2266660811

Jueves 23 de Mayo de 2019

04 05 2019 | Política |

«Estamos viviendo un período de crisis por herencia recibida y por errores propios»

El Intendente mantuvo un extenso diálogo con El Diario

«Voy a ser candidato. ‘Juntos vamos por más», lema de campaña utilizado en 2017, se repetirá en los próximos comicios. El intendente Esteban Reino intentará ser reelecto como Intendente para poder continuar con su programa de gobierno. Asegura que quizás la semana próxima se comience a hablar de la integración de las listas de concejales y consejeros escolares dentro del radicalismo pero también con el PRO como aliado.

En una extensa entrevista concedida a El Diario en su despacho, Reino respondió a múltiples temas. Lógicamente que varios de ellos giraron en torno a la difícil realidad que atraviesa el país en general y Balcarce en particular, aunque fijó la mirada en una cuestión primordial, de la que no piensa apartarse, y que trasladará a los que forman parte del gobierno de Cambiemos a nivel municipal: «La mejor manera de pensar en una reelección es trabajando en la gestión. No quiero que nadie se distraiga por la elección. Quiero que cada uno siga enfocado en su trabajo. Esta será la mejor carta de presentación ante el electorado».

- En la oposición aún no hay nombres firmes de precandidatos aunque se barajan algunos para postularse a la Intendencia. ¿Cuál es la postura del oficialismo al no tener aún un rival concreto?

- Eso forma parte de la discusión que tendrá que tener el kirchnerismo y el justicialismo. Nosotros debemos estar enfocados estrictamente en nuestro gobierno municipal. El otro equipo tendrá que ver como mueve sus fichas. Es muy difícil conseguir candidatos.

- ¿Palpa usted que los escenarios son diferentes en cuanto a la percepción del votante en los niveles municipal, provincial y nacional?

- Todo está atado a lo que se decida en los niveles provincial y nacional. Creo que a nivel nacional puede haber una elección pareja pero en la Provincia está más claro el panorama a favor de María Eugenia Vidal. Y ojalá a nivel local sigamos la misma suerte. La gente sabe cortar boleta. No hay que subestimar al electorado. También sabe que hay un proyecto en marcha, con dificultades, con una crisis profunda pero también ve de reojo lo que pasa en Venezuela, un país que hace tres ó cuatro años muchos sectores kirchneristas lo tenían como modelo. Hoy estos se olvidan de ello. Hacia ese modelo íbamos con el kirchnerismo. Hay un mundo muy complejo. Si bien el común de la gente no está interesada políticamente, mira de reojo y toma conceptos de lo que puede llegar a venir. Y sabe que de la mano del kirchnerismo puede ser aún más duro y prácticamente irreversible el panorama. Incluso más grave de lo que nos pasó a nosotros en 2001.

- Pasaron algo más de tres años del gobierno de Cambiemos. El país atraviesa una crisis. ¿Por qué en este tiempo no ha podido encontrarle la solución a la inflación, la pobreza y la desocupación, por ejemplo?

- Es verdad que estamos viviendo un período de crisis por herencia recibida y por errores propios. El propio Mauricio Macri dijo que lo que parecía fácil de revertir, no ha sido así. Creo que ahora se están tomando medidas para revertir la situación. Pero estos procesos tienen consecuencias severas. Se ha hecho y se hace una gran contención social. A los sectores más postergados llega la ayuda pero falta una inyección en el sistema productivo para tener un panorama más claro y crecer en forma sostenida, lo cual nos sacará de esta situación.

- Se alcanza a nivel local a atender la demanda en la sociedad?

- Se trata de llegar con ayuda a todos lados pero también hay una gran contención por parte de Nación y Provincia a través de distintos planes. También instituciones intermedias colaboran en aspectos que hacen a la alimentación. Por ejemplo, los comedores escolares funcionan en forma diferente al gobierno provincial de Daniel Scioli. Hoy los chicos comen con alimentos de calidad y cantidad. También es fundamental generar empleo genuino. Que no sea el Estado, como en otras épocas, quien tenga que absorber la mano de obra. No podemos cumplir ese papel porque nos asfixia la realidad.

