2266660811

Jueves 18 de Octubre de 2018

20 01 2018 | Actualidad |

El dueño del sonido

Mauricio Cano es operador de radio Mitre desde 2012

El trabajo de los operadores técnicos de radio es fundamental para lograr esa mágica conexión entre lo que sucede en un estudio y lo que la audiencia escucha. Sin su presencia no podría concretarse ningún programa de radio. De su asistencia y del desarrollo de su labor dependen la puesta en el aire y, por supuesto, el resultado en sí.

Ellos están en "la pecera", detrás del vidrio. Palpan de primera mano lo que ocurre en el estudio y además son los primeros oyentes.

Desde el año 2012, el balcarceño Mauricio Cano se ha convertido en uno de los operadores de radio Mitre Mar del Plata. Como si fuera un cirujano, debe operar consolas con múltiples botones, demostrando su pericia para acompañar a quienes están dentro del estudio. Por eso se dice que es un oficio no apto para dedos lentos.

Su ligazón con el grupo se inició a partir de 2008 cuando comenzó a retransmitir la señal de FM 100 en Balcarce, agregando luego la AM 790 a través de FM 95.3 en 2011.

Un año más tarde, Mauricio fue convocado para formar parte del equipo de trabajo en el espacio Clarín de Mar del Plata. Desde entonces, durante los veranos y también en otras épocas del año es uno de los responsables, por su capacidad, conocimiento, idoneidad y creatividad, de que cada emisión salga con la calidad que se merece el oyente.

Es un convencido que la mejor emisión o puesta en el aire se logra de acuerdo con el grado de alquimia que se genera entre conductor y operador. Si esa empatía funciona, todo va de maravillas y resulta esencial para el éxito del programa.

Por eso se lo ve disfrutar con lo que hace. "Mi misión es operar desde el Espacio Clarín para AM 790, con conexión directa con Capital Federal, desde donde se retransmite para todo el país. Fue Pablo Colángelo quien me invitó a sumarme a este equipo de trabajo y al cual estoy muy agradecido", expresó a El Diario.

Hoy afianzado en su labor, Mauricio refleja a través de su rostro la felicidad no solo por la labor que desempeña sino por la calidad humana de quienes lo rodean.

Imposible de olvidarse cuando le confirmaron que se sumaba al staff de trabajo del grupo WAM, que gerencia radio Mitre Mar del Plata, y debutaba haciendo de operador del programa de Jorge Lanata. "No lo podía creer. Me explicaron entonces como era el desarrollo del programa. Se armó inicialmente un estudio en una playa pero a Jorge no le gustó y transmitimos donde hoy se encuentra el espacio Clarín, en Alberti 1242", dijo.

Rodeado de equipos de última generación, Cano tiene muy en claro que del arte de abrir y cerrar el micrófono depende no sólo un programa, sino también toda la grilla artística y comercial de la emisora. "Es fundamental respetar la grilla, eso es lo que me piden", cuenta mientras se prepara para sentarse frente a la consola para tomar el control cuando a las 17 aparezca en el éter Alfredo Leuco con "Le doy mi palabra", hasta las 20, junto a Marcela Giorgi, desde "La Feliz".

- ¿Cómo es trabajar con un periodista de la talla de Alfredo Leuco?

- Para mí constituye una satisfacción enorme además de una gran responsabilidad. Leuco es una de las personas más bondadosas con las que me ha tocado trabajar. También se disfruta el pase entre el programa "Encendidos en la tarde", que conduce "Rolo" Villar y "Le doy mi palabra". Hace poco entre ellos bromearon diciendo que yo había estudiado con "Rolo" en Los Pinos.

LA PRINCIPAL PREOCUPACION

El año pasado, los organizadores del premio "Martín Fierro" incluyeron la terna de mejor operador en radio para resaltar la labor que ellos realizan. "Como operador -comentó-, mi principal preocupación es que las voces salgan bien y que la transmisión no se interrumpa, además de que se mantengan estables los equipos".

Más allá de su función, Mauricio (34 años), un apasionado de los medios de comunicación, no desaprovecha la posibilidad de seguir aprendiendo. Como operador, tiene acceso a la más alta tecnología que luego en la medida de sus posibilidades trata de aplicar esos conocimientos en esta ciudad. "Me gusta mirar como cada uno hace su trabajo. Los productores son impresionantes. En cuestión de minutos logran tener del otro lado de la línea a los entrevistados. También me fijo en como se desempeñan los conductores, algo que a mi también me gusta hacer. Veo como manejan los tiempos e interactúan con el otro", afirmó.

Con elogios o críticas, los operadores técnicos actúan con el slogan de los boy-scouts: siempre listos y con el ojo avizor. Quizá, para definir esta labor, es bueno hacer referencia a la frase de Saint-Exupéry: "Lo esencial es invisible a los ojos", porque en la radio los operadores técnicos son absolutamente imprescindibles.