La familia del ladrón asesinado defendió al jubilado balcarceño que lo mató

En medio de la polémica por los últimos casos de delincuentes asesinados por jubilados en situaciones de robo, la familia de uno de ellos escribió una carta en la que aclaró que no condena al hombre mayor, un jubilado oriundo de Balcarce que estaba radicado en Mar del Plata desde hace varios años, que disparó porque "reaccionó como cualquiera lo hubiera hecho".

Se trata de la tía de Lucas Nahuel Jérez, el joven de 27 años que días atrás intentó ingresar junto a dos cómplices a una vivienda ubicada en la calle Azopardo al 3300, en el barrio de Colinas de Peralta Ramos, en la vecina ciudad balnearia.

En esa oportunidad, el dueño del domicilio, el balcarceño Néstor Génova, de 81 años, se despertó al escuchar ruidos, agarró su escopeta calibre 12 milímetros y le disparó al ladrón, que estaba entrando por un ventiluz del baño: una bala en el ojo derecho que le produjo la muerte instantánea.

"Nosotros no condenamos al hombre mayor por lo que hizo, reaccionó como cualquiera de nosotros lo hubiera hecho, no vamos a tomar represalia contra el ni contra su hogar, somos una familia de gente trabajadora", escribió la tía de Jeréz en la carta que le hizo llegar a la prensa.

Además, la mujer aclaró que su sobrino no salió "antes de tiempo de la cárcel (de Batán, donde estaba detenido por otro delito), por cuestión del Covid-19?, sino que lo hizo recién cuando "cumplió su condena".

"Es más, tendría que haber salido en marzo, pero por la pandemia se retrasó al mes de abril, no fue beneficiario de nada", insistió.

"No justificamos el accionar de Lucas"

"Más allá de cómo ustedes lo llaman delincuente, chorro, etcétera, él ante todo era hijo, hermano, sobrino y nieto y atrás hay una familia que sufre, respeten nuestro dolor. No justificamos el accionar de Lucas, nunca estuvimos de acuerdo con su forma de vida, pero era una persona adulta que tomaba sus propias decisiones. Siempre tuvo una familia atrás que lo amaba y lo contuvo lo mejor posible pero cada uno elige su camino", recordó la familia.

La causa quedó en manos del fiscal Fernando Castro, quien resolvió no detener por el momento al dueño de la casa. De todas formas, se iniciaron actuaciones por los delitos de "homicidio agravado por el uso de arma de fuego" y por "tenencia ilegal de arma de fuego".