2266660811

Lunes 25 de Mayo de 2020

15 05 2020 | Campo |

El consumo de leche cayó 13% y la producción registró un aumentó un 3% entre 2008 y 2019

Economistas de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) realizaron un informe sobre el comportamiento que tuvo la producción láctea, el consumo interno y las exportaciones, en la Argentina entre los años 2008 y 2019.

En el período analizado, la producción presentó un escenario de "estancamiento", donde solamente creció un 3,3%. Pero además, el informe advirtió que si el análisis se realizara a partir de 1999, "se produce el mismo efecto". Todo esto deriva, en que el estancamiento se remonta a 20 años, donde el total de la producción para dicho año alcanzó los 10.329 millones de litros, y en 2019 fue de 10.343 millones de litros. Con lo cual podría afirmarse que el crecimiento entre 1999 y 2019 fue de solo 0,13%.

A todo esto, los economistas de la BCR, comentaron: "Es claro el estancamiento productivo cuando la producción total de leche en millones de litros es aproximadamente el mismo valor habiendo transcurrido 20 años entre un año y el otro. El panorama es más claro aún si se realiza una comparación con otros países. Según datos brindados por el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), en el período 2000-2016, países limítrofes como lo son Uruguay, Brasil y Chile, crecieron todos más de un 40% en cantidad de litros, incluso Chile llegando a crecer más del 70%".

Además, la cantidad de unidades productivas de leche evidenció un retroceso entre el inicio y el final del período analizado. En 2008, unos 11.542 establecimientos producían leche en la Argentina, para contabilizar en 2018 los 10.722 establecimientos, y con un período donde existió una tendencia alcista en 2012 con 12.003 establecimientos. En dicho año hubo un quiebre en el sector lácteo nacional y desde entonces el número de unidades productivas no ha dejado de descender hasta el año 2018.

PRODUCCION

Por otro lado, el informe resaltó que la producción de leche en la Argentina, de acuerdo a los datos del 2017, se encuentra distribuida geográficamente en 3 provincias principalmente, Córdoba (37%), Santa Fe (32%) y Buenos Aires (25%), con una presencia del 94% del total del país. En el año analizado, de un total de 11.326 tambos existentes, el 35,1% se encontraban ubicados en Santa Fe, un 30% en Córdoba, un 22,1% en Buenos Aires y el 7,6% en Entre Ríos.

"Con estos datos podemos concluir que la escala de producción en la provincia de Córdoba es la mayor a nivel nacional, puesto que la relación entre su participación y el número de establecimientos productivos es el mayor de todo el país", señalaron desde la BCR.

Consumo interno, exportaciones e importaciones

Sobre el consumo interno, el informe de la Bolsa de Rosario proyectó que el promedio para todo el país, entre 2008 y 2019, alcanzó los 200 litros de leche por año aproximadamente. A todo esto hay que agregar, que el año pasado hubo una fuerte baja en las cantidades consumidas por los habitantes del país (caída del 5,9% con respecto al año anterior y del 12,8% en relación al 2008).

En el terreno de las estimaciones, "puede notarse un cierto reflejo de lo ocurrido con el número de establecimientos productivos", dijeron desde la Bolsa de Comercio de Rosario, y agregaron: "A partir de los 214 litros de leche per cápita por año del año 2012, el consumo cae por debajo de los 200 litros y, con la excepción del 2015, los valores no logran superar dicho registro".

Por último, se realizó un análisis sobre el comportamiento de las exportaciones de productos lácteos de la Argentina en los últimos 11 años. Las mismas registraron una baja cercana al 20% en cantidades de toneladas y de un 32% en cantidad de dólares que ingresaron al país. Y por el lado de las importaciones, el volumen ha variado mucho de año a año. El informe resaltó que el período analizado comenzó y cerró con sólo un 3,2% de incremento. Pero las importaciones finales serían mayores en un 9,95% al volumen promedio importado de 13.992 toneladas. Además de ello, importar 15.384 toneladas en el año 2017 significó un desembolso 25% mayor que lo gastado en 2008 para importar 14.901 toneladas de productos lácteos.