"Insinuó hacerse pasar por enfermo para que la gente le tenga lástima"

"Insinuó hacerse pasar por enfermo para que la gente le tenga lástima"

El relato fue desgarrador. No aguantó más y sintió la necesidad de revelar detalles de la relación tormentosa que mantiene con uno de sus hijos, Hugo Sotelo (43 años), quien cobró notoriedad pública durante el fin de semana porque por espacio de algo más de cuarenta y ocho horas fue buscado intensamente por efectivos de distintas reparticiones de la Policía Bonaerense, Bomberos Voluntarios, Socorristas Voluntarios de Balcarce e incluso se sumó el Aero Club local aportando una aeronave para distintos sobrevuelos al temerse por su integridad física.

Desapareció de su lugar de trabajo dejando traslucir que se podría llegar a quitar la vida al no poder recomponer una relación amorosa con quien fuera su pareja, que ya había acudido a la Justicia para pedir protección.

Sotelo finalmente apareció en el atardecer del lunes en inmediaciones al cruce de las rutas provinciales 29 y 74, en Ayacucho, con indicios de estar desorientado. Más claro: estar perdido en tiempo y espacio.

A su regreso a nuestra ciudad fue evaluado clínicamente en el Hospital Municipal Subzonal. Allí los médicos entendieron que su diagnóstico no requería internación. Más tarde, la Policía le permitió retirarse y retornar al día siguiente para ofrecer su testimonio que ya está incorporado en la causa en trámite.

UNA HISTORIA DE MIEDO Y ANGUSTIA

Detrás de la "desaparición" de Hugo Sotelo se dijeron muchas cosas. Las redes sociales no fueron ajenas a ello.

Más allá de los sinceros deseos expresados por muchos usuarios para que sea encontrado, estaban también quienes planteaban sus dudas sobre lo sucedido y algunas críticas también dirigidas hacia los familiares por la actitud mantenida durante las horas de intriga.

Carmen Giordano, mamá de Hugo, sintió la imperiosa necesidad de salir a decir su verdad, de relatar en primera persona el calvario que sufrió pero también cómo el miedo se apoderó de ella por las conductas de su hijo en los últimos años.

Esperó que El Diario, junto a los representantes de algunos otros medios presentes arribaran a su casa, en la calle 38 entre 11 y 13, para ingresar después de haberse ausentado unos días por la situación vivida. Es que Carmen tenía miedo que Hugo estuviera adentro y mostrara una conducta agresiva hacia ella por su accionar.

Recorrió cada dependencia de su hogar y luego, más tranquila, se sirvió un vaso con agua, tomó un sorbo y se dispuso a hablar. Dijo sentirse nerviosa pero estaba convencida que quería hablar, sacar de adentro la angustia contenida.

Sus primeras palabras fueron de agradecimiento para cada una de las personas que durante muchas horas trabajó en la búsqueda de su hijo y también se disculpó "por haber dedicado ese valioso tiempo, que le restaron a sus seres queridos".

También aclaró el porqué como madre no radicó la denuncia de averiguación de paradero. Fue entonces cuando sus palabras comenzaron a describir una relación nada fácil entre ella y Hugo, que es uno de sus cinco hijos.

"NO ES LA PRIMERA VEZ QUE SE HACE PASAR POR LOCO"

No disimuló la angustia que le significaba hacer público una situación familiar pero necesitaba sentirse aliviada interiormente. "Yo no hice la denuncia para que lo busquen porque se lo que es él (Hugo) como persona. No es la primera vez que se hace pasar por loco. La gente habla porque no lo conoce, no sabe cómo es él. Como madre tengo un profundo dolor pero siento que tengo que salir a decir lo que los demás integrantes de esta familia estamos viviendo. Mis otros cuatro hijos se han ido de la casa y no se acercan por él, que además dice que ésta es supuestamente su vivienda y hace lo que quiere. Es una persona que siente que todo tiene que ser a gusto y paladar de él", contó.

AMENAZADA

Carmen expresó también que en más de una oportunidad fue amenazada. La última vez, indicó, fue por un problema sentimental. "Hugo me pidió que interviniera para recomponer la relación amorosa (con su ex pareja), a la que quería que fuera a buscar, pero yo le dije que no iba a ser cómplice. Yo no sabía si quería golpearla como hizo con otras mujeres, que ojalá ahora salgan a decir la verdad. Una de ellas, por ejemplo, a través de las redes sociales escribió 'Por fin se va a hacer justicia'. Hugo es un golpeador. Y no tengo miedo de lo que me pueda pasar de ahora en más con mi vida. Es por eso que salgo a hablar. No quiero ser cómplice ni de él ni de nadie porque yo camino por la vida con la cabeza en alto", afirmó.

-¿Ya hay radicada una denuncia por amenazas hacia su hijo? ¿Pidió el botón antipánico por seguridad?

- Yo pedí ante la Policía una orden de restricción de acercamiento y de exclusión de mi casa. Cuando lo estaba haciendo, la Policía se entera que lo habían encontrado en Ayacucho. Es decir, hice el pedido antes de que apareciera porque conociéndolo sabía que nunca iba a quitarse la vida. Lo insinuó para hacerse pasar por enfermo y que la gente le tenga lástima. Otras veces ha dicho que estaba enfermo, incluso llegó a pelarse para decir que tenía cáncer, reitero, para que la gente le tenga lástima pero no era verdad. Por eso el resto de la familia estamos sufriendo todo esto.

-¿Hubo alguna otra situación que haya terminado en una denuncia contra su hijo ante la Policía?

-Denuncias tiene en la Policía. Por golpeador, pero la verdad que no quise preguntar mucho más. Pero existen. Incluso me allanaron mi casa.

-La Policía informó que cuando lo hallaron a su hijo en Ayacucho, se encontraba desorientado, perdido en tiempo y espacio. ¿Cree que fue así?

-Lo fueron a buscar a Ayacucho y a su regreso lo llevaron al Hospital, donde los médicos lo revisaron y más tarde lo soltaron. Yo me pregunto cómo una persona que dice ser depresiva, que supuestamente se quería quitar la vida, no queda internada en observación en el nosocomio. ¿Y si esa noche pasaba algo? Yo iba a ser la culpable por haber radicado una denuncia ante las autoridades policiales y solicitar una restricción de acercamiento. A mi nadie me tiene que señalar por nada. Me cansé de todo ésto, de que haya gente que viniera a mi casa a golpearme la puerta para decirme que Hugo era un sinvergüenza, que se quedaba con la plata de los trabajos, que debía esto o lo otro. Me cansé de esta situación. Quiero vivir en paz pero también quiero que la gente sepa lo que es él.

-¿Tiene miedo?

-Si, tengo miedo, tengo miedo. Tal vez él en forma directa no haga nada pero quizás puede mandar a algún otro.

-¿Está más aliviada ahora?

-Como madre estoy súper dolida porque tener que llegar a esta situación por un hijo es una de las últimas cosas que una se puede imaginar. Pero quiero que la gente sepa la verdad, que (Hugo) no cague más a nadie, que no golpee a ninguna otra mujer. Soy mujer y he sido golpeada por lo que no puedo permitir que esto continúe. El se hace la víctima para pasarla bien. Hay quienes se preguntaban porqué la madre no salió a pedir públicamente a través de los medios que se buscara a su hijo. La verdad es que si a mí me preguntaban si quería que los buscaran, iba a responder que no porque estaba convencida que a los dos o tres días iba a aparecer. No es la primera vez que lo hace. Por eso, una vez más agradezco a todos quienes se vieron involucrados en esta búsqueda pero al mismo tiempo les pido disculpas.