WHATSAPP 2266-660811

Domingo 19 de Noviembre de 2017

EL DIARIO | 28 10 2017 | Política | Carlos Erreguerena

Erreguerena no se calló nada

El exintendente participó de una reunión en el PJ local, invitado por referentes del duhaldismo, sector al que mostró su adhesión cuando condujo la Municipalidad. Habló del presente del peronismo, hizo un repaso de su gestión y pasó algunas facturas.

Quizás la distancia mantenida le hace ver las cosas de otra manera, sin estar "contaminado" de la política. Después que culminó con su mandato de cuatro años al frente del Departamento Ejecutivo, en el año 2007, el ingeniero Carlos Alberto Erreguerena decidió dar un paso al costado. Hoy su vida pasa por disfrutar de la familia, del trabajo en el SENASA y de practicar golf.

Desde aquel entonces se ha mantenido al margen, más allá de alguna aparición esporádica, de la militancia, desencantado seguramente con algunas actitudes y conductas dentro del peronismo, el partido que le permitió llegar a conducir los destinos de Balcarce luego de derrotar en las urnas al ex intendente José Luis Pérez, interrumpiéndole así una seguidilla de tres mandatos al frente del Gobierno municipal aunque cuatro años más tarde, éste se tomó revancha.

Pero más allá de esa cuestión, Erreguerena no se calló nada. Con su particular estilo para decir las cosas, directo, sin rodeos, horas después del comicio legislativo del último domingo participó de un cónclave justicialista en la sede de la calle 22, convocado por referentes del duhaldismo con el apoyo local de la Agrupación Lealtad y Lucha. La reconstrucción del peronismo fue la causa que los congregó tras la dura derrota.

El exintendente aceptó la invitación. Escuchó atentamente las distintas ponencias, entre ellas la del exembajador en Sudáfrica, Héctor Flores, estrecho colaborador del general Juan Domingo Perón, y luego opinó.

Su exposición trajo a colación lo que vivió durante su período como Intendente, donde habiendo manifestado su adhesión al duhaldismo en aquella época, sufrió el "castigo" del por entonces presidente de la Nación, Néstor Kirchner, cuando públicamente le pidió que "tenga coraje" para terminar con "los rincones de los viejos negocios pactistas" en su afán porque se sume al frente que proponía a Cristina Fernández como candidata.

Cuando llegó a la Intendencia, recordó, "lo hice sin partido, sin plata y sin estructura política. La base de la campaña fue caminar y tomar contacto con la gente, el cara a cara. Hoy todo eso ha cambiado a partir de la irrupción de las redes sociales y de los intereses de los medios periodísticos. Hoy llegar a la gente es muy distinto a aquella época".

EL COSTO DE ESTAR CON DUHALDE

Su acercamiento al doctor Eduardo Duhalde, confesó, tuvo su costo. "A él (por Duhalde) lo ví pocas veces. No iba a golpearle la puerta para que me abrace y me diga que todo estaba OK. Por esos años en lo que era Intendente creí que con los funcionarios provinciales y nacionales se podía avanzar de manera seria y responsable. Pero no fue así. Vino lo del 2005 en Balcarce en la que todos saben lo que pasó durante la presencia de Kirchner. Hoy varios de los que estaban con él se pasaron a la vereda de enfrente. Uno en Cumplir (Florencio Randazzo) y otro en el massismo (el exgobernador Felipe Solá). Me tuve que bancar que Massa y Solá me diga traidor, y ahí los tienen ustedes, perdidos en las cerrazones", expresó.

Pero todo llega, añadió Erreguerena. Con la conciencia tranquila de no haber sacado los platos de los pies y sin rencores, aunque memorioso, contó que "la peleamos en los cuatro años de gestión., no nos fuimos. Era también por entonces presidente del Partido Justicialista en Balcarce. Salvo los militantes y un grupo de personas que me acompañaban, es resto se fue y armó estructuras políticas por afuera. Y por si fuera poco, dentro del Concejo Deliberante me hacían pedazos, literalmente. En cuatro años no me aprobaron ni un proyecto de presupuesto ni una rendición de cuentas. Incluso compañeros que iban en la propia lista del oficialismo. Lo sucedido es un modelo de lo que le pasó al justicialismo. Extrapolen eso a nivel nacional y verán que es más jodido aún".

LA REALIDAD DEL JUSTICIALISMO

No ocultó su dolor por la realidad que atraviesa el peronismo, que hoy busca fuerzas para resurgir tras la debacle electoral. Para Erreguerena, "estamos en un problema serio.

Las cosas hay que madurarlas, hay que trabajar y hablar más con la gente. Quedó demostrado en las últimas elecciones que hubo candidatos que creían que lo conocían de toda la vida y al momento de la votación muchos se preguntaban quién es este tipo. Hay que trabajar con la juventud y decirle la verdad, lo que es el justicialismo, de donde venimos y donde estamos parados para de esa manera rearmar la estructura".

Alejado de la política como dirigente, se siente tranquilo a punto tal que "puedo caminar por la vía pública sin problemas mientras hay exintendentes que andan en autos con vidrios polarizados". No lo mencionó pero el mensaje estuvo más que claro: José Luis Pérez.

Por último, Erreguerana elogió a Duhalde, lo consideró el "último transformador de la política" y que seguirlo "me costó mucho". Incluso fue más allá y cuestionó duramente a "algunos aprovechadores de turno que están desfilando por Comodoro Py".

Un vasco auténtico, que dijo muchas cosas que tenía guardadas a los peronistas que ya piensan en como poner de pie al partido.

Apelando a una frase que usa a menudo Mirtha Legrand, Erreguerena no es rencoroso pero si memorioso.