A cuidarse de un «enemigo invisible»

A cuidarse de un  «enemigo invisible»

Teniendo en cuenta que en esta época del año las temperaturas bajan y los sistemas de calefacción funcionan durante las 24 horas, los riesgos por intoxicación aumentan exponencialmente.

Como parte de su planificación, la Asociación de Bomberos Voluntarios ha lanzado a través de los medios de prensa escritos, orales, televisivos y portales digitales, ante la imposibilidad de efectuar charlas presenciales en sedes educativas y otras, una campaña sobre prevención y difusión de información para evitar riesgos por intoxicación por inhalación de monóxido de carbono.

El ayudante mayor Nicolás Cucci, uno de los responsables de esta acción, explicó a El Diario que en esta época de bajas temperaturas "nos exponemos mucho más a los riesgos por inhalación de monóxido de carbono. Y el único medio para evitarlo es la prevención a través del control del buen funcionamiento de los artefactos".

El monóxido de carbono "es un gas inodoro, incoloro, inflamable, inocuo y altamente tóxico que se produce por la combustión incompleta de combustibles sólidos, líquidos y gaseosos. Es un 'asesino invisible'. Una vez inhalado, se combina con la hemoglobina en sangre a través de los pulmones e impide que el oxígeno llegue a órganos vitales produciendo daños graves ya que las partículas alteran el funcionamiento del sistema nervioso

COMO DETECTAR EL MAL FUNCIONAMIENTO

Cucci remarcó que se detecta el mal funcionamiento de un artefacto cuando su llama es amarilla o naranja en lugar de azul, que es lo normal. También apuntó que se deben revisar los tirajes de los calefactores, termotanques, hornallas y calefones que si no tienen buen funcionamiento despiden monóxido de carbono.

Cuando esto último ocurre, añadió el ayudante mayor Cucci, el individuo tiene síntomas tales como vómitos, náuseas, mareos, falta de aire y limitaciones en sus movimientos que pueden incluso llevar a la muerte. "Por eso -añadió- es recomendable contralar el funcionamiento de los artefactos en forma periódica y ventilar los ambientes para que ingrese oxígeno. También hay aparatos de detección de monóxido de carbono, de costo medianamente accesible, que se colocan en las distintas dependencias de una propiedad".