2266660811

Miércoles 21 de Noviembre de 2018

02 07 2018 | Campo |

Las pérdidas por la sequía alcanzan a cerca de 6 mil millones de dólares

El clima le jugó una mala pasada no sólo al agro, sino también al país. Tan es así que la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (Bcba) estimó el impacto de la sequía en la economía argentina, considerando la nueva situación de producción y precios, y con el objetivo de mostrar los efectos adversos del escenario climático sobre el valor agregado, las exportaciones y la recaudación fiscal de las cadenas de valor agrícolas en 2018.

Al respecto, señalaron que prácticamente las pérdidas económicas se han duplicado respecto de al análisis previo publicado en marzo, alcanzando en esta actualización US$ 5.895 millones de valor agregado ya que las condiciones climáticas continuaron desmejorando.

En este sentido, argumentaron que "esta caída no sólo se explica por la disminución en la estimación de producción de soja y su impacto en la molienda, sino también por la caída experimentada por las cotizaciones internacionales desde la publicación anterior, que disminuyeron la compensación vía precios".

Maíz y soja

En sintonía y de acuerdo al Panorama Agrícola Semanal (PAS), la producción de maíz para la campaña 2017/18 se estima en 32 millones de toneladas y la de soja en 36 millones de toneladas, lo que representa recortes del 22% y 33% en relación a las expectativas al inicio del ciclo agrícola.

Por ello, desde la Bolsa porteña señalaron que "en esta campaña el Producto Bruto de las cadenas de la soja y el maíz estará 23% por debajo del nivel que podría haberse alcanzado de no mediar las inclemencias climáticas".

En términos de la economía en su conjunto, la pérdida se estima en 0% del PIB argentino. Sin embargo, cabe resaltar que al analizar lo que sucede al interior de cada una de las cadenas, se observa que las pérdidas no se distribuyen por igual entre los eslabones. Para la Bcba, el principal afectado continúa siendo la producción primaria, con una caída en el valor agregado de US$ 2.331 millones.

También se ven afectados los servicios relacionados, destacándose la pérdida de US$ 422 millones en transporte. Además, indicaron que "los impactos negativos de la seca también llegaron a los productores de carnes y leche que utilizan el maíz y la harina de soja como insumo y deberán enfrentar mayores costos, del orden de los US$ 1.000 millones".

En este marco, desde la Bolsa porteña enfatizaron que "la periodicidad y la magnitud del impacto de los eventos climáticos adversos en un sector tan importante para la economía argentina, ponen en evidencia la necesidad de diseñar e implementar una estrategia integral para la gestión del riesgo agropecuario".

Menos recaudación fiscal

Como si fuera poco, según los cálculos de la Bcba, por el lado de las exportaciones, las pérdidas alcanzarían US$ 5.374 millones, debido a la disminución de las cantidades exportadas de granos y subproductos, compensada en parte por el incremento en los precios internacionales.

Por su parte, la recaudación fiscal también sufriría una reducción de US$ 1.735 millones y explicaron que "se debe a una disminución en lo recaudado por derechos de exportación como resultado de menores exportaciones, y a una caída en la recaudación vía otros impuestos debido al descenso de la actividad".

Desde la Bcba aclararon que este análisis sólo contempla los efectos directos de la merma de producción sobre el sector agroindustrial, por lo que el impacto macroeconómico final sería bastante mayor si se incluyen las interacciones con el resto de los sectores de la economía.