- Han aparecido una cantidad significativa de merenderos y comedores. Esto de alguna manera refleja la necesidad creciente en materia alimenticia que existe?

- Es así. Hay movimientos sociales que tienen que prestar una función social y hacen un merendero. Para ello perciben ingresos de Nación, que muchos se olvidan de decir.

- Volviendo a la cuestión electoral, ¿le preocupa que haya en Balcarce una alianza del arco opositor para enfrentar al oficialismo?

- No me preocupa. Nosotros tuvimos la mayor cantidad de concejales cuando el justicialismo fue unido.

- En algún momento el gobierno local fue traccionado por lo que sucedía a nivel nacional. Ahora las cosas han cambiado. ¿Puede ocurrir lo contrario a partir del malestar existente con el Gobierno nacional por sus políticas y que eso le juegue en contra al oficialismo en Balcarce?

- Puede ser. Hay gente que está defraudada o disgustada, con el ánimo caído. Puede ser que repercuta en la base electoral que tuvimos. Pero ojalá eso no pase.

- ¿Considera que mantiene el apoyo de la gente?

- Tenemos sondeos que nos dan con la misma imagen que teníamos cuando asumimos.

Andamos siempre en la calle, recorriendo obras, viendo también cuando cometemos errores pero la gente ve que se hacen obras. Hoy las hay en los cuatro puntos cardinales de la ciudad, algo que se mantuvo durante los cuatro años de gobierno y no paró. Eso la gente lo ve y lo valora.

- Habló de los errores. ¿Cuáles, a su entender, han sido los más importantes?

- Más que errores hay falta de respuesta a muchos reclamos. Entre ellos el tema de baches, pero ahora se está haciendo de manera coherente un trabajo con la Cooperativa de Electricidad. Se ha hecho mucho pero es mucho lo que falta.

- ¿Por qué el Municipio no puede hacer con el bacheo un trabajo que la Cooperativa hace sin ningún inconveniente?

- Nosotros armamos una cuadrilla para hacer cordón cuneta y asfalto, lo que implica diez ó doce personas trabajando permanentemente. Hacer otra como la que tiene la Cooperativa nos significaba tomar varias personas más y decidimos no hacerlo. El costo era más alto que tercerizar el trabajo. Aparte, lo que habíamos hecho fue con asfalto caliente, sin las herramientas ni el personal necesario y no quedaba bien, por lo que tomamos la determinación de que lo haga la Cooperativa. Creo que fue un acierto. Se está haciendo bien. También le hemos dado el recambio de las lámparas del alumbrado público.

- ¿No le preocupa el estar «alimentando» a quien puede ser su rival en las próximas elecciones municipales, el presidente del consejo de administración de la Cooperativa, Jorge Guzmán?

- Nosotros tenemos un trato institucional. Sabemos que el presidente pertenece al justicialismo y lo respetamos como él nos respeta a nosotros. No hay que mezclar la institución con la Municipalidad. Después, para las elecciones se verá si ellos deciden tener una candidatura. Somos respetuosos de eso.

- ¿Cómo va a ser el diálogo con el PRO a nivel local de cara al armado de la nueva lista?

- Como siempre, vamos a respetar los lugares en la lista. A nivel local siempre hemos sido respetuosos, abrimos nuestras listas y este año seguro no va a haber dificultad para eso. No lo hemos charlado pero son charlas que no duran más de diez ó quince minutos. Ellos tienen una banca en juego, la que vamos a respetar. Y vamos a seguir trabajando como hasta ahora donde no hemos tenido, más allá de algunas diferencias, mayores inconvenientes.

- ¿Cual es la relación con del Gobierno de Vidal, porque por un lado se la califica de excelente pero los dineros que llegan no lo reflejan de igual modo?

