2266660811

Viernes 17 de Agosto de 2018

31 01 2018 | Política |

Con "parches" se apunta a poner freno o morigerar la inseguridad

La cantidad de hechos delictivos que se vienen registrando a diario en nuestra ciudad supera ampliamente toda lógica.

Los ilícitos, en especial los que involucran a personas de edad avanzada, han generado una preocupación que alcanza y sacude a las fuerzas de seguridad.

Tanto desde el Ejecutivo como la Policía y el Concejo Deliberante comenzaron a encenderse hace varios días las luces de alarma. La paciencia de la comunidad está llegando al límite mientras la situación tiende a agravarse.

Ayer hubo una reunión entre el jefe comunal y diferentes responsables de la seguridad. Participaron junto a Reino el subsecretario de Protección Ciudadana, Julio Alejandro López; el jefe de Policía Comunal, comisario Matías Ortelli y el presidente de la Comisión de Seguridad del Concejo Deliberante, Sebastián Pinilla.

Si bien se dijo que había sido uno de los habituales encuentros semanales, nadie podía disimular que todo fue mucho más allá que la "charla de los lunes".

La convocatoria a una movilización que comenzó a difundirse en las redes sociales el domingo, aunque no lo reconozcan, sirvió para apurar el debate.

Tras el cónclave se anunció que en los últimos días "se intensificaron los controles policiales y patrullajes en diferentes sectores de la ciudad (y en el ámbito rural) en busca de mejorar la prevención del delito".

La medida obedece - según explicaron- a que se logró recuperar dos móviles que se encontraban fuera de servicio y de esa manera ponerlos operativos para trabajar.

Asimismo se dijo que ya están siendo ploteados dos nuevos patrulleros que se sumarán a la flota que cuenta la Estación de Policía Comunal, gracias a las gestiones que realizó el intendente, Esteban Reino, ante el Ministerio de Seguridad de la Provincia, vehículos que saldrán a la calle esta misma semana.

En el encuentro, según lo difundido por el área de prensa del Ejecutivo, se habló de las últimas medidas desarrolladas respecto a mejorar los controles, para lo que -dijeron- se intensificaron los rondines preventivos y se llevaron a cabo operativos en los accesos a la ciudad, con el apoyo de personal y móviles de la Patrulla Rural y la DDI.

A la vez anunciaron que esta semana comenzará a regir un nuevo sistema de cuadrículas que contará con más móviles y más parejas caminando los diferentes sectores del ejido urbano. "Por ende, se acotará el número de manzanas correspondientes a cada sector y de esa forma se intensificará la presencia policial".

Mientras surgían estas tibias explicaciones, que no conformaron ni convencieron "a nadie" comenzaron a circular con fuerza las versiones de "fusibles" que podrían "saltar" en cualquier momento.

Fueron varias las voces que tras la reunión salieron a decir lo suyo a los medios. Nadie creyó una palabra. Lo que se pide a gritos son soluciones, inmediatas y concretas.

La realidad muestra que más de una vez la pérdida de vida de algún vecino ha sido el detonante de la manifestación de hartazgo de la comunidad. Que no ocurra una vez más.