2266660811

Domingo 19 de Agosto de 2018

06 08 2018 | Policiales | Inseguridad

«Pensaron que había avisado a la Policía y decidieron escapar»

Habían pasado unos pocos minutos de las 20:30 de ayer cuando extraños ruidos provenientes del patio le generaron temor.

Emilia Galante de de la Torre, domiciliada en la calle 26 entre 21 y 23, se encontraba sola en su casa. Aguardaba la llegada de su esposo Hugo, quien estaba desarrollando su labor como sonidista y musicalizador en una institución.

Frente al televisor, en la cocina, la mujer se vio sobresaltada como consecuencia del estallido del vidrio de una ventana metálica y el inmediato ingreso de dos delincuentes.

Emilia salió corriendo hacia el living, tomó el teléfono inalámbrico e intentó pedir ayuda a la Policía. Pero no lo consiguió. Uno de los desconocidos se avalanzó sobre su cuerpo y la hizo caer sobre un sillón.

«El desconocido me tapó la cara para que no lo mire y me dijo que me callara», relató Emilia a El Diario, visiblemente conmovida aún horas después del difícil momento que la tuvo como víctima.

La maniobra delictiva duró unos pocos segundos. Mientras uno de los desconocidos estaba con la mujer inmovilizada, el restante se dirigió a la habitación y extrajo un cajón procurando obtener de su interior algún objeto de valor.

DUDA Y HUIDA

Pero los ladrones prefirieron no avanzar en su accionar. La duda que les generó el hecho de que la mujer haya alcanzado a dar aviso a la Policía los llevó a escapar por el mismo lugar por donde entraron.

«’Vamos, vamos, que viene la Policía’, le dijo uno de los sujetos al otro pensando que yo había alcanzado a comunicarme con la seccional debido a que había quedado activado el teléfono inalámbrico», contó Emilia.

Instantes después, la mujer se comunicó con familiares y con las autoridades policiales, quienes acudieron en forma inmediata.

INGRESO POR UNA OBRA LINDERA

Nunca había vivido una situación así», dijo lamentándose la mujer, quien explicó que los malvivientes consiguieron ingresar al patio de su casa a través de una obra en construcción lindera.

Cuando ya había anochecido, los individuos accedieron al terreno donde se está levantando un complejo de departamentos. Tomaron una escalera y a través de ella descendieron al patio de la casa de la familia de la Torre. Luego la utilizaron para huir aunque en este caso la dejaron abandonada.

«Indudablemente estos ladrones sabían que yo estaba sola en la casa. Pero afortunadamente no pasó a mayores. Tengo un golpe en el rostro producto de que tenía puesto los lentes cuando me inmovilizó uno de los ladrones. Pero no hubo forcejeo ni ninguna otra acción violenta. Reitero, todo fue muy rápido y pensando que había avisado a la Policía decidieron escapar», señaló Emilia.