- La relación es excelente. En lo que hace a la coparticipación, la digitalización del sistema hizo que el porcentaje bajara no solo en Balcarce sino en muchos municipios. Pero, por otro lado, tenemos una obra de cloacas de 60 millones de pesos del gobierno provincial y no se si el Conurbano tiene una obra de semejante magnitud. Y eso es gracias a la buena relación con el Gobierno bonaerense al que siempre le hemos rendido en tiempo y forma las obras que nos han mandado Lo mismo ocurre con el Gobierno Nacional.

- En lo personal, ¿qué siente cuando es víctima de agravios, agresiones o palabras hirientes?

- Trato de estar al margen de todo eso. Siempre le digo a nuestro gabinete que lo peor que se puede hacer es la ofensa y máxime si esa ofensa es personal. En todos estos años no he contestado ni una sola ofensa y no quiero que mi gabinete conteste ningún agravio. A veces extraña quien lo hace porque es gente que nos conoce y de pronto lo hace para sacar una ventaja política, pero eso es boomerang.

- ¿Duelen esas agresiones verbales?

- Hay cosas que sí, pero trato de que pase rápidamente, dar vuelta la página y no enfrascarme en eso que no tiene sentido. Siempre digo que hay que estar preparado para el agravio y también para el día después de dejar la función.

- ¿Y para el ensalzamiento exagerado?

- También, obviamente. Hace 24 años que estoy en política y he visto a los que se acercan, a los que se van, a los que vienen y hoy veo a políticos nuevos que caen en eso de los que se acercan para sacar ventajas. Nosotros ya hemos pasado por esos errores y los detectamos fácilmente. Y también hay que darse cuenta de la soledad en la que queda uno cuando pierde. Pero todo pasa, todo tiene un tiempo. Hay que aprender de los errores de otros. Hay que asumir que no somos ni eternos ni indispensables. Hay que tratar de no tener el ego elevado.

- ¿Cuáles serían las principales apuestas si renueva en el cargo?

- La primera apuesta es a que el país salga rápido de esta situación, que se ponga en funcionamiento el sistema productivo y dentro de éste, nosotros hemos trabajado mucho en lo turístico y en condiciones de un país distinto las vamos a poder plasmar. Si esto empieza a mejorar, puede ser una piedra fundamental para que Balcarce tenga el despegue que no ha tenido y necesita, y que el turismo sea una fuente de atracción de trabajo. El autódromo no tiene que ser solo un atractivo en lo deportivo.

- Mucho de lo que está haciendo el Gobierno no se condice con las ideas del radicalismo. ¿Imaginaba el escenario actual a nivel país?

- Puede haber ideas brillantes en lo ideológico pero la realidad marca otro camino. Ya le pasó al radicalismo siendo gobierno en el 2000. Es entendible lo que le pasa al Gobierno. Se pueden tener ciertas ideas pero a la hora de sacar adelante al país, se tiene que ser pragmático. Hay que ver lo que sea mejor para que esto pueda volver al engranaje de la producción. De pronto hay que tomar medidas aún en contra de ciertos pensamientos ideológicos. Pero si son efectivas y le mejoran la calidad de vida a la gente, bienvenidas sean.

- Pero muchas de las medidas que se han tomado apuntando a mejorar el nivel de vida de la gente, terminaron afectándola y mucho.

- No haber podido resolver el tema de la inflación es lo que afectó y después el cóctel del tema tarifario, que ha dejado heridas muy grandes a muchos sectores.

- ¿Qué siente al salir a recorrer la ciudad y ver la cantidad de negocios que bajan sus persianas, el creciente desempleo y la gran caída del movimiento comercial?

- Hay una recesión que se nota y no se pude ocultar, la palpamos, la vemos. Más que preocupación, genera más tristeza ante la pérdida de fuentes de trabajo que después cuesta mucho recomponer. Y ese es el gran desafío, pasar rápidamente esto y poder generar un círculo virtuoso que nos permita recuperar al que quedó sin trabajo, lo cual no va a ser sencillo.