2266660811

Domingo 21 de Julio de 2019

01 07 2019 | Política | La concejal Mónica Llarena afirmó:

«El edificio de la Comisaría se nos va a caer encima»

La publicación de hace siete días de El Diario planteando las condiciones deplorables en que subsiste el centenario edificio que ocupa la Estación de Policía Comunal fue el eje de la sesión de anteanoche en el Concejo Deliberante.

A la vista está que la sede carece de un mantenimiento adecuado para que el personal que allí trabaja pueda desempeñarse en las condiciones de seguridad e higiene que corresponden y a su vez el vecino que concurre a efectuar consultas o trámites pueda disponer de las comodidades necesarias para ello.

El Concejo aprobó un proyecto confeccionado por los bloques Unidad Ciudadana, Frente para la Victoria y Cumplir planteando la urgente necesidad de que la Municipalidad efectúe una inspección del edificio para evaluar la calidad edilicia, la seguridad e higiene.

Pero eso no fue todo. En otro de sus artículos señala que de acuerdo al resultado que arroje la inspección, «se evalúe la clausura y trasladado de la Comisaría local» a otro edificio.

Estado «lamentable»

Al momento de la argumentación, la concejal Mónica Llarena (Cumplir) aseguró que el estado actual que presenta la sede policial, que funciona en un edificio centenario, es «lamentable».

«La deficiencia edilicia es grave. Uno ingresa a la Comisaría, que cuenta con 14 oficinas y trabajan 190 efectivos y administrativos, y observa techos y cielorrasos caídos, oficinas inhabilitadas y baños que no cumplen con las mínimas condiciones de seguridad e higiene», detalló.

Añadió Llarena los múltiples inconvenientes que se registran en los días de lluvias, por ejemplo, y habló también del desmoronamiento del revoque producto del paso del tiempo y de la falta de un adecuado mantenimiento y de calefacción.

Llarena indicó que «si pretendemos tener una seguridad de calidad, es prioridad ocuparse de las condiciones necesarias que deben tener los uniformados en su lugar de trabajo para mejorar, además, la calidad de la atención. El Gobierno debería prestarle mucha atención a este tema porque el edificio de la Comisaría se nos va a caer encima. Legalmente entiendo que ya le puede caber una clausura». Acotó además que es la Municipalidad quien maneja el presupuesto para infraestructura en la sede policial.

Vio con buenos ojos el traslado de la institución ante el peligro existente de conservación edilicia. Por eso Llarena exigió una inspección de profesionales en la materia para evitar inconvenientes futuros y abogó por su traslado a otra sede entendiendo que «sería inverosímil que las refacciones den resultado»

PEDIDO A PROVINCIA

Por su parte, el concejal Sebastián Pinilla (Cambiemos) reveló que tiempo atrás el intendente Esteban Reino elevó al Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires un proyecto para que se construya un edificio nuevo para la Policía Comunal.