2266660811

Jueves 23 de Mayo de 2019

18 02 2019 | Política | Axel Kicillof en Balcarce

«Este proyecto político que representa el macrismo es un desastre para la Argentina»

Axel Kicillof quiere pisar fuerte en territorio bonaerense. Desde que Cristina Fernández dijo que era su preferido para disputarse el sillón de la Gobernación a María Eugenia Vidal, intensificó su presencia en el territorio. Ayer visitó Balcarce por primera vez.

Primero dialogó con la oposición justicialista en el deliberativo, luego se reunió con directivos de la Cámara de Comercio e Industria y finalmente participó de un acto en la sede del STM.

Admitió, en diálogo con la prensa, que se sintió «sorprendido» por la realidad que le plantearon los miembros de la Cámara local. «Me contaron un panorama desalentador. Hay cierres de comercio, desocupación y dificultades para que se desarrolle el comercio y la industria. Esto es parecido a lo que se ve en el resto de la provincia y el país», afirmó.

- El diagnóstico se conoce pero, ¿cómo se sale de esta situación?

- Leía en los diarios que el Gobierno decidió, según sus publicistas y expertos en comunicación, entre ellos Jaime Durán Barba, que no se hable de economía. Pero ahora la economía habla sola. Cuesta llegar a fin de mes, se pierden fuentes laborales y todos los rubros complicados. El gobierno no habla del tema y cuando lo hace le echa la culpa a otro todo el tiempo. Me tiene impresionado. Este gobierno el primer año dijo que estaba todo fenómeno cuando se estaba rompiendo todo; el segundo año, que la culpa era del Gobierno anterior; el tercero, que la culpa era de Trump, de la crisis internacional y de Turquía, y este cuarto año que va a ir todo mal porque el gobierno que viene no será de su color político. Hace cuatro años que están y no tienen responsabilidad de nada. Puso tasas de interés usurarias, las tarifas las dolarizaron y no mejoraron los servicios, no hay inversión pero si ganancias extraordinarias en sectores muy cercanos, por no decir amigos del alma o testaferros alguno de ellos, al Gobierno. Lo más grave es que los argentinos viven con miedo y angustia porque le desordenaron la vida a todo el mundo. Hoy hay que volver a ordenar las cosas.

- ¿Como se ordena la situación para ir en la búsqueda de un cambio?

- Ya hay varios dirigentes que se han dado cuenta. Al inicio de este gobierno, algunos opositores orbitaban alrededor de él. A esta altura, muchos de ellos han recapacitado al darse cuenta que este proyecto político que representa el macrismo es un desastre para la Argentina. Hay un avance con una oposición más clara y voluminosa. Hay gente que no se animaba a criticar a la gobernadora Vidal o a Macri, y hoy lo hacen. Es el primer paso decidirse a ser opositores, cueste lo que cueste. Para este gobierno, si sos opositor a los dos minutos son el anticristo.

- Sin embargo dicen que (María Eugenia) Vidal mide bien?

- Yo leí el otro día que Vidal quería separarse de la boleta de Macri. Creo que Vidal, si mide bien, es porque han utilizado procedimientos del marketing y publicidad para diferenciarla de Macri. Pero buena parte de la sociedad se da cuenta que Macri es Vidal y Vidal es Macri.

- Si Kiciloff se anima a ser precandidato a gobernador, ¿qué medidas plantearía?

- Hoy, para que cambie la Provincia, es necesario que se consolide ese núcleo opositor. Tendríamos instrumentos en la Legislatura para disputar cosas obvias. Vemos que el presupuesto de Vidal es un desastre porque apela a más endeudamiento y ajuste. Una fuerza legislativa debe empezar ya a cambiar la Provincia.

- ¿Cuales son los límites del frente opositor?

- No tenemos límites, lo digo sinceramente. Es una decisión de cada dirigente de decir si es oficialismo u oposición. Obviamente después armaremos un frente electoral y definiremos las candidaturas. No podemos elaborar un candidato en un laboratorio. Tenemos que ver quien tiene más posibilidades.

- ¿Cual es el rol de Cristina Fernández?

- Es claramente la candidata opositora y es, según una encuesta de Clarín, la que más mide. Después falta la posición de ella, que ha dicho que si es un obstáculo para la unidad daría un paso al costado. La intención es armar un frente político que pueda generar una transformación en la Argentina.

- ¿Si no es Cristina, quien entonces?

- Veremos. La intención es darle a la ciudadanía una alternativa clara y que la entusiasme. Sabemos nosotros que hay muchos que están enojados con Cristina, conmigo y con otros. Tendremos que dar señales de que estamos dispuestos a escuchar eso y modificar lo que haga falta.