2266660811

Jueves 23 de Mayo de 2019

25 02 2019 | Política | Sebastián Pinilla

«Debemos estar preparados para cuando venga una nueva tormenta»

Sebastián Pinilla

Tras la reunión que se realizara en el Concejo Deliberante de ediles con autoridades policiales y el titular de Protección Ciudadana, El Diario entrevistó al presidente de la Comisión de Seguridad para conocer los temas abordados en dicho encuentro, el que surgió ante la proliferación de hechos delictivos registrados en los últimos días en la ciudad.

Sebastián Pinilla abrió la charla señalando que desde el Legislativo «como caja de resonancia de la comunidad invitamos a las autoridades policiales a esta reunión».

MEA CULPA POLICIAL

«La reunión empezó con un meas culpa del titular de la Policía, el comisario Cerruti manifestando que no había excusas, que había habido varios eslabones de la cadena comunicacional y de control y los protocolos policiales que habían fallado y que se está investigando donde está cada una de las cuotas partes de la responsabilidad dentro de la policía como en la central de monitoreo», comentó el edil para luego señalar la coincidencia del incremento de delitos con la salida de varios delincuentes que estaban cumpliendo condenas en Batán, indicando que con frecuencia la Policía no es notificada de las liberaciones y muchas veces se enteran cuando los mismos delincuentes con sus abogados «presentan habeas corpus para impedir que la policía se les pueda acercar».

«No son excusas, son hechos de la realidad que ellos contaron en la reunión», aclaró Pinilla.

Por otra parte, señaló que uno de sus pares hizo alusión a la sensación que tiene gran parte de la sociedad «de que veían la policía medio relajada, con falta de motivación. A lo que los policías dijeron que buscan permanentemente mantener la motivación de sus tropas arriba, aunque puede darse el caso de algún personal que se juega deteniendo a alguien y antes de terminar su turno de trabajo ve que el delincuente ya está libre, lo que ‘bajonea’ a cualquiera».

En ese sentido, dijo, la mayor preocupación está centrada en los menores que en minutos recuperan su libertad.

PUNTOS A AJUSTAR

«Esta es la cuarta o quinta reunión que tenemos con responsables de la seguridad y hubo ocasiones en que anteriores autoridades buscaban excusas y apuntaban las culpas hacia afuera, y en esto de hacerse responsables se denota un grado de madurez , lealtad. Si uno se reconoce con debilidades, es el primer paso para actuar en la mejora».

Al preguntarle si hay una solución para el tema inseguridad su respuesta fue contundente: «No hay una solución. De la misma manera que no hay una sola causa no hay una sola solución. El hecho de que surjan estos casos como a borbotones y luego se calman nos tiene que servir de experiencia para saber que cuando hay calma no nos tenemos que relajar sino por lo contrario debemos estar preparados para cuando venga una nueva tormenta», considerando que «herramientas para mejorar hay muchas pero lo indispensable es no relajarse». A la vez añadió que entre los puntos a mejorar están «ajustar el tema de los rondines, la efectividad de los monitoreos y de la comunicación entre fuerzas, seguir haciendo campañas, las reuniones con vecinos, etc.»

JUSTICIA GARANTISTA

Otro de los puntos sobre los que hizo foco es el de la justicia garantista.

«Eso es real y está probado. Que los jueces o las fiscalías archiven causas debe ser tenido en cuenta para pedir que se ajuste lo que haya que ajustar. Por otro lado está más que clara la casi desesperación de la sociedad que ve que los chorros andan más libres que ellos mismos . No saben de que manera expresar su disconformidad con los jueces. La sociedad toda está recontra podrida. Ya no sabemos más que hacer para que los jueces entiendan que los derechos humanos tienen que ser más humanos y más derechos para la gente de bien y no para los chorros que nos complican la vida.

Finalmente, al preguntarle si a su entender sirven para algo reuniones como la realizada el jueves respondió: «Las reuniones no van a traer una solución. Nosotros somos representantes de una sociedad que tiene una preocupación puntual y como tales tenemos la potestad de reunirnos con las autoridades para saber que está pasando, para pedirles que ajusten las clavijas que haya que ajustar y para portavocear lo que sienten nuestros representados y de eso va una de las funciones del Concejo».