2266660811

Jueves 18 de Octubre de 2018

19 07 2018 | Policiales |

Los robos a los abuelos, cada vez más frecuentes

Blabina Carregal y su esposo Alfredo Cano, víctimas de robo

En medio de la lluvia y el fuerte viento, dos delincuentes decidieron hacer de las suyas en la madrugada de ayer. Eligieron como víctimas a abuelos indefensos aprovechando el momento de su descanso.

Esta modalidad, sumada a la de los engaños virtuales, marca una tendencia desde hace algunos meses y es que los adultos mayores están en la mira de los ladrones suponiendo que no pueden oponer mucha resistencia y eso los convierte en blancos fáciles.

En el caso de los robos, hay una modalidad que lamentablemente prevalece y está generando creciente preocupación. Se trata del ingreso en plena noche a las viviendas, conociendo muy bien los malvivientes que las víctimas adultas viven generalmente solas. Violentan rejas de seguridad y también fuerzan ventanas y/o puertas para luego abordar a sus víctimas.

En las últimas horas, dos sujetos entraron a robar a dos casas separadas entre sí a una distancia no mayor a los 300 metros.

ROBO A LA FAMILIA CANO

Los primeros damnificados fueron Alfredo Cano, de 90 años, y su esposa Balbina Carregal, de 85, domiciliados en la calle 8 número 578, entre avenida del Valle y calle 15.

Fue en los primeros minutos de ayer cuando entraron los ladrones. No cesaron en su propósito delictivo. Rompieron primero la puerta de madera de acceso principal a la casa pero no consiguieron entrar. Insistieron y lo consiguieron destrozando el portón.

Logrado el objetivo inicial, uno de los delincuentes se desplazó por el garage hacia la parte trasera para romper el vidrio de otra puerta mientras que su cómplice hizo lo propio con el de una ventana, por la cual ingresó y se dirigió directamente a la habitación donde se encontraban Alfredo y Balbina.

Confesó la mujer que cuando sintió los reiterados ruidos tomó el teléfono para avisar a un vecino pero no alcanzó a conseguirlo al verse sorprendida con la aparición del delincuente.

"Mientras uno de los ladrones revisaba las restantes dependencias de la casa, el otro estaba con nosotros. A mi esposo lo obligó a acostarse boca abajo y a mí me pedía el dinero. Se lo veía muy alterado", contó la mujer a El Diario horas después de haber sufrido una verdadera "pesadilla".

Los malhechores se apoderaron de diversos objetos, algunos de mucho valor sentimental como un par de aros, y unos 6 mil pesos que encontraron, según informó la Policía.

Balbina señaló que le dijo al ladrón que "la plata que hay ahí, te la doy; no me pidas más porque no tengo. Y dejános tranquilos, no nos golpeen".

El peligroso dúo finalmente escapó mientras que las víctimas dieron aviso a familiares y vecinos. También llegó rápidamente al lugar la Policía, "que nos tranquilizó. Todo esto me da bronca porque no se puede vivir así. Es tremendo. Uno a esta edad es feliz disfrutando de los bisnietos, nietos, de los hijos y de mi marido, y te ocurre esto que es tan feo", agregó Balbina.

INGRESARON A OTRA VIVIENDA

Pero el "trabajo" de los ladrones no terminó allí. Caminaron poco más de un par de cuadras en la desapacible noche para, bajo el mismo modus operandi, robar en la casa que habita Celia Alvarez, de 82 años, en avenida del Valle número 422, entre 10 y 12.

Se presume que trepando por una propiedad lindera consiguieran ingresar a un patio interno de la casa. Allí barretearon una reja de seguridad de una amplia ventana y acto seguido lograron abrir un postigo de madera para llegar a los pocos segundos hasta la habitación donde descansaba la dueña de casa.

Afectada emocionalmente por lo sucedido, la mujer evitó contar lo sucedido a la prensa en momentos en que la Policía hacía su trabajo en el interior de la finca donde los ladrones generaron un descomunal desorden, principalmente en la pieza donde se encontraba descansando Celia.

Según contaron vecinos y allegados que concurrieron al lugar a acompañar a la víctima en tan difícil momento, los delincuentes, que se llevaron artículos de valor y algo de dinero, la inmovilizaron atándole las manos y a continuación huyeron.

CAE UNO DE LOS LADRONES

A partir de las denuncias recibidas en la sede de la Estación de Policía Comunal, el personal de guardia tomó intervención inmediata. Las imágenes obtenidas en el Centro de Monitoreo sumado a alguna descripción que aportaron los afectados por los robos permitieron que los uniformados detuvieran a un joven de 28 años en el sector de calles 16 y 5, que intentó pero no lo logró darse a la fuga ante la proximidad de los patrulleros. Al ser requisado, según señaló el comisario Fernando Javier Cerruti en un informe, se le secuestró una cantidad de dinero coincidente con la que había sido denunciada como robada en uno de los hechos como también una serie de objetos.

Por tal motivo, el fiscal en turno de la Fiscalía de Delitos en Flagrancia, doctor Amabet, dispuso el inicio de las actuaciones sumariales y el traslado del sospechoso a la Unidad Penal número 44 de Batán, imputado de los robos, mientras que los investigadores procuran identificar a su cómplice.