2266660811

Miércoles 21 de Noviembre de 2018

12 09 2018 | Política | PARA ENFRENTAR LA CRISIS SOCIAL Y ECONÓMICA

Los ediles Pajín, Vismara, Muñoz y Loza adhieren a un pedido de medidas urgentes

Concejales bonaerenses de Unidad Ciudadana, el Frente para la Victoria y el Partido Justicialista publicaron un duro comunicado en el que exigen al Ejecutivo nacional y especialmente al provincial una serie de medidas urgentes para afrontar la crítica situación social y económica que enfrentan los bonaerenses. Entre las más importantes, reclaman la conformación de un gabinete de crisis integrado, la instauración de controles de precios municipales, mayor partida para alimentos en los comedores y en las escuelas.

"Ya no estamos en emergencia, estamos en crisis", reza la primera línea del documento de los concejales, que piden un cambio en la política macroeconómica. También exigen "retracción en la tarifas, desdolarización del precio de los combustibles, prohibición de despidos y regulación del mercado cambiario".

El documento, al que adhirieron unos 250 ediles, entre ellos los balcarceños Carlos Muñoz y Gustavo Loza, del frente para la Victoria, Juan Pablo Vismara y María Angélica Pajín de Unidad Ciudadana, afirma también que "durante dos años hemos advertido en reiteradas oportunidades que la situación económica, sanitaria, educativa y social en los 135 municipios que conforman la Provincia de Buenos Aires, empeoraba día a día", es por eso que reclaman un "paquete de medidas anti-crisis para evitar que la situación empeore aún más".

Para ello solicitan la creación de un gabinete de crisis, conformado por el ejecutivo provincial, legisladores, intendentes y concejales para tener información actualizada. También un fondo bonaerense anticrisis, financiado con el dinero de las retenciones.

Además un control de precios municipal, coordinado por la Provincia para que los aumentos no golpean a los ciudadanos. Uno de los puntos más fuertes es la derogación del pacto fiscal, según los ediles, el acuerdo debe terminarse porque no le permite destinar recursos con libertad a las comunas para paliar la crisis.

Por último piden una recomposición de salarios, aumento de partidas para los comedores comunitarios y un aumento en el servicio alimentario escolar, para que los alumnos y las alumnas de los colegios bonaerenses no pasen hambre.