2266660811

Domingo 19 de Agosto de 2018

09 05 2018 | Actualidad |

Panaderos sostienen que es "más que preocupante" la situación del sector

Juan Bodega, presidente del Centro de Panaderos

La Federación Industrial Panaderil de la provincia de Buenos Aires pidió una reunión con el gobierno nacional ante la crisis que atraviesa el sector y para evitar tanto cierre de locales como despidos. Solicitan que frenen los tarifazos y puedan acceder a beneficios impositivos.

En la misma sintonía se expresan los referentes del sector en el orden local, sosteniendo que la situación en Balcarce no escapa a las generales de la ley.

En diálogo con El Diario, el presidente del Centro de Panaderos, Juan Bodega, destacó la preocupación del sector.

"Estamos complicados, una ya cerró, otra se la dieron a los empleados. Estamos en zona de flotación , venimos con un arrastre de un año y medio que no se toca el precio y los costos se han triplicado. Habría que hacer un ajuste importante, pero la situación nuestra no escapa a la realidad de todo el mundo", explicó.

Al fundamentar los motivos de esta situación dijo que la carga impositiva "es alarmante", sumado ésto a los grandes aumentos en los servicios y el constante incremento de los costos.

"Se nos ha encarecido mucho el costo y hay que sumar los sueldos, que son bajos, pero en la parte de aportes es tremendo. Pagamos un sueldo que al empleado no le alcanza. El patrón dice que es caro y tiene razón y el empleado dice no me alcanza y también tiene razón" comentó.

Por otra parte, el costo de la bolsa de harina parece no tener techo. "La bolsa que valía $ 500, hoy ronda los $ 800, pero no sabemos cual es el valor real", puntualizó.

La situación es más que complicada. "¿Cuánto podemos aguantar?, pregunta y se pregunta, respondiendo: "lo aguantamos los que venimos un poco ordenados, los que, como en mi caso, trabaja el grupo familiar, pero rentabilidad hoy no hay", explicó.

La opción más cercana sería elevar el valor del pan pero, asegura, llevarlo a $ 50 o 60, valores que ya se manejan en la Capital Federal "sería pegarle un tiro al consumo".

Actualmente con un valor que ronda en los $ 40 (precio que está desde hace cerca de un año y medio) asegura que se nota una merma en el consumo, lo que lleva a imaginar lo que podría ocurrir en caso de tener que aumentarlo.

Un dato que aportó Bodega es que mientras antes era habitual que la gente pidiera medio kilo o un kilo de pan, ahora piden más por pesos que por peso, comprando 10, 20 ó 40 pesos.

No obstante, en medio de este panorama poco alentador, Juan Bodega estima que un precio "razonable" como para no tener apremios y poder trabajar con cierta holgura, debería rondar los $ 60 "como para decir que podemos seguir funcionando, con una rentabilidad mínima".

Claro que corresponde también considerar el volumen de venta que debe tener el negocio para que sea rentable, lo que depende de la estructura de cada uno.

Por otra parte, destacó que deben competir contra quienes se manejan dentro de la informalidad, entre ellos "la competencia desleal de las páginas de facebook que venden pizzas, alfajores, tortas, etc., completamente al margen de todo tipo de controles impositivos, comerciales y de salubridad".

"O nos ponemos todos igual y nadie paga nada o pagamos todos", sentenció Bodega para concluir.