2266660811

Jueves 14 de Noviembre de 2019

08 11 2019 | Policiales |

Para Barboni piden penas de prisión de 12 y 14 años; su defensa, la absolución

El particular damnificado y la Fiscalía no coincidieron en el pedido de la pena mientras que el defensor solicitó la absolución para su cliente quien en su declaración dijo que no obligó a nadie a mantener contactos sexuales. El veredicto se conocerá el martes 19 de este mes.

Aseguró Barboni en su declaración que nunca obligó a nadie a mantener relaciones sexuales

El docente balcarceño Carlos Barboni, acusado de los delitos de abuso sexual y grooming, dijo al ofrecer un breve testimonio ante los integrantes del Tribunal Oral en lo Criminal N° 4 que nunca obligó a nadie a mantener relaciones sexuales. Lo hizo en la última jornada del debate y luego de que se conocieran los alegatos donde el particular damnificado solicitó la pena de 14 años de prisión, el fiscal Rodolfo Moure pidió 12 años de condena y la defensa del imputado la absolución entendiendo que no había cometido delito alguno ya que la única relación sexual probada por la acusación y admitida por Barboni fue con un joven que a pesar de ser menor, por su edad (16 años) deben decidir a partir de las pruebas reunidas es si se trató de una relación obligada (violación) o consentida por el adolescente.

Los magistrados Alfredo Deleonardis, Gustavo Fissore y Jorge Peralta darán el veredicto el martes 19, a las 12.

Barboni fue acusado por la Fiscalía a cargo del doctor Moure de los delitos de Promoción de la prostitución doblemente agravada por haber sido cometida mediante engaño y contra un menor", "Abuso sexual agravado por haber sido cometido con acceso carnal en forma continuada" y "Corrupción de menores agravada por engaño, en concurso ideal". Esto en relación a una de las víctimas (hoy tiene 25 años).

Respecto de la restante, que hoy de 16 años pero que fuera presuntamente atacada por Barboni en 2017, los delitos que se le adjudican son "Establecimiento de contacto con un menor de edad con el propósito de cometer un delito contra la integridad sexual (grooming)" y "Abuso sexual en grado de tentativa".

Por su parte, el doctor Gustavo Marceillac, defensor de Barboni, sostuvo que a su cliente "le están imputando conductas morales y no delictivas", indicando que los actos fueron consentidos, sin violencia ni engaño alguno que incitara a los jóvenes a estar con su defendido.

Los casos

El 11 de octubre de 2017, un joven de 14 años, o mejor dicho, un usuario de su perfil de Facebook controlado por la Policía acordó que "Joaquín Barbarroja" quería volver a encontrarse y hacer lo mismo que lo que había hecho cinco días antes. Esa vez el menor, engañado por el chat, accedió a reunirse con "Joaquín Barbarroja", quien resultó ser Carlos Barboni y dentro del automóvil Toyota Corolla de éste pasaron cosas. El empresario y ex docente le ofreció dinero para que le practicara sexo oral y lo quiso manosear.

Entre ese primer encuentro y la intervención policial, la madre del menor había descubierto los diálogos. Por eso le dio intervención a la Justicia y a la Policía. Finalmente Barboni fue detenido cuando iba hacia la cita: manejaba su auto acompañado por un joven de 18 años y otro de 20, ambos albañiles, a los que les pagaba por sexo oral y besos.

Pese a que quedó libre, en Balcarce el caso trascendió y eso animó a un joven, que entonces tenía 23 años, a denunciar lo que le había pasado en 2009.

Su relato, en el que contó un modo similar de acercamiento al narrado por el otro adolescente aunque con la diferencia de que en su casa hubo contactos sexuales reiterados a cambio de dinero, permitió conocer también un escondite dentro de la casa de Barboni donde se ocultaban objetos como preservativos, cremas, una lapicera-cámara y memorias digitales.

Cuando el fiscal Moure analizó esos dispositivos de almacenamiento descubrió numerosos videos en los que se veía a Barboni tener sexo con hombres, muchos de ellos jóvenes.

El día de la requisa de su casa, Barboni escapó a un camino rural e intentó suicidarse. La Policía logró detenerlo.