2266660811

Lunes 18 de Febrero de 2019

26 01 2019 | Campo |

La Argentina vendió más carne en 2018, pero a precios menos ventajosos

El informe mensual del IPCVA (Instituto de Promoción de la Carne Vacuna) indica que en el último mes del año pasado se embarcaron 36.900 toneladas peso producto, lo que significa que en el año el acumulado fue den 369.000 toneladas. Eso, a su vez, equivale a 553.000 toneladas res con hueso.

Con ese cierre anual, se produjo un salto del 77% con relación al total de exportaciones de carne vacuna alcanzado en 2017 y de nada menos que 170% en relación el registro de 2015, último año de la gestión kirchnerista.

Pero si el salto en volumen fue realmente importante, no se obtuvo el mismo resultado en cuanto al ingreso de divisas. El crecimiento en este rubro fue de 46% interanual, debido a la caída de los precios.

El nivel de embarques del 2018 fue el más alto de los últimos nueve años. Hay que remontarse al 2009, cuando se produjo la gran liquidación ganadera, para encontrar en las estadísticas de Agroindustria un volumen mayor. En aquel nefasto 2009 el tonelaje de envíos al extranjero sumó 661.400 toneladas res con hueso. La mayor parte era carne de vacas que no volverían a parir terneros y así se produciría un violento ajuste del stock.

MAS VOLUMEN

Esta vez, las exportaciones de carne crecieron mucho en volumen en gran medida gracias a la gran demanda de China, que impulsó los precios de las vacas un 60%, de acuerdo con el acumulado del 2018. China es por mucho el gran destino de la carne argentina: allí se envió el 56% del total de los cortes exportados. Rusia aparece segunda con otro 11% del volumen. Entre los dos mercados sumaron el 67% de las ventas, que fundamentalmente fueron de carne de vaca.

El incremento de las ventas a esos dos destinos, que llevan carne de baja calidad, influyó para que el ingreso de divisas tuviera un crecimiento menor al que se dio en los volúmenes embarcados. El valor promedio por tonelada fue de 4.200 dólares en el caso de China y de 3.400 dólares en el caso de Rusia. Por el total de 553.000 toneladas vendidas en 2018 ingresaron al país 2.000 millones de dólares, 46% más que en el año previo.

A la influencia de los bajos precios promedio de China y Rusia se suman las caídas de los precios en los mercados de alto valor que conserva la Argentina, como Alemania, que pagó un promedio de 10.600 dólares por toneladas, lo que indica una caída del 12%. La baja fue también marcada en los valores que pagó Holanda. Allí la caída fue de 8%.

Según analistas del sector, lo que se dio en esos mercados fue un incremento de la oferta, por la combinación de ventas de Cuota Hilton, no Hilton y de la Cuota 481, en el marco de la cual se pueden exportar sin aranceles un grupo mayor de cortes. Esa mayor oferta se combinó con una tendencia a la reducción en el consumo que se viene dando en los últimos años, al cambiar las tendencias alimenticias de las nuevas generaciones de europeos.