WHATSAPP 2266-660811

Lunes 26 de Junio de 2017

EL DIARIO | 12 04 2017 | Actualidad | Intensa precipitación

El día después de los 250 milímetros

"Felizmente todo tiende a mejorar después de tres días de lluvias intensas", sostuvo el intendente Esteban Reino en un reportaje concedido a El Diario. Valoró además el trabajo previo concretado que favoreció el escurrimiento del inmenso caudal de agua, que evitó el agravamiento de la situación.

Después de tres días de precipitaciones continuas, llegó la calma. Mermó la intensidad del viento, el agua continúa escurriéndose por los carriles naturales y lentamente comienza a aclararse el panorama aunque aquellos sectores más castigados seguirán padeciendo los efectos de las inundaciones por algunas horas, en unos casos, y varios días, en otros.

Pero el trabajo de quienes se desempeñan en distintas dependencias municipales, con el invalorable aporte de los integrantes del cuerpo activo de bomberos voluntarios y los representantes de Defensa Civil, a lo que se sumó la colaboración de efectivos del Ejército Argentino provenientes de la ciudad de Mar del Plata, y de vecinos e instituciones solidarias, está permitiendo sacar la situación adelante.

Pero se sabe que luchar contra la naturaleza no es tarea sencilla, máxime después de una precipitación de alrededor de 250 milímetros.

Reino: "Todo tiende

a mejorar"

Ayer, en su despacho, y luego de haber mantenido una reunión con sus más estrechos funcionarios para evaluar minuciosamente la realidad de los efectos de las inundaciones, el intendente Esteban Reino, preocupado pero ocupado como le gusta decir, exhibía una muestra de alivio. Lo peor había pasado si bien conoce que no hay que descuidar detalle sobre lo que vendrá para estar preparado y actuar en la medida de las posibilidades y recursos existentes.

La tranquilidad de ahora antes fue tensión, nerviosismo y preocupación. Pero el titular del Departamento Ejecutivo no ocultó su satisfacción en un punto primordial como lo fue el que las medidas preventivas tomadas rindieron su fruto. Y especialmente se refirió a los trabajos de limpieza de aquellos canales que permiten el escurrimiento de las aguas que bajan de la parte alta.

"Felizmente todo tiende a mejorar después de tres días de lluvias intensas. El balance nos dejó como saldo once personas evacuadas, pocas en realidad si se tiene en cuenta la magnitud del fenómeno climático que soportó el distrito con más de 250 milímetros de agua caída. En otros municipios, como lo vienen reflejando los medios de prensa, se están viviendo situaciones de verdadero desastre", confesó a El Diario.

La planificación en materia de trabajos que impulsa el área de Obras y Servicios Públicos permitió que el agua escurriera de manera normal. Pero semejante volumen hizo que no se pudieran evitar desbordes de canales y arroyos, mientras que algunas calles se convirtieron en las vías naturales de escape de esa masa líquida que con singular fuerza bajaba de la sierra La Barrosa.

Mientras va descendiendo el nivel de las aguas en aquellos sectores inundados, por caso en los barrios Pueblo Nuevo Viejo, Integración y Pueblo Nuevo; la zona delimitada por la avenida Dorrego (40), 42, Primera Junta y 103, y avenida Favaloro, 19, 50 y 54, las recorridas de funcionarios y voluntarios continúa.

Personal del Ejército Argentino, a bordo de un Unimog, con integrantes de Bomberos, Defensa Civil y de la Municipalidad, fue el encargado de distribuir ayuda (alimentos, ropas y chapas) a aquellas familias damnificadas para paliar las consecuencias del fenómeno climático.

No ocultó Reino durante la entrevista que en la tarde de anteayer, mientras la lluvia continuaba y el agua se salía de su cauce normal, sintió mucho temor en que el panorama podía agravarse. Pero a pesar de la situación crítica en algunos puntos, el cese de la precipitación fue una bendición que impidió mayores trastornos a los ya existentes.

"El haber limpiado en tiempo y forma los canales fue fundamental. Esa cuestión impidió que la situación se agravara aún más", dijo.

Con relación a un sector problemático como es el la zona de avenida Favaloro y calle 50, en el que el agua ingresó a algunas viviendas allí construidas y en otros "llegó hasta la puerta", el Intendente explicó que son terrenos bajos en los que a pesar de los trabajos de canalización que se hagan para favorecer el escurrimiento del agua, no se puede impedir su estancamiento. "El agua bajaba con fuerza de La Barrosa, se conducía por calle 48, convertida en un canal, hasta 23, continuando por 50 para llegar a la avenida y seguir avanzando. Allí el terreno tiene una depresión importante y eso genera inconvenientes en situaciones como estas", subrayó, agregando que un hecho de similares características se produjo en el barrio San Esteban.

TRABAJO EN EQUIPO

Informados del temporal que se avecinaba a través de los reportes del Servicio Meteorológico Nacional, el Ejecutivo tomó cartas en el asunto. Hubo un abordaje articulado de las dependencias de Obras Públicas, Desarrollo Social y Gobierno, principalmente, para enfrentar la problemática sobre el terreno.

"Hubo una tarea mancomunada en la que también hay que destacar la labor de Bomberos y de Defensa Civil como de miembros del Ejército Argentino que concurrieron a Balcarce a partir de una gestión en la que tuvo mucho que ver el presidente de la Sociedad Rural de Balcarce, Walter Ianni López", comentó el jefe comunal.

APORTE DE PROVINCIA

Balcarce fue uno de los municipios, como muchos otros, que requirió ayuda al Gobierno bonaerense. La misma llegará, anticipó el Intendente aunque se están fijando prioridades a partir de las consecuencias registradas en cada distrito. "En Balcarce, a Dios gracias el trabajo previo ayudó y ahora no debemos soportar consecuencias mayores. Hacía muco tiempo que no se vivía una situación de esta naturaleza", recalcó.