2266660811

Sábado 17 de Agosto de 2019

07 06 2019 | Policiales |

Forcejeó con el delincuente que le robó su maletín utilizando un inhibidor de alarma

Mayúscula fue la sorpresa de un productor agropecuario en la mañana de ayer cuando, encontrándose en el interior de un local comercial, en avenida San Martín entre 111 y 113, observó como frente a sus ojos se desplazaba un sujeto con un maletín verde que reconoció como propio, el cual había dejado en el interior de su camioneta Toyota Hilux. Fue entonces cuando Miguel Lombardo salió corriendo tras sus pasos con el único fin de recuperarlo.

El hecho se produjo ayer pasadas las 10. Según informó la Policía, el damnificado corrió al ladrón hasta la calle 113, donde le dio alcance y forcejeó ante la atónita mirada de vecinos y automovilistas.

El delincuente optó por desprenderse del maletín y correr hacia un automóvil Toyota Etios, blanco, en el cual lo aguardaba su cómplice. Ascendió al mismo y ambos emprendieron la fuga.

OPERATIVO CERROJO

Al tomar conocimiento el Centro de Monitoreo Municipal de lo sucedido a través de las cámaras ubicadas en ese sector, comunicó la novedad de inmediato a la Policía Comunal. Su titular, comisario Javier Peñalba, dispuso un operativo cerrojo sobre la Autovía 226 contando con la colaboración de personal del Destacamento de Seguridad Vial, Patrulla Rural y la Sub DDI.

El rodado, que había sido identificado, fue hallado minutos más tarde en un sector parquizado frente a la planta industrial de McCain, donde también había otros vehículos. Los uniformados redujeron a los dos ocupantes del automóvil involucrado en el robo. Lo llamativo de la requisa fue que en poder de uno de ellos hallaron un inhibidor de alarma, un nuevo aliado para los ladrones. Se trata de un sistema de bloqueo que impide, cuando se acciona, el cierre centralizado de las puertas y, por ende, que suene la alarma cuando se las abre.

Todo indica que valiéndose de esta modalidad, el delincuente se apoderó del maletín de Lombrado que contenía valiosa documentación.

Los detenidos, ambos oriundos de la provincia de Córdoba, cuentan con antecedentes penales. Inicialmente fueron trasladados a la Sub DDI y posteriormente, por disposición de la doctora Romina Díaz, a cargo de la Fiscalía de Flagrancia del Departamento Judicial de Mar del Plata, remitidos a la Unidad Penal de Batán, donde quedaron alojados.