2266660811

Sábado 22 de Febrero de 2020

11 02 2020 | Policiales |

Excarcelan a la tarotista chilena detenida en Balcarce acusada de una estafa millonaria

La tarorista chilena que a mediados de enero había caído en Balcarce, acusada de una estafa millonaria, recuperó su libertad, aunque sigue involucrada en una causa judicial por el delito de estafa, según confirmó ayer el fiscal de delitos económicos David Bruna.

La supuesta parapsicóloga había sido detenida en Balcarce el jueves 16 de enero junto a otra mujer y un hombre, todos de nacionalidad chilena, y se los acusa de haber engañado a clientes en las ciudades de Mar del Plata y Santa Fe. Ofrecían consejería espiritual y "trabajos de magia".

En Mar del Plata obró bajo el nombre de "Dra. Carolina", en tanto en nuestra ciudad mutó su nombre por el de "Carmen Paz" según figuraba en los miles de panfletos con que empapeló la ciudad.

Hasta la fecha no se conoció si llegó a concretar alguna estafa durante su estadía en Balcarce, oportunidad en la que estuvo alojada junto a sus cómplices en una vivienda alquilada en la zona de calles 38 y 43.

Antes, los estafadores operaron en Mar del Plata, donde alquilaron una vivienda que utilizaban para realizar los contratos y s eocultaban bajo identidades falsas. La "vidente" les garantizaba solucionarle sus problemas de amor, económicos y laborales mediante embrujos y encantamientos.

En marzo del 2019 la fiscalía de Delitos Económicos investigó denuncias similares realizadas por damnificados marplatenses. Un hombre y una mujer entregaron a la tarotista, dinero y joyas con la promesa de hacer crecer sus ahorros.

LOS DETENIDOS

Las personas detenidas, identificadas como Pedro Flores Delgado (52, chileno), Maritza Del Carmen Basovich Givovich (43, chilena) y Natalia del Rocío Basovich Givovich (54, Chilena) fueron trasladados al servicio penitenciario de Batán siendo acusados de los delitos de "Estafas Reiteradas".

HECHOS PRECEDENTES

Audaces para perpetrar las estafas en distintos puntos de la Argentina, los ciudadanos chilenos habían conseguido escapar en 2017 de San Lorenzo y en 2018 de Casilda, ambas ciudades de la provincia de Santa Fe. Y siempre sus fugas eran iguales: muy eficaces y millonarias.

En 2019 hicieron lo mismo de Mar del Plata y se sospechaba que jamás se los volvería a ver por la zona, que buscarían otros rumbos bastante alejados al menos. Pero no fue así, recalaron en Balcarce donde se suponía, terminaron sus fechorías. Ahora en libertad no se descarta que vuelvan, bajo nuevo nombre, a las andanzas.