2266660811

Viernes 6 de Diciembre de 2019

27 11 2019 | Policiales |

Una avalancha de robos castigó a Balcarce

Los hechos delictivos son, lamentablemente, moneda corriente en Balcarce como en el resto del país, pero en las últimas horas se registraron una cantidad de ilícitos sorprendente. Al menos seis de ellos se perpetraron en poco más de 24 horas, uno fuera de la ciudad, en San Agustín (ver página 3) y el resto dentro del ejido urbano, con un detalle más que llamativo, cuatro de los hechos se realizaron en galpones de los cuales los delincuentes sustrajeron herramientas. De ellos, a su vez, en dos sitios ingresaron levantando chapas del techo.

DANIEL ZARRIELLO

"Los laburantes estamos a la buena de Dios"

El hecho de mayor cuantía se registró en la noche del domingo, aunque recién trascendió ayer, en los galpones donde funciona la herrería mecánica de Daniel Zarriello.

Se trata de dos grandes galpones linderos, unidos por dentro. El techo está a siete metros del piso, pero eso no fue impedimento para que los malvivientes levantaran una chapa del mismo y accedieran sobre una pequeña loza para desde allí con total comodidad descender al piso para realizar su labor delictiva.

Así lo señaló Daniel Zarriello quien narró que en la mañana del lunes "cuando mi hermano entra al taller constató que uno de los portones estaba trabado y que habíamos sido víctimas de un robo".

Destacó que el lugar elegido por los ladrones muestra que conocían de sobra el interior del galpón.

Fueron al menos dos los sujetos que se alzaron con cuanto tuvieron a mano, especialmente herramientas de mano, llaves de impacto, llaves tubo, amoladoras, herramientas de corte, soldadoras, todo de primera marca y de gran porte.

Sumaron además una garrafa un cajón de pesca y una bicicleta que uno de ellos utilizó para transportar los elementos robados que, según estima Zarriello

tendían un valor estimado en los

$ 400.000.

Un vecino, dijo el damnificado, habría escuchado ruidos pero no notó nada llamativo salvo dos jóvenes uno a pie y otro en bicicleta que transportaban bolsas de arpillera cargadas. No alcanzó a sospechar que estaban transportando el producto del robo.

"Creo que han hecho muchos viajes o los esperaba algún vehículo cerca" estima Zarrriello quien resignado deslizó "los laburantes estamos a la buena de Dios".

"Dos en uno" En calle 4 entre 11 y 13

En calle 4 entre 11 y 13 los "amigos de lo ajeno" ingresaron a dos galpones de los que sustrajeron herramientas y otros objetos.

Carlos Kseim, propietario de uno de los galpones, ubicado al fono de su casa narró que el robo se cometió en la madrugada de ayer, alrededor de las 6:30 cuando al menos dos desconocidos ingresaron por un terreno de calle 13 y se alzaron con un tablero completo de herramientas y una garrafa de su propiedad, valuados en unos

$ 20.000, mientras también accedieron al depósito de un vecino a quien le robaron herramientas.

En este caso una vecina sintió ruido,s alertó a Kseim quien se asomó y vio como uno de los malvivientes escapaba saltando por un paredón.

"Tengo una perra en el patio pero se animaron a entrar lo mismo. Estuvieron hasta al lado de la puerta de casa porque había pisadas" apuntó Kseim para de inmediato expresar su dolor: "Es triste que en un pueblo donde nos conocemos todos pasen estas cosas. Nadie hace nada. Y si los agarran al rato los largan".

Hecho no consumado

Un intento de robo que no alcanzó a ser consumado se registró también en la madrugada de ayer en un galpón de calle 9 casi esquina 16. El mismo es utilizado por Juan José Ianonne para guardar su vehículo, herramientas y materiales relacionados con su trabajo de electricista.

En la mañana de ayer, al llegar al depósito comprobó que había sido levantada una chapa del techo por él que el o los delincuentes ingresaron para separar dichos elementos que no alcanzaron a llevarse, saliendo por el mismo lugar por el que habían ingresado.

"Esto produce un sentimiento de desprotección e inseguridad. Si hay quienes se ocupan de robar estas cosas es porque alguien las compra" comentó Ianonne añadiendo que "encima queda el temor de que puedan volver".

Coraje y habilidad para apoderarse de televisores

Hubo "inteligencia" previa y análisis minucioso del escenario en el cual el o los ladrones planeaban moverse.

En la madrugada de ayer, un comercio dedicado a la reparación de televisores ubicado en la calle 22 entre 19 y 21 recibió la "visita" de los amigos de lo ajeno.

Contó Nicolás Lemme, el damnificado, que los autores del robo forzaron y violentaron la reja exterior de seguridad y luego rompiendo un vidrio de 20 centímetros de alto por no más de un metro de ancho accedieron al interior del local.

"Quien ingresó fue una persona de contextura delgada o bien un menor de edad. Era muy reducido el lugar para atravesar a través de el como también para retirar los televisores", contó visiblemente apesadumbrado.

Los desconocidos se apoderaron al menos de tres televisores aunque pretendían engrosar su botín con otros valiosos elementos. Pero al accionarse la alarma con sensores de movimiento adelantaron su huida.

Lemme estimó el perjuicio económico entre 30 y 40 mil pesos.

El hecho fue denunciado a la Estación de Policía Comunal que lleva adelante la investigación.