2266660811

Domingo 21 de Octubre de 2018

10 02 2018 | Actualidad |

Desaparecería el viejo fantasma de un «esqueleto» en construcción

Cobraría vida el «esqueleto» de hormigón de avenida Gonzales Chaves esquina 11

Fue en el año 1978 cuando la Municipalidad aprobó el expediente permitiendo la construcción de un edificio de características imponentes en nuestra ciudad para la época.

Un grupo de emprendedores decidió llevar a cabo la millonaria inversión de más de dos mil metros cubiertos de superficie en la emblemática esquina de avenida Gonzales Chaves esquina 11.

Ese desarrollo inmobiliario despertó el lógico interés de los balcarceños por las características que lo rodearían, basadas en conceptos arquitectónicos de avanzada para los tiempos que corrían.

El expediente de construcción número 410-C/1978, propiedad de la firma BALCEFIN S.A. fue aprobado en su momento por la arquitecta María Inés Villar, entonces Directora de Obras Privadas de la Municipalidad. Allí se la habilitaba para construir una superficie de 2.047 metros cuadrados cubiertos y 196 metros semicubiertos.

El plazo fijado para llevar adelante los trabajos era de cuatro años.

Los balcarceños fueron testigos de cómo la esquina fue modificando su fisonomía. La imponente estructura de cemento se elevó por más de 30 metros. Una amplia planta baja con un entrepiso, a lo que se sumaron otros siete pisos, constituyen el «esqueleto» de hormigón que desde hace cerca de cuarenta años nos nuestra una postal urbana abandonada.

El deseo de los inversores por ver concretada la obra se vio frenado por cuestiones legales internas en las que debió intervenir la Justicia. Fueron varios los reclamos que desde distintos ámbitos se elevaron a las autoridades para que la obra, que por su estado de abandono no solo afectaba el entorno lindero sino también al planeamiento urbano, generando la desvalorización de la zona, retomara su impulso. No fue posible.

¿Recobra vida?

Pero ahora parece que ese «esqueleto» de hormigón puede recobrar la vida. Según datos a los que accedió El Diario, durante el año pasado especialistas del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), convocados por quienes dentro de aquel grupo de emprendedores pretenden continuar con el ambicioso emprendimiento, estuvieron realizando múltiples inspecciones y estudios para elaborar un pormenorizado informe sobre el estado de conservación de la estructura de hormigón.

Ese informe del INTI, cuya copia llegó a manos del intendente Esteban Reino y del secretario de Obras y Servicios Públicos, Carlos Katz, dice de manera «contundente» que a pesar del paso del tiempo, el hormigón se encuentra en perfectas condiciones.

«Se han hecho ensayos de rotura, compresión y torsión por parte del INTI, estableciéndose que la estructura mantiene la capacidad de carga perfectamente», confirmó Katz.

El aval que otorga este estudio científico se convierte ahora en la principal «inyección» para que se retome la obra. Para ello los inversores deberían presentar un nuevo anteproyecto para su evaluación y posterior aprobación.

De concretarse todo esto, el «esqueleto» de hormigón dejaría de ser un fantasma para convertirse en lo pensado originalmente: un edificio de departamentos, en este caso de dos y tres ambientes.