2266660811

Lunes 18 de Febrero de 2019

21 01 2019 | Campo |

Fuerte inversión apostando al maíz

El ing. Gustavo Mancini explicó a la prensa detalles cómo trabaja la planta de secado de maíz en espiga

La realidad demuestra que en los últimas dos campañas agrícolas, el maíz es el cultivo que mayor crecimiento ha tenido y también el que más aporta a la cadena en su conjunto en materia de valor agregado.

Producto de este creciente protagonismo, los proveedores de semillas desarrollan estrategias para abastecer la demanda apuntando a la ampliación de la frontera agrícola como consecuencia de una mayor demanda de alimentos y el surgimiento de nuevos usos, como los biocombustibles.

EN EXPANSION

Uno de los semilleros que apuesta fuerte a esta producción es KWS, cuya casa central se encuentra en Balcarce, con programas de mejoramiento para poder producir más y mejor.

La empresa, de origen familiar nacida en 1856 en Alemania, con fuerte presencia en unos 70 países, efectuó recientemente una fuerte inversión de varios millones de dólares en una planta de secado de maíz en espiga en la sede ubicada sobre la avenida San Martín.

Medios de prensa nacionales y El Diario, especialmente invitado, participaron de una recorrida por la planta acompañados por Gustavo Munk, director de Producción para Sudamérica; el gerente del área comercial, Gonzalo Bravo, y el coordinador de Producción, Gustavo Mancini.

MAYOR CAPACIDAD OPERATIVA

"La importante inversión concretada a permitido ampliar la capacidad operativa de la planta. Ahora podemos procesar unas 900 toneladas en la planta de secado (entre 15 y 20 toneladas de espigas por hora) en el proceso total que dura unos cuatro días", explicó el ingeniero agrónomo Mancini.

Remarcó, por otra parte, el especial cuidado que se pone en cada etapa de secado del grano para mantenerle la vida y el vigor. "Son fundamentales las condiciones de humedad y temperatura en el proceso de secado", añadió Mancini.