2266660811

Jueves 23 de Mayo de 2019

11 03 2019 | Policiales |

Dos ancianas fueron víctimas del accionar delictivo

Ramona Gómez narró a El Diario el difícil momento que le tocó vivir

Una vez más los delincuentes se ensañaron con personas de edad avanzada. Dos octogenarias resultaron víctimas del accionar delictivo, una de ellas en una vivienda de la zona rural y la restante en su domicilio de calles 14 y 29.

El primer hecho tuvo lugar en las primeras horas de la noche del pasado viernes en una humilde casa ubicada a la vera de la ruta 55 en la denominada "Loma de Lorenzo" a escasos metros de la EP Nº 7.

En dicho lugar vive Ramona Gómez, de 82 años, quien se halla al cuidado de una vivienda centenaria.

Según relató a El Diario, alrededor de las 20 del viernes se encontraba en la cocina cuando de pronto fue sorprendida por el ingreso de dos sujetos con sus rostros semi cubiertos.

"En principio pensé que era mi nieto con un amigo, pero enseguida me di cuenta que no era. Tenían la cara tapada, apenas se le veían los ojos, eran chicos muy jóvenes, tendrían unos 16 o 17 años", relató Ramona añadiendo que los desconocidos no iban armados y en ningún momento la maltrataron ni agredieron ni física ni verbalmente.

"Yo estaba sentada pero enseguida me paré y les hice frente. Uno de ellos intentó agarrar un cuchillo que tenía en la mesa, le dije que dejara eso donde estaba y no lo tocó. El otro me dijo que venían a buscar la plata que tenía guardada, cuando no tenía absolutamente nada, apenas unos doscientos pesos y algo más de cien en monedas en un monedero".

Los desconocidos, según narró la mujer, comenzaron a buscar dinero generando un importante desorden, especialmente en el dormitorio, diciendo que los había mandado el dueño de la propiedad.

Al ver que no había elementos de valor ni efectivo más que los escasos $ 300 que les dio la damnificada, se alzaron con una linterna, una cinta métrica y la plata y antes de alejarse le desarmaron el teléfono celular a la octogenaria, dejando las partes de dicho elemento sobre la mesa.

Ramona tardó más de media hora en rearmar el teléfono, dando aviso de lo sucedido a la Policía y a su hijo quienes poco después arribaron al lugar en su auxilio.

"Vinieron dos móviles de la Patrulla Rural, estuvieron revisando todo, tomando datos hasta las dos de la madrugada", comentó dolida por lo sucedido e indicando que está en ese lugar desde 1981 y jamás había sido víctima de ilícito alguno.

"La inseguridad llega a todos lados…" comentó resignada.

OTRO CASO

El restante hecho se registró en la mañana del sábado en el domicilio de la familia Schisano, en calle 14 entre 29 y 27. Alrededor de las 9:30, la dueña de casa, de 80 años, salió al patio y se vio sorprendida por un desconocido que había accedido a la vivienda por los techos vecinos.

El malviviente, con amenazas pero sin agresión alguna despojó a la mujer de una suma no precisada de dinero para de inmediato darse a la fuga.

El hecho, según se indicó, fue denunciado y es investigado por la policía.