WHATSAPP 2266-660811

Domingo 19 de Noviembre de 2017

EL DIARIO | 14 11 2017 | Policiales | Inseguridad

La "pesadilla" de Teresa Etchebarne

La mujer, de 75 años, fue sorprendida en horas de la noche por un ladrón encapuchado. La ató y le robó dinero. Hay creciente preocupación en la comunidad por la seguidilla de hechos delictivos de esta naturaleza.

"Me decía que me quedara quieta porque si no obedecía, me iba a matar", fue el angustiante relato de Teresa Etchebarne a El Diario

Ya no se trata, lamentablemente, de episodios aislados. Los adultos mayores, a juzgar por los últimos casos ocurridos en este distrito, están en la mira de los delincuentes.

La lista de damnificados se acrecienta con el paso de las horas. Hay denuncias de las víctimas pero las investigaciones, al menos hasta el momento, no llegan al final deseado.

Durante el fin de semana, al robo que sufrieron los hermanos Elsa Juana y Juan Pablo Tognoni, de 83 y 84 años, respectivamente, debe agregarse el que tuvo como víctima a Teresa Etchebarne, de 75 años, domiciliada en la calle 5 entre 22 y 24.

Pasó la noche sin dormir. La tensión y los nervios por el mal momento vivido la obligaron a ello a pesar de estar acompañada por seres queridos.

Anteanoche, alrededor de las 22, Teresa había terminado de cenar. Encontrándose en la cocina fue que observó un movimiento extraño en la parte trasera. Mayúscula fue su sorpresa cuando se percató que un sujeto había ingresado su brazo a través de un pequeño hueco, a raíz de que el vidrio estaba roto, y valiéndose de un alambre procuraba alcanzar la llave que estaba colgada a unos pocos centímetros.

Los gritos desesperados de la mujer obligaron al desconocido a desplazarse hacia otra puerta lateral, la cual rompió a golpes. De esa manera consiguió ingresar a la casa.

Con su rostro cubierto para no ser identificado ("Solo se le veían los ojos", relató la damnificada a El Diario), el delincuente inmovilizó a la jubilada mediante amenazas verbales aunque luego tomó un cuchillo que había en la mesa y la intimidó.

AMENAZADA

"El ladrón me obligó a sentarme en una silla, además de decirme que me quedara quieta porque si no obedecía, me iba a matar", contó.

El único pedido del desconocido era por plata. "¡Dame la plata, la plata!", era su exigencia.

La dueña de casa había guardado algo de dinero en un placard para gastos personales y pagar unas cuentas. Ese fue el botín que reunió el malviviente, quien no conforme con el monto le pidió que le entregara dólares. "Soy jubilada, no tengo dinero para comprar dólares", fue la respuesta de Teresa.

No obstante, y para asegurarse de que no le estaba mintiendo, el sujeto tomó un par de cordones de unas zapatillas y le ató los pies para luego provocar un gran desorden en la habitación en busca de objetos de valor.

Transcurridos unos diez minutos de esa "pesadilla", el ladrón decidió irse. "No me golpeó aunque sí me amenazaba en forma constante. En un momento le dije que por favor se fuera, que en la casa no había más plata, y que no me dejara encerrada. Entonces fue cuando me dijo que no me moviera, apagó la luz del living y cerró la puerta, dejándome la llave sobre un paredón para lo cual tuve que levantar la persiana. Previamente, a los saltos, y con mucha dificultad, pude acercarme hasta la cocina, tomé el cuchillo y pude liberarme de la atadura", expresó.

Minutos más tarde, familiares y vecinos arribaron hasta el hogar de Teresa para contenerla. También lo hizo el personal de la Estación de Policía Comunal que trabajó hasta cerca de la medianoche levantando rastros para incorporar a la causa.

CRECIENTE PREOCUPACION

Hay preocupación en distintos ámbitos de la comunidad por la reiteración de estos violentos episodios que tienen a los adultos mayores como principales víctimas de los delincuentes.

En la última sesión del deliberativo del pasado jueves, el Frente para la Victoria pidió respuestas al oficialismo sobre el oportunamente anunciado Plan Integral de Seguridad a nivel distrital que todavía no está implementado. En tanto, el Departamento Ejecutivo ha mantenido reuniones y contactos con funcionarios policiales y judiciales para analizar la problemática que sigue sumando víctimas.