"Es una tarea difícil pero que te reconforta"

"Es una tarea difícil pero que te reconforta"

A causa de la pandemia por el Covid-10, la Red Argentina de Bancos de Alimentos debió redoblar esfuerzos para contribuir con la atención de miles y miles de personas en vulnerabilidad social. Para ello debió adaptar sus operaciones y actividades de acuerdo a una serie de requerimientos sanitarios y de bioseguridad necesarios para de esa manera garantizar el cumplimiento de su función principal: gestionar donaciones de alimentos para colaborar con la nutrición de quienes más lo necesitan.

Los bancos de todo el país, entre los que se encuentra el que funciona en Balcarce, reaccionaron de manera rápida y eficaz.

A pesar de los esfuerzos que algunos sectores de la sociedad civil han desplegado y siguen haciéndolo para tratar de paliarlo, el tema del hambre continúa instalado dramáticamente en la sociedad.

Según datos estadísticos, hubo un aumento superior al 40 por ciento en la demanda de los alimentos lo cual da una idea del impacto de la pandemia.

UNA IDEA QUE CRECE

Fue en 2001 cuando producto de la crisis nació en Tandil una agrupación destinada a conseguir alimentos para facilitar la tarea en la lucha contra el hambre de cada día. De esa forma nació el Banco de Alimentos Tandil (BAT), una herramienta al servicio de los comedores, centros comunitarios y demás instituciones sociales asociadas a la entidad.

Con el paso del tiempo, esa propuesta fue creciendo y multiplicándose en distintos puntos del país.

En Balcarce empezó a tomar cuerpo a partir de una experiencia piloto en 2017, que derivó en la creación del Banco de Alimentos local, que pasó a formar parte de la Red Argentina junto a otros 25. El trabajo solidario y comprometido de un grupo de voluntades permitió que varios miles de kilos de mercadería se pudieran almacenar a partir del aporte de numerosas personas y empresas y luego distribuirse entre organizaciones comunitarias, garantizando la trazabilidad.

Uno de los voluntarios que abrazó el proyecto con mucha fuerza por compartir estos principios es Fernando Mendoza. Forma parte del engranaje de una pieza que funciona aceitadamente y que en este 2020 viene cumpliendo un papel preponderante.

El Banco de Alimentos Balcarce tuvo la nada sencilla misión de haber encabezado la distribución de 10 millones de kilos de papa que donó la multinacional McCain, lo cual ha sido reconocido por los beneficiarios.

COMPROMISO ASUMIDO

Tal cual lo informó El Diario en su edición del último martes, fruto de su compromiso, dedicación y esfuerzo, Mendoza fue designado como director ejecutivo de la Red Argentina de Bancos de Alimentos al tiempo que continúa desempeñándose como vicepresidente del Banco local que preside Javier Fornieles.

Feliz por el nombramiento, expresó que asumía el compromiso de "seguir trabajando y creciendo en red para generar una Argentina más igualitaria y solidaria".

Si bien sabe que tiene una misión clave dentro de la Red, consideró durante la entrevista que "lo importante es que somos voluntarios y cada uno aporta lo que mejor sabe hacer".

Valoró el trabajo concretado en pandemia donde se duplicó la demanda de alimentos pero al mismo tiempo se pudo dar respuesta a los requerimientos. "Hubo un trabajo coordinado y maravilloso para distribuir la gran cantidad de toneladas de papa donadas.

Fueron 10 millones de kilos de papa de las cuales 2,5 millones de kilos se distribuyeron entre los bancos de alimentos, otros 2,5 millones a la casi totalidad de municipios bonaerenses y distintas provincias a través de un trabajo coordinado con Desarrollo Social, y el resto a ONGs.

"La multinacional McCain confió en la Red, que hace un seguimiento del producto para que no se comercialice ni se haga un uso político del tema. Es una tarea difícil pero que te reconforta", explicó.

Además de mitigar el hambre y la desnutrición en Argentina, la Red Argentina de Bancos de Alimentos pretende promover la creación de nuevos Bancos, asistir, capacitar y trabajar junto a instituciones en la asistencia alimentaria y en la implementación de programas para el desarrollo humano, coordinar los intercambios de excedentes de alimentos, asegurar el cumplimiento de los procedimientos, contribuir en la reducción al mínimo posible el descarte de productos alimenticios que sean aptos para el consumo humano y generar alianzas estratégicas en pos de establecer políticas solidarias entre diferentes actores sociales.

Todo esto está enmarcado en la transmisión de valores tales como transparencia, austeridad, eficiencia, respeto a la diversidad, solidaridad, equidad, compromiso y confianza.

El flamante director ejecutivo está entusiasmado con una serie de propuestas, entre ellas la creación de un Centro Hortícola Solidario que funcionará en el predio de la Sociedad Rural marplatense, en inmediaciones de Sierra de los Padres.

Contó Mendoza que el mencionado proyecto ganó un concurso organizado por una fundación suiza y el dinero recibido será volcado a su concreción. "El INTA nos acompañará con capacitaciones, cultivos experimentales y otras acciones. En seis meses será algo digno de mostrar desde el grupo de Bancos Mar y Sierras a nivel nacional. Se apuntará a potenciar el rescate de frutas y verduras a gran escala para abastecer de alimentos de alto valor nutritivo a las familias asistidas por dichos bancos", señaló Mendoza.

La Red Nacional, que preside la tandilense Liliana Cagnoli, cuenta en la actualidad con 25 Bancos. Quiere, según lo establece el plan estratégico 2030, llegar a crearlos en todas las provincias y atender a 3 millones de personas con necesidades. Hoy la ayuda llega a la mitad de ese número.

En su rol de director ejecutivo, Mendoza coordina el funcionamiento de los Bancos además de involucrarse en la búsqueda de acuerdos con empresas nacionales e internacionales. Pero en esta tarea diaria que lo tiene ocupado, el voluntario no deja de sorprenderse por la confianza que genera la Red para no solo distribuir los alimentos sino también para desarrollar programas, que son varios. "Es un trabajo complejo -acotó- que exige coordinación".

Orgulloso del nombramiento

Si bien admitió que la solidaridad y la voluntad de trabajar es el secreto de este éxito, Mendoza se mostró sumamente agradecido al Banco de Alimentos Balcarce y a cada uno de sus integrantes, a los que definió como "leones" a la hora de trabajar por el prójimo.

"Javier (Fornieles) me dijo en broma cuando se me informó de la designación que me autorizaba a trabajar en la Red Nacional pero debía continuar siendo vicepresidente del Banco local, entre risas. Es un grupo maravilloso que dedica muchas horas a esta labor solidaria. Todo esto es posible con voluntarios. Por eso es importante que esta obra se difunda y se conozca. No solo pedimos donaciones sino invitamos a los voluntarios que se sumen. Esto es todo a pulmón", indicó.