WHATSAPP 2266-660811

Viernes 23 de Febrero de 2018

EL DIARIO | 25 06 2016 | Campo |

Challenger se suma a las marcas nacionales presentando su serie de cosechadoras axiales

Técnicos de la empresa brindaron explicaciones sobre las bondades del equipo a productores y contratistas. También hubo una demostración en un lote con soja

En la imagen, de izquierda a derecha aparecen Juan Pablo Guevara (gerente de ventas y marketing para Valtra y Challenger), Franco y Raúl Raschia (concesionario Balcarce Maquinarias) y Daniel Bertoglio (gerente post venta Challenger)

Productores agropecuarios y contratistas rurales del sudeste bonaerense observaron en acción las nuevas cosechadoras axiales Challenger Serie 500C que se fabrican en la planta industrial que el Grupo Agco posee en la localidad de General Rodríguez. Esto fue durante la presentación y demostración llevada a cabo en un campo sembrado con soja ubicado a la altura del kilómetro 59,500 de la Autovía 226 a través del concesionario oficial de la marca en la zona Balcarce Maquinarias SRL.

La fabricación local de estos equipos se enmarca en el proceso de nacionalización de productos encarado por las marcas del Grupo Agco, que controla las marcas Messey Ferguson, Valtra, Agco Allis y Challenger.

Características

Asesores técnicos de la empresa explicaron en detalle las características de las cosechadoras Serie 500C de Challenger que incluye las versiones 520C (350/370 CV), 540C (410/430 CV) y 560C (470/495 CV). Todas ellas están equipadas con motores Agco Power, transmisión hidrostática y plataformas flexibles DynaFlex, con acarreadores de lona. Se complementan con un sistema embocador de nueva generación, que permite un abastecimiento uniforme al sistema de trilla, que recibe el material casi en los 360º del rotor.

El sistema de trilla y separación axial TriEdge dispone de rotor de mando hidrostático, con cóncavo con protector de sobrecarga y reversor electrohidráulico.

El rotor, en tanto, cuenta con cuatro filas helicoidales superpuestas de elementos de trilla reemplazables, complementadas con dos filas intercambiables de placas de separación. Los 12 cóncavos pueden ser fácilmente cambiados por una sola persona para optimizar la configuración de trabajo de acuerdo al tipo de cultivo.