2266660811

Lunes 18 de Marzo de 2019

11 03 2019 | Actualidad |

Merenderos barriales ayudan a vecinos a paliar la difícil situación que atraviesan

Los chicos del lugar se acercan en cada tarde

Hace ya más de dos años surgió la iniciativa en la zona de calle 3 bis entre Av. Dorrego (40) y 42 de crear un merendero. Una vez constituido, quienes llevaron adelante esta idea empezaron con unos 10 ó 15 chicos, pero paulatinamente fueron sumándose otros tantos y la cantidad comenzó a crecer hasta llegar a los casi 60 de la actualidad, por lo cual además del merendero inicial fue necesaria la ampliación hasta un comedor, funcionando en la actualidad en ambas modalidades y al que asisten también algunas personas adultas.

Quienes prestan ayudan en este emprendimiento son familiares de la dueña de casa como también algunas mujeres que reciben un sueldo en materia de planes, mientras que cerca de 25 son las que ofrecen apoyo en la totalidad de los merenderos balcarceños agrupados dentro de Barrios de Pie, esta organización que decidió ampliar la tarea a distintos puntos de Balcarce, en domicilios particulares y que, además, depositó en Natalia Arce su confianza para que supervise toda la movida.

Así, hoy son siete en total los lugares dedicados a este fin, donde se preparan diariamente meriendas y, en algunos casos, también cenas para los habitantes del barrio en que se encuentran situados.

"Yo acá tengo mi grupo, después en cada merendero cada encargado tiene su gente. Y los viernes y sábados es impresionante, al menos acá, como vienen. A mí esto me gusta, estar con los nenes me apasiona. Y la organización Barrios de Pie un día me propuso de hacer un merendero, les dije que sí y al principio era un solo día, hasta que les pregunté si podía hacer algún día más y así empecé", contó la citada coordinadora.

CADA VEZ MAS NECESIDADES

Micaela, su hija, también está involucrada en este accionar y es testigo fiel de la realidad que atraviesa mucha gente, tanto del barrio propio como de lugares cercanos.

En ese sentido, contó que "al principio se le daba la leche a los chicos. Después tenemos comedor casi día por medio, a la tardecita los nenes vienen y buscan la comida y se la llevan. El comedor funciona de lunes a sábado".

En ese ámbito, algunos concurren todos los días y otros en forma más espaciada. Un dato para no soslayar es que se acercan chicos de tres años de edad hasta adultos mayores de 60 años, lo que evidencia claramente la realidad que se vive.

Para la obtención de alimentos, además de las donaciones que realizan ocasionalmente particulares y también algunos comerciantes, todos los lunes y martes se vende pan casero que se elaboran allí mismo. Con ello se recauda dinero para la adquisición de carne, el pago del gas y demás.

"Cada vez hay más necesidades, más comida, más gastos, lo noto cuando cocinamos con las chicas. Antes con una olla de diez litros y agua nos arreglábamos para cocinar, ahora tenemos que hacerlo en una de veinte litros", dijo su madre Natalia.

Asimismo, hizo conocer que la situación es similar en otros lugares de la ciudad y que se ayudan entre las mismas compañeras de los merenderos para que los mismos sigan subsistiendo. "Amasan tortas fritas, buñuelos o compran cosas entre las chicas que hay en cada lugar. Yo acá tengo más chicas porque hay más niños y también está el comedor. Pero estoy preocupada por el espacio, ya no entran los chicos", mencionó.

DESEO A CORTO PLAZO

Más allá de todo, la coordinadora de los merenderos y comedores de Barrios de Pie en Balcarce sigue adelante en su tarea y planifica. Tiene un objetivo claro, que es una necesidad que hoy en día se muestra como un deseo personal, pero que de concretarse seguramente traería sus beneficios.

"Me gustaría agrandar el comedor. Necesitaría los materiales. Ya hice un pedido, fui a la Municipalidad y me dijeron que me tiene que ayudar Barrios de Pie. Pero esa es una organización que está en Mar del Plata. Una vez me hicieron llevar fotos, les dije que era para un comedor y me dijeron por qué no te respalda Barrios de Pie. Así que no fui más y como pude terminé el comedor yo", explicó.

Donación de útiles escolares

Una de las campañas más recientes y con la que todavía se puede colaborar tiene relación con la donación de útiles escolares.

La misma comenzó días antes del inicio del ciclo lectivo del año en curso y permanecerá abierta, pudiendo los interesados acercar guardapolvos, mochilas, cartucheras, cuadernos, carpetas, hojas, fibras y todo aquello que pueda ser de utilidad para los niños que lo necesitan para asistir a clases.

Se reciben los mismos en los siguientes lugares: Comedor "Luz y Esperanza", en 3 bis Nº 1218 entre 40 y 42; Merendero "Jesús te ama", en 9 bis Nº 17 entre 112 y 114; Merendero "Una Sonrisa Más", en 28 Nº 378 entre 7 y 9; Merendero "La Sonrisa de mis niños", en 42 Nº 269 entre 3 y 5; Merendero "Rayito de sol", en San Lorenzo Nº 772 entre 21 y 23; Merendero "Carita Feliz", en 20 bis Nº 1634 entre 55 y 57, más otro que funciona en la localidad de Napaleofú.

"Quiero agradecer a la gente, a todos los que colaboraron, a los que vinieron. Esa campaña la hicimos acá, lo subimos al face y la gente ayudó. Pero por ejemplo había chicos que necesitaban zapatillas y no hubo mucho, pero siempre está abierto. Y algo importante es que yo siempre saco fotos cuando entregamos las cosas, para que vean que nada queda acá", señaló Natalia Arce.

Movimientos «Barrios de pie»

El movimiento "Barrios de Pie" nació a nivel nacional en diciembre de 2001, como una organización que buscaba nuclear los reclamos de los trabajadores desocupados a nivel nacional.

Las principales campañas del movimiento se han centrado en la lucha contra el hambre y la pobreza, como también la oposición a las políticas impulsadas por el FMI. En este marco han realizado protestas para pedir mejoras en las condiciones de vida, la salud y la alimentación.

Barrios de Pie organiza comedores populares merenderos que funcionan en varias zonas del país. Además, se encarga de llevar adelante huertas, panaderías comunitarias y emprendimientos laborales.

En materia educativa, el movimiento realiza talleres sobre violencia familiar, apoyo escolar, alfabetización y campañas de salud, entre otros.

«Lo hago de corazón»

Tiempo atrás, el merendero - comedor a cargo de Natalia Arce fue objeto de comentarios negativos que perjudicaron notablemente el accionar del lugar, lo cual sin dudas influyó también en el ánimo de la misma, quien esta vez al disfrutar de la posibilidad de brindar su mirada sobre el tema, no dudó en hacerlo.

"Quiero dejar en claro que yo, que soy la coordinadora, no cobro sueldo. Tengo una pensión graciable de $ 850, ese es todo el ingreso. Se corrió el rumor en algún medio que yo cobraba un sueldo de no sé cuánto, pero nada que ver. Yo no estoy asentada en ningún lado, si la gente quiere puede preguntar tranquilamente. A mí eso me trajo problemas, porque se me cortaron las donaciones, me ayudaban con alimentos no perecederos y después de ese rumor no tuve más ayuda. Pero quiero que quede bien en claro que yo nunca le mentí a la gente, siempre fui clara y sincera, pasa que nadie vino a hablar conmigo y se dejaron llevar por ese medio, que sabiendo que yo no cobraba nada, igual salieron a hablar. Yo esto lo hago de corazón, porque me gusta"