WHATSAPP 2266-660811

Martes 22 de Agosto de 2017

EL DIARIO | 17 06 2017 | Actualidad |

Cindy D'Amico dijo: "Fue el mejor cumpleaños de mi vida"

La joven, que celebró su vigésimo aniversario, organizó una fiesta para cuarenta chicos a los que les festejó su cumpleaños. Se trató de una conmovedora historia de amor.

Cindy celebró sus veinte años invitando a varios niños, a quienes les festejó sus cumpleaños

Una sonrisa constante iluminó su rostro durante el festejo. Quiso celebrar sus veinte años de una manera diferente: rodeada de sus afectos, claro está, pero a la vez compartirlo con niños que por diferentes circunstancias no tuvieron su fiesta.

Así fue como empezó a madurar esta idea que se convirtió felizmente en una hermosa realidad en la jornada del pasado 29 de mayo.

Cindy D'Amico, estudiante de Relaciones Públicas de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, fue la protagonista. Ella impulsó la propuesta y unos cuarenta niños invitados especialmente a la fiesta concretada en la sede de la Sociedad de Fomento "Veteranos de Malvinas" que funciona en calles 38 y 7, disfrutaron de un verdadero festejo.

Mensajes que "me hicieron llorar"

"Fue más de lo que yo podría haber deseado. Mensajes de algunos de ustedes, en verdad, me hicieron llorar", confesó Cindy. "Ya no es un secreto el cuánto amo a las personas, pero antes que eso, cuánto amo a Dios. Y la felicidad del día de mi cumpleaños fue esa: les saqué una sonrisa a nenes que ví por primera vez en mi vida pero que los quise como si los conociera desde siempre. Y le saqué una sonrisa y también una lágrima de alegría a Dios", agregó.

Cada invitado especial a la fiesta de cumpleaños tuvo su propia torta con su velita. No quedó ningún detalle librado al azar. Incluso a través de las redes sociales fueron muchas las personas que al tomar conocimiento del sueño de Cindy, acercaron su colaboración.

"Gracias al apoyo de muchas personas de la comunidad con la decoración del salón, inflando globos, elaborando tortas de cumpleaños, participando en juegos y otras actividades recreativas, se pudo concretar este sueño que hizo feliz a unos cuarenta niños", resaltó Cindy.

Sobre el final de la fiesta, a cada uno de los agasajados se le colocó una corona sobre su cabeza como señal de valor. Luego, cada uno se fue a su hogar. El festejo concluyó entre algunas risas y lágrimas de emoción. Cindy cumplió con su deseo. "Fue el mejor cumpleaños de mi vida", afirmó.

EL RECUERDO DE OSCAR EDUARDO ROMERO