo personalmente no tengo intenciones de competir salvo que todo vaya muy bien, cosa que dudo porque sigo el caso muy de cerca. Así que ahora lo importante es la salud de la mayoría o mejor dicho de la minoría que son siempre los más afectados, por eso ahora esa tiene que ser la principal preocupación nacional de los individuos y la solidaridad entre las personas. El deporte siempre va en segundo plano, el deporte no puede ser la actividad principal de nadie, al menos ese es mi pensamiento y esa es mi forma de encarar mi profesión, porque creo que lo primero siempre va a ser la humanidad, la solidaridad, la familia y demás», afirmó.

OBJETIVOS Y BALANCE

Para cualquier deportista el planeamiento de los objetivos es algo muy importante ya que a partir de la fijación de cada uno de ellos es que se planea el año, en virtud de competencias y entrenamientos para poder conseguirlos. El atleta local tenía como meta para este 2020 una nueva participación en el campeonato mundial pero con la presencia del virus Covid-19 esto no será posible. Asimismo, Luengo hizo un balance del año pasado y remarcó la importancia que tuvo en su carrera deportiva.    «El objetivo para este año es el de seguir motivado, entenderse como una unidad y como un todo, pero sobre todo que es importante parar, como así también empezar a observar otros elementos que antes no habías tenido en cuenta. Pero creo que lo importante será fortalecer las actividades laborales que con tanto entrenamiento a veces uno las deja libradas al azar, aumentar el fortalecimiento familiar, la amistad y tratar de ayudar a los que más lo necesitan en este momento tan tenso. Creo que es lo más importante. Pero por fuera de eso el objetivo principal que tenía para este año era competir en el campeonato del mundo por tercer año consecutivo, cosa que ya sé que no se va a dar y estoy satisfecho que así sea.

Creo que el 2019 fue un año muy interesante. En cuanto a lo meramente deportivo creo que marqué un hito conmigo mismo porque pude ser por segundo año consecutivo finalista del campeonato del mundo, cosa que muy pocas personas en la historia de la humanidad del deporte lo pueden hacer y eso me da mucho orgullo.

Asimismo creo que con la participación en los campeonatos pude coronar lo que venía haciendo con tantos años de entrenamiento, a los cuales siempre me dediqué como segunda actividad y estoy satisfecho de eso. Uno siempre tiene en la mente ser finalista de un campeonato del mundo o ser finalista de un juego olímpico y yo logré un puesto que quería, que anhelaba, porque entrené mucho para ello viviendo en condiciones completamente distintas a las de un corredor de montaña ya que vivo en Capital Federal casi ocho meses al año.

Por suerte este momento tan importante en mi carrera deportiva  lo viví en familia y con una Selección Argentina muy fortalecida que año a año va creciendo con muchos deportistas de mucho nivel, ya que los que somos más veteranos estamos siendo alcanzados por los jóvenes, por eso creo que hay que disfrutar de estos últimos momentos hasta que las generaciones más nuevas nos den el batacazo, por eso la importancia de prepararse muy bien para un 2021 y tener todas las posibilidades de lograr ese cometido que tenía y después ir abandonando poco a poco la competición y empezar a perfilarse bajo otra perspectiva en el deporte», subrayó el atleta local.