Conmovedor gesto de un médico balcarceño con los 5 hijos de una paciente antes de morir

Conmovedor gesto de un médico balcarceño con los 5 hijos de  una paciente antes de morir

«Ella, Norma, paciente con Covid-19, 78 años, no vidente. Él, Valentín, residente de primer año (bueno, en verdad su primer año terminaba en junio pero la pandemia lo ha extendido). Valentín hoy tenía permiso para irse porque estuvo de guardia la noche previa, pidió quedarse y ver a Norma porque le había prometido al hijo de ella una videollamada para que él pudiera verla y ella disfrutara su voz», decía el posteo en Facebook, junto a una foto que capturaba la ternura del momento entre el joven médico y su paciente.

La historia tiene un trasfondo aún más conmovedor porque esa videollamada, un pedido de los hijos de la mujer al que el médico accedió. Fue el último contacto que tuvo Norma con sus cinco hijos. Al otro día, su estado empeoró y falleció de Coronavirus.

La historia se dio a conocer en las redes sociales gracias a la médica Leticia Moreda, compañera de Valentín Vidal en el hospital San Roque de Gonnet. La publicación de la profesional en la que mostraba a su compañero sosteniendo el celular para que Norma pudiese escuchar la voz de sus cinco hijos por última vez, se volvió viral. La compartieron más de 13.000 personas con decenas de mensajes y cerca de 5.000 reacciones.

 »Una historia más de esta pandemia, una historia más que merece ser contada, una historia más que demuestra que hacer medicina es mucho más que prescribir un antibiótico o colocar oxígeno. Gracias Valentín Vidal, es un gusto compartir mis días de trabajo con vos», expresó la médica.

El joven profesional médico, de 29 años, es de Balcarce. Trabaja en el área Covid-19. Su nombre se viralizó porque su conmovedor gesto permitió que cinco hijos se pudieran despedir de su madre, que había contraído el virus.

Su turno finalizaba a las 9. Pero antes de retirarse, después de haber trabajado toda la noche, se dirigió a la habitación 317 donde se encontraba internada Norma, paciente no vidente, en un área de aislamiento por Coronavirus. Libraba una feroz lucha contra la enfermedad, que empeoraba minuto a minuto.

Como los pronósticos no eran buenos y la mujer no podía mantener contacto con nadie, Vidal le prometió a la familia hacer una videollamada desde la habitación para que los cinco hijos de ella pudieran despedirla.

El médico examinó a la paciente y después de chequear sus signos vitales, le dijo que le tenía una sorpresa. El médico sacó su teléfono celular, se comunicó con los hijos y de esa manera se estableció la videoconferencia. Fueron varios minutos de profunda emoción, lágrimas y dolor.

La mujer pudo disfrutar de la voz de sus hijos y estos saludar a su mamá por última vez.

«Claro que me emocioné»

«Fue algo muy emocionante, tenía como un nudo en la garganta. Claro me que emocioné. Más allá de que los médicos estemos preparados para estas situaciones, uno no puede evitar sentir cosas. Obviamente se me caían las lágrimas, pero no se notaron por todo el equipo de protección que llevaba puesto», contó Valentín.

Pero de inmediato aclaró que no se trata de un gesto aislado que se le ocurrió sólo a él sino que estas cosas las tiene en cuenta la residencia de Clínica Médica del hospital San Roque de Gonnet.

Agradecimiento

Martín Morel, uno de los hijos de Norma, destacó el gesto humano del residente balcarceño. «Estamos muy agradecidos con el doctor Vidal, a quien conocimos en el hospital. Mi mamá se murió pero la actitud de este hombre vale la pena resaltar en medio de tantas cosas que están sucediendo. Fue muy triste pero reconfortante a la vez porque pudimos despedirnos, cuando no todos tienen esa posibilidad», dijo.