WHATSAPP 2266-660811

Domingo 17 de Diciembre de 2017

EL DIARIO | 02 12 2017 | Actualidad | Nuevas autoridades

José Luis Bodega: un regreso como decano con proyectos que entusiasman

José Luis Bodega inició ayer su tercer mandato no cosnecutivo como decano

Si bien después de su primera experiencia conduciendo los destinos de la Facultad de Ciencias Agrarias entre 1993 y 2001 continuó desempeñándose como docente, el ingeniero agrónomo José Luis Bodega volvió al ruedo como decano con el compromiso de concretar los proyectos que lo entusiasmaron durante la etapa previa a su designación.

En la mañana de ayer asumió el cargo junto al vicedecano, ingeniero agrónomo Miguel Pereyra Iraola, en una ceremonia desarrollada en el aula mayor del edificio que funciona en la Unidad Integrada Balcarce y que fue presidida por el rector y el vicerrector de la Universidad Nacional de Mar del Plata, Alfredo Lazzeretti y Daniel Antenucci, respectivamente. Junto a ellos estuvieron las autoridades salientes Virginia Hamdan y Rolando Sueldo, además de numerosos invitados especiales.

DESAFIOS DE LA NUEVA CONDUCCION

Entusiasmado por esta nueva etapa que le toca afrontar como decano de una de las facultades de Ciencias Agrarias más reconocidas del país por la calidad en la formación de profesionales, Bodega tiene en su agenda una serie de temas prioritarios en los que enfocará su gestión.

El transporte de los estudiantes es uno de ellos. Y lo mencionó en primer lugar. «Ya hemos hablado sobre esta cuestión con las autoridades del Rectorado marplatense y de la propia Municipalidad local. Hay varias propuestas sobre la mesa que pueden conducir a la solución de la problemática», dijo esperanzado el flamante decano entrevistado por El Diario.

También lo entusiasma la posibilidad latente de elaboración de un plan estratégico para la Universidad marplatense y, por ende, para la Facultad de Ciencias Agrarias. «Estas son cosas -admitió- que trascienden la función. Podremos definir los trazos gruesos de las políticas en cuanto a investigación, docencia y hacia dónde queremos ir en los próximos diez ó quince años. Quizás de esa forma tengamos una gran movilidad que hasta ahora no la veo en nuestra facultad y en otras. Hoy la realidad nos demuestra que el sector agropecuario avanza en forma rápida y los planes estratégicos se quedan atrancados».

Otro asunto que figura entre las prioridades para la dupla Bodega – Pereyra Iraola es la necesidad de generar acciones tendientes a aumentar la matrícula de alumnos de grado y posgrado y además actualizar y ampliar la oferta académica en ambos casos. «Para ello debemos revisar el plan de estudio. Creo que estamos un poco alejados de la demanda del medio. Entiendo que nos hemos concentrado mucho en la parte que hace a la investigación y descuidamos un poco la actualización profesional, es decir la realización de cursos sobre diferentes especialidades», subrayó.

El potencial de la Unidad Integrada

La Estación Experimental Agropecuaria del INTA Balcarce y la Facultad de Ciencias Agrarias desarrollan desde 1962 actividades conjuntas de docencia universitaria, investigación, extensión y capacitación.

En este punto, Bodega sostiene que esa labor coordinada debe potenciarse todavía más, lo que se traducirá en nuevos logros académicos, científicos y tecnológicos. «El potencial que tiene la Unidad Integrada Balcarce creo que no está totalmente explotado. Por ejemplo, aquellos profesionales que están por recibirse tienen dos opciones a la hora de hacerlo: realizar un trabajo de campo o elaborar una tesis. Queremos en nuestro caso avanzar sobre la idea de poder instrumentar pasantías en empresas, establecimientos u otras experimentales del INTA. Eso los acercará más al mundo laboral», explicó.

EL NUEVO EDIFICIO

Otro de los objetivos delineados por Bodega y que pretende que se convierta en una realidad junto con su equipo de trabajo es poder reactivar y conseguir que se finalice la ambiciosa obra del nuevo edificio para la Facultad. «Los trabajos se han ejecutado en un 50 por ciento. Nuestra tarea será gestionar para que se consigan los fondos necesarios para terminar la obra», afirmó.

Finalmente, Bodega confesó que también lo motiva de este desafío la necesidad de que el sistema educativo, y la Facultad de Ciencias Agrarias local, sea más ágil en cuando a la introducción de los cambios «para lo cual es necesario que confluyan distintos pensamientos». Además elogió la capacidad intelectual y humana de su vicedecano, el ingeniero Pereyra Iraola: «Nos conocemos y nos entendemos bien lo cual se hace más fácil el trabajo».

Los Tekis en Balcarce